El gobierno mexicano busca sacar de la ronda 2.4 al yacimiento de Yucatán por posibles implicaciones ambientales de la exploración y exportación de hidrocarburos en el área contractual número 30.

La Secretaria de Energía (Sener) solicitará a la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA) la elaboración de un estudio que analice la protección del área natural conocida como Arrecife Alacranes, y pidió a la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) la exclusión del yacimiento de la ronda 2.4, pues el tiempo que requerirá el análisis excede el periodo de implementación de la licitación petrolera, precisó la dependencia en un comunicado.

Sener promovió cinco zonas de salvaguarda de actividades de exploración y extracción de petróleo en el territorio nacional, una de ellas corresponde a la protección de 219,012 km2 de la Península de Yucatán, incluyendo zonas de humedales, sitios Ramsar y arrecifes.

El Arrecife Alacranes se ubicó dentro de dicha salvaguarda, como medida de protección adicional a la disposición contenida en la legislación emanada de la Reforma Energética que prohíbe toda actividad de exploración y extracción de petróleo dentro de las áreas naturales protegidas.

En ese contexto, el área contractual número 30 fue ubicada a una distancia de 23.5 km fuera de la zona de salvaguarda, a 48 km fuera del área natural protegida y a 64.5 km del Arrecife Alacranes, distancias mayores a las de otras regiones del planeta donde se dan explotaciones petroleras mucha más cercanas a formaciones coralíferas en buenas condiciones ambientales.

 

Siguientes artículos

La reconstrucción por terremoto costará 2,000 millones de dólares
Por

El madatario espera los reacomodos de asignación de gastos para la reconstrucción.