Considerando el actual contexto económico de nuestro país, el auge de la digitalización en los negocios y la entrada de nuevos competidores, los directores generales requieren tomar decisiones que permitan ampliar el alcance de su negocio a otros horizontes. Una forma de lograr este objetivo es la internacionalización de sus compañías.

Esta decisión conlleva varios beneficios como mayores ingresos, el fortalecimiento de las marcas y la diversificación del riesgo; sin embargo, internacionalizar un negocio no es un proceso sencillo.

Para implementar este plan estratégico de manera exitosa hay cuatro claves que deben tomar en cuenta los líderes empresariales, sobre todo aquellos que dirigen pymes:

  1. Conocimiento local. Lo primero que se debe hacer antes de entrar a un nuevo mercado es conocerlo mejor que a la palma de tu mano. Un conocimiento profundo del comportamiento y la cultura de los consumidores facilitará la adaptación de la empresa a las necesidades del cliente local, para así personalizar los productos y servicios sin perder la identidad original de la empresa.
  2. Atracción de talento nacional. Al incursionar en un nuevo país es esencial contar con los profesionales locales que permitan entender mejor el mercado. Para esto es necesario contar con una firma de reclutamiento que tenga la capacidad de identificar aquellos perfiles específicos con las habilidades necesarias para impulsar el negocio en un mercado ajeno.
  3. Liderazgo estratégico. Es importante contratar a un alto directivo con amplia experiencia y perfil multicultural, pero sobre todo sensible ante el proceso de arranque de las operaciones, para que pueda guiar al negocio en la dirección correcta. Al mismo tiempo, dicho ejecutivo debe tener la capacidad de comunicar de forma asertiva los valores corporativos a los nuevos colaboradores en el país donde la empresa ha incursionado.
  4. Paciencia y flexibilidad. Si bien la expansión de una empresa a otros mercados trae consigo nuevas oportunidades de negocio, estos cambios no son inmediatos. Generalmente se trata de un proceso de maduración prolongado en el que la empresa debe tener una visión flexible y paciente, para sobrellevar esta etapa y consolidarse como marca en el mercado internacional.

Estos aspectos impulsarán a las empresas a tomar las medidas necesarias y correspondientes con base en el sector al que pertenezcan. En suma, contar con un equipo de talento estratégico evitará la toma de decisiones equivocadas, las pérdidas y percances no planificados, y además brindará al público una percepción positiva de la marca.

PUBLICIDAD

 

Contacto:

Twitter: @MichaelPageMX

Facebook: michaelpagemx

Página web: Michael Page México

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

bolsas
Bolsas asiáticas repuntan tras datos optimistas de EU
Por

Los índices que cerraron con mayor avance fueron el Hang Seng de Hong Kong el Nikkei de la Bolsa de Tokio; mientras que...