Aunque el índice de precios al consumidor se encuentran por debajo del objetivo de 3% del Banco de México, existen tres elementos que podrían elevar el curso de la inflación. 

 

En agosto de 2015, México registró una inflación de 2.64%, la más baja desde 1970, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). No obstante, existen rubros, como el tipo de cambio, el consumo privado y los productos agropecuarios, que pueden cambiar el curso de la inflación para el cierre de 2015.

PUBLICIDAD

En tanto, los pronósticos continúan a la baja. El Banco de México (Banxico), cuya prioridad es cuidar la estabilidad del poder adquisitivo del peso, espera que la inflación se mantenga por debajo de su objetivo de 3% durante el resto de 2015.

Otras entidades bancarias, como Banorte, Santander y Banamex, respaldan la perspectiva  para el cierre del año. Banorte mantiene su estimación en 3% y confía que para 2016 termine entre 4.20 y 4.30%, según explica en entrevista el subdirector de Análisis Económico de Banorte para México, Alejandro Cervantes.

La expectativa de inflación para 2015 es de 3% y con picos para 2016 de entre 3.5 y 4%, dice, por su parte, Rafael Camarena, economista de Santander.

Por su parte, en una nota informativa emitida el 24 de agosto, Banamex mantuvo su expectativa de avance de los precios de 2.9% hacia el final del año.

Entonces, ¿qué puede detonar la inflación al cierre de 2015? Te decimos cuáles son los rubros con mayor riesgo para los analistas y por qué.

 

1. Peso más débil por alza de tasas de la Fed

En agosto, el gobernador de Banxico, Agustín Carstens, señaló que el peso mexicano se ha depreciado 22.7%  frente al dólar durante el último año.

El sector privado ha manifestado que la debilidad del peso frente al dólar y la posible alza de tasas de la Reserva Federal (Fed) en septiembre pueden aumentar los precios para el consumidor mexicano a finales de 2015.

“A lo largo de este año, acabaremos de sentir los efectos, tanto del tipo de cambio como el posible incremento de la tasa de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos. Si esto sucede, entonces tenemos un escenario de una inflación fuera de lo esperado, que puede, incluso, llegar hasta 5%”, advierte el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra), Rodrigo Alpízar.

El directivo de Canacintra comentó, durante una conferencia con medios, que ya hay productos con incrementos de entre 10 y 15%, en particular los de innovación eléctrica y con patente, pues no son fácilmente sustituibles por productos nacionales. Asimismo, Alpízar dijo que el impacto real llegará cuando las empresas agoten sus inventarios y aparezca el “costo de reposición”.

Canacintra no es la única que prevé una mayor inflación por el tipo de cambio.

“La fuerte depreciación de la moneda mexicana en los últimos cinco meses sí va tener un impacto sumamente visible en el comportamiento de la inflación”, dice el subdirector de Análisis  Económico de Banorte.

“Hay muchos establecimientos comerciales que han anunciado que van a subir precios porque simplemente ya no pueden asumir el impacto en la depreciación del tipo de cambio”, explica Alejandro Cervantes.

Banamex también expresó en su nota informativa que la mayor depreciación del tipo de cambio representa el principal elemento de riesgo inflacionario.

La trayectoria de inflación podría verse afectada si la depreciación del peso aumenta y que ésta traspase a los precios de los bienes no comerciables, lo que podría contaminar las expectativas”, advierte Banxico en su informe trimestral de abril-junio de 2015.

 

2. Consumo privado y venta de automóviles 

Otro factor de riesgo es el mayor dinamismo del consumo privado en México. Las ventas al menudeo han alcanzado tasas de crecimiento extremadamente altas, no sólo los indicadores públicos, sino privados, dice Alejandro Cervantes.

El consumo privado subió 3.6% anual en junio de 2015, según datos de Inegi.

Las ventas totales en la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), en términos reales, ya promedian variaciones superiores a 8% en los últimos cuatro meses.

“Nos está señalando la fuerte recuperación que ha presentado el consumo privado, y eso se tiene que trasladar a mayores precios. Los consumidores  mexicanos están comprando más y eventualmente van a pagar más por lo mismo”, explica el economista de Banorte.

El fortalecimiento del consumo también se está refleja en el crecimiento de ventas de vehículos en México. Las ventas de vehículos (autos y ligeros) crecieron 8% anual durante agosto de 2015, según datos de la Asociación  Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

 

3. Frutas, verduras y carnes

El tercer rubro que podría modificar el objetivo de 3% de inflación es el componente de frutas y verduras, y productos pecuarios, es decir, relacionados con el ganado.

“Los pecuarios, dictados por los precios, como el huevo y la carne, altamente comerciados en México, van tener una incidencia positiva en sus precios”, pronostica Cervantes.

Aunque el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) registró una variación anual de 2.74% hasta julio de 2015, el rubro subyacente de productos agropecuarios reportó un alza de 8.34% en el segundo trimestre del año,  frente a 0.94% en 2014, una subida de casi 900% en un año.

“La volatilidad de los productos agropecuarios tienen una mayor sensibilidad de corto plazo”, coincide Salvador Camarena, de Santander.

 

Factores a la baja…

Aunque existe la expectativa de traslado gradual de precios en los próximos 12 y 18 meses, para el economista de Santander hay muchos costos de producción que han bajado. Los de electricidad, así como de materias primas, pueden compensar la depreciación.

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) informó que la reducción de sus tarifas continuaría durante agosto, ocho meses de disminuciones consecutivas en comparación con las cuotas de 2014.

Las tarifas para el sector industrial disminuirían entre 28% y 38%. Para el sector comercial, la disminución será de entre 12% y 24%, mientras que para el sector doméstico de alto consumo (tarifa DAC), la disminución será de 11.9%, informó la dependencia federal en un comunicado.

Otro factor que podría disminuir la inflación, según Camarena, son los servicios de telecomunicaciones.

El índice de precios de comunicaciones bajó 15.3% entre febrero de 2013 y enero de 2015, tras la reforma estructural al sector de Telecom, dijo el Instituto Federal de Telecomunicaciones en un comunicado.

Además, si los  productos agrícolas tienen un buen desempeño a finales de año, Camarena espera que será otro factor para que “la meta de inflación pueda cerrar por debajo de 3%”.

 

Siguientes artículos

Amazon presenta su tableta económica
Por

La nueva tableta Fire, uno de los dispositivos nuevos y mejorados lanzados por Amazon, tiene una pantalla de 17 centímet...