La Convención señala que la corrupción afecta infinitamente más a los pobres porque desvía los fondos destinados al desarrollo, alimenta la desigualdad y la injusticia. Sí, el bajo rendimiento es producto de la corrupción.

 

El fenómeno de la corrupción es un flagelo con el que se tienen que enfrentar diversas naciones alrededor del mundo, y la encontramos tanto en el sectores público como en el privado; no existe una fórmula que pudiéramos llamar infalible para erradicarla, pero todo esfuerzo que se haga en ese sentido es importante.

La Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción es un instrumento muy importante que, entre otros temas, menciona que la corrupción tiene un amplio espectro de consecuencias corrosivas para la sociedad. Socava la democracia y el Estado de derecho, da pie a violaciones de los derechos humanos, menoscaba la calidad de vida y permite el florecimiento de la delincuencia organizada, el terrorismo.

De las ideas arriba mencionadas, todas graves, el florecimiento de la delincuencia organizada es un mal que afecta de manera directa a la sociedad, con efectos muy negativos que deben ser erradicados a través de diferentes mecanismos como el ataque a las finanzas de estos grupos delincuenciales y las de todos los que de alguna manera tienen una participación directa o indirecta en esos ciclos delictivos.

La Convención señala que la corrupción afecta infinitamente más a los pobres porque desvía los fondos destinados al desarrollo, alimenta la desigualdad y la injusticia. La clave del bajo rendimiento es producto de la corrupción.

Por lo anterior, surge el interés internacional de celebrar la Convención materia del presente artículo, que introduce el conjunto de normas, medidas y reglamentos que pueden aplicar todos los países para reforzar sus regímenes jurídicos y reglamentarios destinados a la lucha contra la corrupción.

 

Publicidad

La finalidad de la Convención es:

  1. Promover y fortalecer las medidas para prevenir y combatir más eficaz y eficientemente la corrupción.
  2. Promover, facilitar y apoyar la cooperación internacional y la asistencia técnica en la prevención y la lucha contra la corrupción.
  3. Promover la integridad, la obligación de rendir cuentas y la debida gestión de los asuntos y los bienes públicos.

Dentro de las políticas y prácticas de prevención de la corrupción, en materia de prevención de lavado de dinero se establece un amplio régimen de supervisión a los bancos y las instituciones financieras no bancarias, incluidas las personas jurídicas que presten servicios oficiales de transferencia de dinero o valores.

Los Estados parte considerarán la posibilidad de aplicar medidas apropiadas y viables para exigir a las instituciones financieras, incluidas las que remiten dinero, que incluyan en los formularios de transferencia electrónica de fondos y mensajes conexos información exacta y válida sobre el remitente.

En materia de corrupción y lavado de dinero, las entidades financieras a nivel internacional cuentan para su monitoreo como clientes de alto riesgo con las personas políticamente expuestas a las que les realizan una debida diligencia especial en caso de que sus operaciones no coincidan con su perfil transaccional se reporten dichas transacciones a la unidad de inteligencia financiera.

Como aquí se ha visto, la corrupción es un mal que aqueja a las diferentes naciones alrededor del mundo, y que es obligación tanto de gobiernos como de ciudadanos el combatirla. Los medios para dicho combate pueden ser diversos, aunque entre ellos deben ser pieza clave la educación, el fomento de la dignidad de los servidores públicos y, desde luego, leyes robustas correctamente aplicadas con castigos ejemplares para quienes no las cumplan. ¿Qué opinas, estimado lector?

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @GarciaGibson

Página web: García Gibson Consultores, SC

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

peso-dolar
Más gastos ineludibles y menos inversión componen PEF 2016
Por

El incremento en los gastos obligatorios en la propuesta de paquete económico obstaculizó una verdadera reingeniería del...