Un proceso de inversión bien definido y repetible es la piedra angular de la generación no sólo de buenos rendimientos, sino también de rendimientos consistentes.

 

El principal objetivo de las posiciones clave de muchas carteras es capturar la beta del mercado o la clase de activo, por lo que el uso de fondos cotizados (ETF, por sus siglas en inglés) como componente central de carteras de renta variable ha crecido sustancialmente durante la última década. ¿Por qué?

Los inversionistas tienden a pensar que las estrategias que duplican la referencia conllevan menos riesgo con mayores niveles de diversificación, a un costo menor y con mayor facilidad de selección que una estrategia activa. Sin embargo, al aceptar inversiones pasivas como el núcleo (y más grande componente) de una cartera, el inversionista podría perder alfa anualmente y los efectos compuestos en el largo plazo. En un mundo en el que los inversionistas buscan maximizar los rendimientos con presupuestos de riesgo reducidos ¿es realmente un fondo cotizado el vehículo de inversión óptimo para una posición clave a más largo plazo?

PUBLICIDAD
  1. Una posición clave es la base de la cartera de un inversionista, ¿por qué limitarse a pasivas?
    Por lo general, los inversionistas usan carteras gestionadas de forma activa para sus inversiones satélite, lo que significa que el componente más grande de la asignación pierde la oportunidad de obtener un alfa activa potencial. ¿Lo están entendiendo mal los inversionistas? ¿Las posiciones satélite o a corto plazo son más adecuadas para inversiones pasivas, mientras que las inversiones activas podrían ser más efectivas para alcanzar rendimientos más fiables, ajustados al riesgo como base de la cartera?
  2. No todos los fondos activos son iguales…
    Los inversionistas que prefieren las inversiones pasivas citan el mal rendimiento como factor de disuasión de los gestores activos. La clave es elegir al gestor activo “adecuado”. Entonces, ¿qué es lo que los inversionistas deberían buscar?
    La fiabilidad es crucial. Un proceso de inversión bien definido y repetible es la piedra angular de la generación no sólo buenos rendimientos, sino también de rendimientos consistentes.
    El alfa generado en el pasado es el indicador más obvio de la habilidad de un gestor. Pero como dice el viejo refrán: “El rendimiento pasado no es garantía de los resultados futuros.” Entonces ¿cuáles son las medidas de evaluación que los inversionistas deberán considerar al analizar la previsibilidad del rendimiento de un gestor?
  3. La medición del éxito
    Un gestor activo debería tomar suficiente riesgo como para permitir resultados superiores. No se tendrá mucho éxito al elegir a un gestor que no asume suficiente riesgo y, en consecuencia, no genera suficiente alfa. El índice de acciones activas, que mide qué tanto difiere la composición de la cartera con relación a la referencia, generalmente puede ilustrar qué tan activa es una cartera.
    Pero ser distinto no es suficiente. Al final, los inversionistas buscan un gestor que use el riesgo de la cartera de forma eficiente. Un ratio de información más alto significa que el gestor ha generado alfa sin asumir riesgo innecesario. En general, la combinación de estas dos mediciones puede ilustrar a un gestor que tiene el potencial de ofrecer rendimiento superior de forma constante.
  4. Invierta tiempo suficiente
    Como resultado de valoraciones más completas e incrementos de la volatilidad en los mercados globales, los inversionistas más conocedores deberían buscar maximizar los rendimientos mediante la gestión activa. Las inversiones que generan alfa, si se eligen correctamente, tienen posibilidades de maximizar el desempeño potencial de la asignación a niveles de riesgo similares a los de las inversiones pasivas. El tiempo es su amigo. Tome tiempo para elegir al gestor adecuado y asegúrese de que el horizonte temporal de sus inversiones sea suficientemente largo como para cosechar los beneficios.

 

Contacto:

Twiiter: @PioneerInvest

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Volkswagen o la innovación con trampas
Por

El escándalo de Volkswagen se está convirtiendo en un terremoto para el mundo corporativo y tecnológico, y para la econo...