30 preguntas para hacer y evitar en una entrevista de trabajo

Foto: Reuters.

La entrevista es una oportunidad para aclarar tus dudas y venderte ante el reclutador, pero ojo, hay algunas preguntas que podrían resultar contraproducentes.

 

Por Jacquelyn Smith

 

Una entrevista de trabajo es una calle de dos sentidos. El empleador hace preguntas para determinar si el entrevistado es un complemento ideal para el trabajo, y el candidato inteligente utiliza la entrevista para evaluar cómo encajará, si será capaz de hacer su mejor trabajo allí, y qué tan bien alineados están sus objetivos con los del empleador.

“Los candidatos deben hacer preguntas para determinar si el trabajo se adapta a su trayectoria y objetivos de carrera”, dice Lynn Taylor, un experto en lugares de trabajo y autor de Tame Your Terrible Office Tyrant. “El hecho de que se trate de una entrevista de dos vías a menudo pasa de largo para muchos candidatos, especialmente en este período de alto desempleo, cuando parece que los empresarios tienen todas las cartas. Aunque no quieras verte demasiado exigente, debes estar preparado con anticipación para hacer cualquier y todas las preguntas que te lleven a la mejor empresa y puesto posible.”

Así, si bien que es necesario utilizar la entrevista para convencer al empleador de que somos el mejor candidato para el puesto de trabajo, también hay que estar convencidos de que el trabajo y la empresa serían una gran opción para nosotros. “Sólo hay una manera de que puedas determinar si el trabajo es para ti, y es hacer al entrevistador las preguntas correctas”, dice Andy dice Teach, autor de From Graduation to Corporation y conductor del canal de YouTube FromGradToCorp.

Rosemary Haefner, vicepresidente de Recursos Humanos de CareerBuilder, está de acuerdo. “Tú estás entrevistando al empleador tanto como que el empleador te entrevista a ti. Hacer preguntas te puede dar una mejor idea de las oportunidades de crecimiento en la empresa y de su cultura, el estilo de liderazgo del director, y si la organización se ajusta a tus planes y necesidades.”

Llegará un momento en la entrevista, por lo general hacia el final, cuando el empleador nos dé la oportunidad de hacer preguntas. No todo el mundo lo aprovecha. “Los candidatos a veces se congelan y se sorprendan con la guardia baja cuando tienen la oportunidad”, dice Taylor. A veces es porque realmente sienten que han conseguido toda la información que necesitan para ayudarles a tomar una decisión acerca de si el trabajo es para ellos, añade Teach. “Otros candidatos pueden sentir que no quieren ser vistos como una molestia por hacer demasiadas preguntas en la entrevista. Algunos candidatos se dan cuenta al final de la entrevista que no están interesados ​​en el trabajo y por lo tanto no es necesario hacer más preguntas. Si no estás interesado en el trabajo, es perfectamente aceptable no hacer preguntas finales. Sin embargo, si lo estás y no tienes ninguna pregunta final, corres el riesgo de ser percibido como alguien que no está realmente interesado, y eso es un riesgo demasiado grande”, dice.

Alexandra Levit, el autor de Blind Spots: The 10 Business Myths You Can’t Afford to Believe on Your New Path to Success, dice que si rechazas la oferta de hacer preguntas estás perdiendo una oportunidad perfecta para demostrar que has hecho tu tarea y has investigado un poco sobre la organización y considerado seriamente tu posible función. “Hacer preguntas inteligentes deja al entrevistador con una poderosa impresión de tu valor.”

Haefner dice que cuando CareerBuilder encuestó a más de 2,500 empleadores para un estudio realizado en diciembre de 2012, encontró que el 32% de los directores de recursos humanos informó que no hacer buenas preguntas es uno de los errores más perjudiciales que cometen los candidatos en las entrevistas. “Si no tiene preguntas, podría enviar el mensaje de que es posible que no esté tan interesado en el puesto o mostrar una falta de confianza”, dice.

Así que cuando se intercambien los papeles y te inviten a hacer preguntas, hazlo. “Recuerda que los directores de recursos humanos aprecian una conversación comprometida y el valor de una mente inquisitiva”, dice Taylor. Ésta puede ser tu mejor oportunidad para determinar si el trabajo o la empresa son adecuados para ti.

