Por Germán Ortiz*

A pesar de estar en una era donde el contenido On Demand es predominante, el contenido en vivo ha cobrado importancia, sobre todo en ciertos sectores. Tan sólo para 2018, se pronostica que las transmisiones y eventos en vivo generarán un ingreso de 544 mil millones de dólares, un incremento de 1% respecto al año anterior.

El concepto de contenidos en vivo cubre una gran variedad de industrias, lo cual lo vuelve fascinante al representar oportunidades, participación y ganancia no sólo para la de Telecomunicaciones. Entre lo tradicional y lo digital se generan tendencias que presentamos en nuestro nuevo estudio en Deloitte sobre medios digitales a nivel global y en México (22 países, 34,587 encuestados), con predicciones para los próximos 5 años, a través del cual hemos identificado tres factores fundamentales que detonan la relevancia de los contenidos en vivo:

  • Sentido de pertenencia. Sin duda, los eventos en vivo son una experiencia única. A través de ellos, se genera sentido de compartir y de pertenecer, donde el hecho de “estar ahí” representa la posibilidad de ser testigo de algo irrepetible, por ejemplo, un concierto o una final de campeonato de algún deporte. Como referencia, en Reino Unido durante 2015, más de 750,000 visitantes extranjeros al país realizaron ese viaje para asistir a conciertos o festivales.

Sin embargo, no todos realmente pueden estar en el momento y lugar deseado de manera presencial, por lo que esta “ausencia” se convierte en una gran oportunidad para transmitir en vivo estos eventos a través de plataformas digitales y brindar a las audiencias la posibilidad de presenciar y compartir puntos de vista con su red de contactos tal como si estuvieran ahí.

PUBLICIDAD
  • Conveniencia e inercia. El contenido On Demand ofrece control total sobre lo que vemos y sobre nuestros horarios, además de ofrecernos contenidos en vivo mediante los canales que nosotros queramos. Un ejemplo es el caso de la temporada 2017 de la Liga de Futbol MX, de la cual se transmitieron 47 partidos en vivo en Estados Unidos a través de plataformas de redes sociales. La tendencia muestra que cada vez aumentan más las alianzas entre plataformas digitales y eventos en vivo para su transmisión, para conveniencia de los usuarios.
  • Temor a quedarse afuera. Además del dilema de asistir o no asistir a eventos tales como conciertos, al teatro o inclusive a foros de negocios, reconocemos a los medios y plataformas digitales como un importante promotor o medio publicitario de eventos en vivo, como un generador de interés, gracias a la difusión del evento y a la posible asistencia o recomendación de algunos de nuestros contactos de redes sociales.

Un medio digital puede convertirse en el proveedor de entradas a estos eventos, o también en el instrumento para compartir las experiencias de otros, además de ser el transmisor en directo o generador de eventos virtuales.

En ese sentido, actualmente los medios digitales no solo son proveedores de contenidos, sino que funcionan también como promotores del turismo, creadores de expectativas y de conexiones entre espectadores y aficionados.

Es claro que el mundo físico y el digital son un complemento y ninguno sustituye lo que ofrece el otro. Al unir las capacidades y posibilidades que cada uno de ellos provee, las personas tenemos acceso a experiencias más nutridas y enriquecedoras. Al parecer, la digitalización de cada uno de los aspectos de nuestra vida nos ayuda a construir momentos más completos e inolvidables. Ahora podemos ser parte de todo lo que nos interese, estemos ahí, o no.

*Socio Líder de Tecnología, Medios y Telecomunicaciones de Deloitte México.

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Reto: Hablemos de México, hablemos de cerveza
Por

La iniciativa “Reto México” busca soluciones innovadoras de estudiantes, investigadores, emprendedores o empresarios que...