Las oportunidades de negocio para todas aquellas personas que quieren emprender una microcervecería artesanal en México son vastas y muy alentadoras.

 

Por Jaime Andreu

Desde hace algunos años, la cerveza artesanal en nuestro país ha tenido un crecimiento sólido. Para el cierre de 2014 logró comercializar 10 millones 500,000 litros (105,000 hl) de cerveza, 4.7% más respecto a 2013, de acuerdo con las últimas cifras de la Asociación de Cerveceros de la República Mexicana. A partir de ello, el número de marcas se ha incrementado, más estilos se han hecho presentes y los paladares de cada vez más mexicanos se sienten atraídos por el cuerpo y sabor complejo de esta cerveza. La atracción hacia ella, al menos en México, no es sólo del consumidor, sino también de las dos grandes cervecerías, que ven una importante área de oportunidad en el sector Premium, propio de los productos de las cervecerías artesanales, por su calidad e ingredientes que la convierten en una cerveza más cara pero auténtica.

PUBLICIDAD

Dado que la cerveza artesanal está en boga, en México han surgido diversos calificativos hacia esta bebida que podrían llegar a confundir al consumidor sobre lo que es y lo que no es la cerveza artesanal.

La cerveza artesanal está elaborada únicamente por pequeñas empresas que cuentan con características muy específicas:

  • Nivel de producción: Generalmente las cervecerías artesanales tienen una producción aproximada de 5 millones de hectolitros al año.
  • Independencia: Menos del 25% del capital accionario de una microcervecería es propiedad o controlado por un grupo dominante en el mercado.
  • Tradición: Elabora una cerveza 100% de malta, lúpulo, levadura y agua. Al menos el 50% de su volumen usa adjuntos que enaltecen el sabor de la cerveza en lugar de diluirlo.

Bajo esta definición y considerando que el mercado de la cerveza artesanal no es controlado por grandes empresas o un monopolio, las oportunidades de negocio para todas aquellas personas que quieren emprender una microcervecería en México son vastas y muy alentadoras.

Diversos grupos artesanales a lo largo de los últimos años han probado que la clave está en mirar al consumidor local y crear una estrategia de mercado enfocada a él. Los cerveceros artesanales en México, como en muchos otros países del mundo, como Inglaterra, Estados Unidos o Alemania, enfocan su negocio a nichos clave del municipio, ciudad o estado del que son parte, y de esta manera lo que surgen son empresas locales que, más que competir entre ellas, aprenden las unas de las otras. Un ejemplo de esto se observa en la cantidad de microcervecerías que hay ahora comparado con hace unos 10 años. En 2008 diversas asociaciones artesanales registraron 12 cervecerías artesanales; en contraste, a finales de 2014 se calcularon más de 100 cervecerías.

Jaime Andreu, director Comercial de Cervecería Primus, una de las pioneras en el sector artesanal mexicano y vocero de Acermex, recomienda, a todos aquellos apasionados de la cerveza que quieran emprender su propia microcervecería, lo siguiente:

  1. Tener objetivos claros y pasión por el negocio: El sector artesanal es un mercado de mucha pasión y entrega; la persistencia y el trabajo constante contribuirán a lograr los objetivos iniciales de los futuros cerveceros. Tener en claro los objetivos ayudará a determinar las necesidades primordiales básicas del negocio.
  2. Identifica tu nicho: Encontrar el diferenciador que destaque tu cerveza de las demás, aquella cualidad que ofrezca al consumidor un sentido de autenticidad o de originalidad a la hora de beber la cerveza. Se trata de descubrir al consumidor de tu cerveza, sus necesidades específicas de consumo y preferencias.
  3. Utilizar canales de distribución directa: Acceder al mercado y ganar la atención del cliente, sin necesidad de intermediarios, es una muy efectiva fórmula para los microcerveceros que apenas empiezan. Un trato directo con proveedores y compradores te da la ventaja de crear una experiencia uno a uno para retroalimentar la calidad e imagen de tu producto.
  4. Crear alianzas con otros microcerveceros de la región: La industria de la cerveza artesanal en México ha enfrentado grandes retos a lo largo de su historia, y es gracias a la alianza entre sus integrantes que ésta ha crecido y posicionado como una industria de calidad mexicana. Por ello es indispensable para un microcervecero unirse a las iniciativas que buscan impulsar mejores condiciones para la industria y campañas que fomenten el consumo responsable de la cerveza artesanal 100% mexicana.

 

Jaime Andreu es director Comercial Cervecería Primus, miembro activo de la Asociación de Cerveceros de México (Acermex)

 

Contacto:

Twitter: @PrimusBreweryMX

Facebook: Primus Brewery MX

Página web: Tempus

FacebooK: Cerveza Tempus

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Birdman se encamina al Oscar con grandes expectativas
Por

El fallecido director Mike Nichols, le dijo al cineasta mexicano Alejandro González Iñárritu que la película era una pro...