A pesar del auge de la mujer en las organizaciones, aún es muy común ver obstáculos que impiden su desarrollo pleno y equitativo a nivel empresarial, y en el camino se pierde mucho talento.

 

Por Helga Knoderer

El rol de la mujer evoluciona cada día, y le da paso a una generación que aporta una visión estratégica en el mundo de los negocios, y una pragmática en la casa.

PUBLICIDAD

Es emocionante ver que en el mercado, cada vez más, sobresalen empresas dirigidas por mujeres. Incluso, según el estudio Gender Global Entrepeneurship and Development Index (GEDI), en América Latina se registra un incremento en el arranque de compañías lideradas por mujeres: 8.4 de cada 10 nuevas empresas son iniciadas por mujeres.

A pesar del auge y evolución del rol femenino dentro de las organizaciones, aún es muy común ver cómo diferentes obstáculos (propios, externos, sociales y de contexto) impiden el desarrollo pleno y equitativo de la mujer a nivel empresarial, y se pierde mucho talento en el camino. Increíble es también que existiendo la tecnología, todavía son pocas las compañías que facilitan los horarios flexibles y de trabajo remoto (home-office), con un fuerte foco en resultados, mismos que facilitan en muchos casos y sentidos la integración entre las esferas laboral y familiar.

Como mujeres, en muchos casos hemos asumido orgullosamente distintos roles sociales; sin embargo, hace falta dar ese paso en el que se deja a la víctima atrás, así como la bandera feminista, y tomar la decisión y la acción para ser pares complementarios en una organización. Necesitamos entender que la inclusión de la mujer en el ámbito laboral, en los diferentes niveles de las organizaciones, va mucho más allá que un tema de género; es una conversación de negocios, que impacta de forma directa y positiva la última línea de un estado de resultados.

Está en nosotros el cómo la historia, en la que participamos, se desarrolla. Soy de la opinión de hacer cosas sencillas que en el tiempo trasciendan, y aquí 3 de ellas:

  1. Construir relaciones más allá de la esfera de influencia… sal de la burbuja: La construcción de redes de contactos es muy importante, laboral y socialmente. Muchas mujeres hacen ya de forma natural vínculos con otras personas; sin embargo, el reto está en que esas relaciones personales sean sólidas y las podamos llevar sin mayor dificultad al terreno laboral, y de regreso a lo social. Una red sólida es de gran ayuda para rebotar ideas, compartir inquietudes y aprender, pero sobre todo extender los ámbitos de influencia de nuestro propio rol como personas.
  2. Pay it forward”… es un deber moral: ¿Eres mujer exitosa y buena en lo que haces? ¡No seas mala, “pay it forward”! Muchas de nosotras debemos las oportunidades a las que tenemos acceso, porque mayoritariamente alguien, en alguna generación anterior, abrió un camino para que nuestro andar fuera más sencillo. Nosotros somos hoy “esa” generación… nos toca ayudar, enseñar, facilitar… el camino para que otras mujeres tengan también buenas y mejores oportunidades. ¡Es por el equipo! Facilita el coaching, promueve la mentoría, da retroalimentación que sirva, ¡comprométete con la causa!
  3. Re-conecta… en persona: Sin duda alguna, la tecnología facilita en muchos sentidos nuestra vida. Actualmente la fuerza laboral dentro de las empresas se encuentra repartida alrededor del mundo, y a menudo la comunicación se realiza a través del correo electrónico o los dispositivos móviles. Pero a nivel social nos pasa, y cada vez más, el interactuar virtualmente. Gracias a la tecnología nos “re-encontramos” con viejos amigos de la infancia, pero seguimos sin re-conectarnos. Salgamos por un café, y hagamos el esfuerzo de verdaderamente conectar con nuestro entorno… en persona. Esas interacciones personales son sobre las que se construyen relaciones y vivencias para toda de vida.

Finalmente, espero que todos reconozcamos la gran oportunidad que tenemos frente a nosotros, y que está en cada uno de nosotros: escribir la historia que queremos sea contada.

 

Helga Knoderer, Dell Comunicación Corporativa América Latina.

 

Contacto:

Twitter: @DellLatAm

Facebook: DellLatinoamerica

Blog: Dell

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

inversion
Efectos de la represión financiera de bancos centrales
Por

La represión financiera provocada por los bancos centrales está haciendo que el peso de la deuda pase de los deudores (s...