El 55% de las nuevas contrataciones corresponderán a la categoría de crédito bancario, mientras que las tarjetas de débito atraerán a un 21% de los nuevos tarjetahabientes, según un informe de la empresa Tecnocom.

 

 

Aunque en México la participación financiera  continúa desarrollándose,  4 de cada 10 mexicanos disponen de al menos una tarjeta bancaria.

PUBLICIDAD

Según un estudio elaborado por la firma Tecnocom, el total de tarjetas de débito en 2012 para México alcanzó un total de más de 99 millones de tarjetas, mientras que las tarjetas de crédito en circulación apenas alcanzaron 25 millones.

Además , 1 de cada 10 adultos espera contratar una nueva tarjeta de pago a lo largo de 2014. El 55% de las nuevas contrataciones corresponderán a la categoría de crédito bancario, mientras que las tarjetas de débito atraerán a un 21% de los nuevos tarjetahabientes.

La perspectiva de contratación de tarjetas en 2014 en América Latina es positiva.  El estudio destaca,  por ejemplo, el porcentaje de población que se está planteando contratar tarjetas: en Perú espera hacerlo el 17.3% de la población, en Brasil el 13.5% y el 13.3% en Colombia.

Según el informe, las transferencias de crédito protagonizan las transacciones realizadas en América Latina, con 79.1% del monto total de operaciones de pago registradas en 2012, con un valor total de 9,800 millones de dólares.

A pesar de esto, el uso de los débitos directos en la región sigue siendo muy reducido, pese al crecimiento experimentado durante los últimos 5 años en países como Colombia y México.

 

Nuevas tendencias en los medios de pago

El informe registra, a ambos lados del Atlántico, un mayor protagonismo de la banca por Internet y móvil y el incremento del uso de dispositivos móviles, especialmente smartphones.

Si bien ya existen soluciones de pagos móviles en México, la compañía prevé que en 2014 se podrán realizar los primeros pagos con tecnologías wallet y NFC, aunque dijo que habrá que esperar algo más para ver su implantación comercial definitiva.

La empresa anticipa que, en 2014,  se irá extendiendo la configuración de tarjetas con cuotas por servicio, en lugar de incluir todos los servicios en una cuota fija.

Esta tendencia  sería más relevante en América Latina gracias a su potencial para impactar a millones de personas y permitir la inclusión financiera de segmentos subatendidos o no atendidos por los medios tradicionales.

Para 2017,  Tecnocom estima que la penetración del móvil superará el 60% de la población latinoamericana y permitirá que los consumidores actualmente excluidos del sistema financiero puedan acceder a los pagos y el comercio móvil.

 

Siguientes artículos

Chili’s va con Alsea hasta 2018
Por

La operadora de restaurantes renovó  hasta el cierre de 2018 el contrato de desarrollo exclusivo para operar la marca Ch...