El cofundador de Pimco, el mayor gestor de bonos en el mundo, y que anunció hoy su salida de la compañía, fue jugador profesional de blackjack.

 

Bill Gross, el ‘Rey de los bonos’, que anunció hoy su salida de Pimco, compañía que él mismo fundó, formó su estrategia de inversión en los casinos de Las Vegas como jugador profesional de blackjack.

La primer conclusión que sacó fue que poner dinero en los mercados no es una apuesta, pues una estrategia de inversión no tiene nada que ver con el perfil del apostador promedio: tonto, indisciplinado y arriesgado.

PUBLICIDAD

Así lo relata el periodista Timothy Middleton en su libro Rey de los bonos; los secretos de inversión de Bill Gross, editado en 1997, y que recoge varias experiencias del inversionista considerado por muchos como el mejor gestor de bonos de la década pasada, y que deja hoy la compañía que fundó en 1971 y se va a la competencia, Janus Capital.

William Hunt Gross nació el 13 abril de 1944 en Middletown, Ohio. Se trasladó con su familia a San Francisco, California, en 1954, y en 1966 se graduó de la Universidad de Duke en psicología, y en la UCLA cursó una maestría en administración de negocios.

Junto con Mohamed El-Erian, fundó Pacific Investment Management Company (Pimco) en 1971 con 12 millones de dólares en activos.

Hoy Pimco administra alrededor de dos billones de dólares y tiene como clientes empresas, bancos centrales, instituciones educativas, asesores financieros, fundaciones y fondos de beneficencia.

Polémico en sus declaraciones, ha afirmado que las agencias calificadoras son “inútiles” y trabajan en ellas “idiotas expertos en matemáticas sin idea de cómo aplicarlas”, y ha asegurado que las finanzas de Estados Unidos están peor que las de Grecia.

Inclusive, Pimco anunció la venta de todos sus bonos de deuda estadounidenses por considerarlos “artificialmente caros”.

El también autor de los libros Bill Gross en la inversión y Todo lo que has oído sobre inversiones es falso fue, por un periodo breve de tiempo, jugador profesional de blackjack en Las Vegas, y reconoce que esa experiencia le enseñó a distribuir riesgos y calcular probabilidades para tomar sus decisiones en inversiones.

Aquí te mostramos  tres lecciones que Bill Gross aprendió durante su experiencia en las mesas de juego y que se encuentran en el libro de Timothy Middleton.

 

1. Aprende a diversificar el riesgo.  Hasta los mejores jugadores blackjack sufren rachas negativas, en las que parecen que las cartas se vuelven en su contra, y tienen que aferrarse a suficientes fichas mientras pasan estas sequías. En términos de inversión, estas fichas son esenciales cuando el capital se va.

2. Conoce los riesgos que existen, y cuéntalos. Esta lección es incluso más importante que la primera. Conoce los riesgos que existen, cuantifícalos y trata de predecir su efecto sobre la mesa de juego. Bill Gross, cuenta Middleton, aplicó esta lección cuando usó su sistema de conteo de cartas para evaluar las probabilidades de las próximas cartas que saldrían.

3. La mejor apuesta es una apuesta grande. Esta regla parece contradecir la primera sobre la diversificación del riesgo. Pero Middleton cuenta que la primera lección vino de la decisión de Bill Gross de quedarse en el juego. Es inevitable que se presenten periodos ‘aburridos’ en los que no se presenta un factor discernible, y cuando las probabilidades estaban en contra de él, Bill Gross apostaba dos dólares y aceptaba su pérdida como un costo de hacer negocios.

Pero cuando las probabilidades estaban a su favor, hacía apuestas grandes, más grandes incluso que las posibilidades de ganar. “Y aunque algunas veces perdió, se quedó en el juego, volviendo a sus apuestas de dos dólares” relata Middleton.

 

 

Siguientes artículos

Alza salarial detonaría “reacción en cadena” en inflación: Banxico
Por

El subgobernador  de Banco de México, Manuel Sánchez, expuso que un alza en salario mínimo dificultaría cumplir con las...