Cuando William Kasstan, socio fundador de la startup, quiso ir a una tienda tradicional, descubrió lo complicado e ineficiente que era el proceso de compra: demasiadas opciones, precios sumamente elevados, vendedores pagados por comisión que solo intentaban venderle la opción más costosa y un proceso de entrega tortuoso de hasta un mes.

La entrega fue peor: no pasaba por la puerta y se dañó al subirlo. No le hicieron válida la garantía. Así surgió la idea de Luuna.

Hoy, con un par de clics, sus clientes reciben su producto en un máximo de cinco días. Esta startup promete devolver el dinero si el cliente no queda satisfecho después de 30 noches de prueba.

El éxito de la empresa, que espera una facturación anual de 110 millones de pesos durante 2017, ha exportado sus productos a países como Indonesia, Filipinas y Tailandia.

PUBLICIDAD

La clave para resolver los problemas que observó Kasstan fue que sus productos se empacan en una caja compacta y por un precio menor a los colchones de alta gama. “Ofrecimos un producto premium a un precio 65% más bajo que la competencia”.

El directivo asegura que ninguna empresa del sector ofrecía la posibilidad de quedarte o no con el producto. “Elevamos el ticket promedio del e-commerce más de tres veces, rompiendo la idea de que los mexicanos no compran por internet”.

  • Empresa: Luuna
  • Año de fundación: 08/09/2015
  • Emprendedor: Carlos Daniel Salinas Morales
  • Socios: William Richard Kasstan (29 años), Guillermo Villegas Sánchez (29 años), Laurène
  • Maire (29 años)
  • Facturación estimada para 2017: 110 millones de pesos
  • Empleos generados: 40

Para consolidar su operación, la startup utilizó capital semilla con una ronda inicial de 15 millones de pesos. En noviembre pasado levantó otra ronda por 100 millones de pesos, liderada por el fondo Mountain Nazca, que invirtió en Luuna desde sus inicios.

En cinco años, se ven como una compañía líder en la categoría del hogar, con productos de calidad a un precio accesible.

“Queremos seguir transformando la industria y convertirnos en un ejemplo a seguir: el enfoque en el cliente es y será siempre lo primero para nosotros”.

Aunque en el país existen competidores con una oferta similar, Luuna explica que ninguno utiliza espumas certificadas. cuenta con las siguientes: CertiPUR y OEKO-TEX estándar 100 que garantizan bajas emisiones y materiales seguros para los clientes.

Además, su sistema de logística y transporte busca optimizar rutas para reducir el uso de combustible mientras realiza el mayor número de entregas en el menor tiempo posible.

Esto es posible gracias a que el colchón viaja compactado y enrollado en una caja, ventaja que permite aumentar las entregas.

Aunque el proyecto pasa por un buen momento, México enfrenta varios retos. Uno de ellos es la elección presidencial de 2018. Instituciones, como el Banco Mundial, han recortado las expectativas de crecimiento para nuestro país ante el escenario de incertidumbre.

Salinas descarta que el proceso democrático sea un factor de incertidumbre para el ecosistema emprendedor.

“Definitivamente tendrá un impacto, pero no genera incertidumbre. De 2012 a la fecha, el ecosistema emprendedor mexicano, si bien debe su crecimiento al payo de los dos últimos gobiernos, es autogestivo y crece gracias a que cada vez hay más inversión e interés de los emprendedores. Las empresas, aceleradoras, incubadoras, universidades, inversionistas y hasta las instancias de gobierno han ayudado a crear un ecosistema de emprendimiento”.

Lee también: La startup que ‘sueña’ con que tires tu colchón

 

Siguientes artículos

30 Promesas 2018 | Democratizar el diseño (y precio) de los lentes
Por

Casi un 40% de la población mexicana, de acuerdo con INEGI, sufre algún problema visual, es por eso que un grupo de empr...