“Hacer las preguntas correctas también muestra al entrevistador que te has preparado con cuidado y tomas la oportunidad con seriedad”, dice Levit. También dice es inteligente aprovechar la oportunidad adicional de venderte. Y, por último, las preguntas le permiten exhibir tus conocimientos sobre la empresa y su industria, y para dirigir la entrevista a áreas donde domines el tema, añade Haefner.

Hacer preguntas sólo funcionará a tu favor si son las correctas. “Creo que los responsables de contratación esperan que las personas piensen en preguntas antes de la entrevista”, dice Anita Attridge, una coach de carrera. “Hacer una mala pregunta es peor que no hacer ninguna.”

Taylor está de acuerdo. “No querrás ahondar en temas delicados para lucir como todo un conocedor de la industria. Por ejemplo, es mejor preguntar acerca de su visión o misión que discutir las amenazas competitivas o la pérdida de participación de mercado.”

Lección aprendida: Planea con anticipación y ten cuidado al tomar la palabra en una entrevista.

 

Preguntas que debes hacer en una entrevista:

  • ¿Cómo describirías la cultura de la compañía y la filosofía de liderazgo?
  • ¿Me podrías mostrar algunos ejemplos de proyectos en los que estaría trabajando?
  • ¿Cuál es el mayor problema al frente de tu personal, y estaré en condiciones de ayudarte a resolver ese problema?
  • ¿Qué cualidades y habilidades específicas buscas en el candidato para el puesto?
  • ¿Es esta una nueva posición, o alguien se va? Si alguien se fue, ¿por qué se va o qué ocurrió?
  • ¿Cuál es la trayectoria profesional típica de una persona en ese puesto?
  • ¿Cuáles dirías que son las tres habilidades más importantes que se necesitan para sobresalir en ese puesto?
  • ¿Quién será mi jefe inmediato, y tendré la oportunidad de conocerlo (a)?
  • ¿Por qué te gusta trabajar aquí?
  • ¿Cómo es un día o una semana típica de la persona en ese puesto? ¿Hay viajes, horarios flexibles, etc?
  • ¿Cómo ves la contribución del puesto al éxito de la organización?
  • ¿Qué crees que distingue a esta empresa de sus competidores, tanto desde el punto de vista público como el de los empleados?
  • ¿La compañía ofrece continuidad educativa y capacitación?
  • ¿Cómo puedo contribuir mejor al departamento?
  • ¿Qué logros particulares significarían éxito en este trabajo? ¿Cómo luciría el éxito?
  • ¿Estás más interesado en un candidato que trabajar de forma independiente, en equipo, con funciones cruzadas o una combinación de todos ellos? ¿Me puedes dar un ejemplo?
  • ¿Cuál es su estilo de comunicación ideal con su personal? ¿Se reúnen regularmente con su equipo, confían en gran medida en el correo electrónico, utilizar los informes de estado o trabajan principalmente a través de otros medios?
  • ¿Cómo me ven como candidato para el puesto en comparación con el candidato ideal?
  • ¿Tienen alguna preocupación sobre mí o sobre mis calificaciones que pudiera evitar que me seleccionaran para el trabajo?
  • ¿Cuál es el siguiente paso? ¿Cuándo creen que tomarán una decisión?

 

Preguntas que debe evitar en una entrevista:

  • Nunca pidas información que podrías haber encontrado fácilmente con una búsqueda rápida en Google.
  • Nunca preguntes si puede cambiar los detalles de la oferta, el horario o el salario.
  • Nunca hagas muchas preguntas acerca de los antecedentes del entrevistador.
  • Nunca preguntes sobre salarios, tiempo libre, beneficios, etc. (Espera hasta más tarde en el proceso para investigar sobre estas cosas.)
  • Nunca preguntes “¿Qué hace su compañía?”
  • Nunca preguntes “Si me contratan, ¿cuándo puedo empezar a aplicar para otros puestos en la empresa?”
  • Nunca preguntes cuán rápido que puedes ser ascendido.
  • Nunca preguntes “¿Tú haces la verificación de antecedentes?”
  • Nunca preguntes acerca de los chismes que hayas oído.
  • Nunca preguntes si la compañía supervisa el correo electrónico o el uso de Internet.