Emprender no es abrir una tienda en una esquina. En México, este término se malentiende. Un verdadero emprendedor construye una idea en torno de un cierto problema y encuentra una solución a ese problema. ¿Qué necesitas para construir una startup de verdad?

 

Por Inam Haq

PUBLICIDAD

¿Has estado alguna vez en una conferencia en la que se invita a los emprendedores seleccionados para presentar sus ideas a un panel de inversionistas, quienes luego critican sus posibilidades de ser financiado? Si no, entonces has perdido una gran oportunidad.

Estas reuniones son probablemente una de las mejores maneras en que los emprendedores pueden obtener una visión de lo que los inversionistas profesionales están buscando, lo que ellos llaman una “empresa financiable”.

Como un emprendedor en serie, consultor e inversionista, me invitan mucho a estos eventos. Durante mi carrera he invertido en grandes empresas como Apple y Google, así como en startups como Spire. Recientemente me invitaron a Startups Shark Tank en San Francisco, un evento donde a los inversionistas, como Bill Clark, Manny Fernandes y Karim Nurani, les gusta estar.

Me preguntaron si me gustaría estar en el panel de su evento para juzgar los startups que presentarían sus ideas. Yo acepté con entusiasmo, pero mi interés no era tanto en lo que estaba ocurriendo en el nivel del escenario, sino en la selección de los cerebros de los fundadores de startups para ver lo que iban a presentar en un evento como éste.

Ahora, antes de compartir lo que aprendí, permítanme hacer algunas salvedades: Todo inversionista profesional tiene una perspectiva ligeramente diferente sobre lo que es importante. Sí, hay algunas cosas que todos parecemos destacar, pero nuestras diferencias pueden ser extensas.

Permítanme detenerme aquí y decirles lo que pasó por mi mente en ese momento. ¿Por qué no podemos hacer esto en México? Soy muy consciente de que hay muchas incubadoras, aceleradores, inversionistas y capitalistas de riesgo hoy en México, pero también soy consciente de que no ha habido un éxito significativo en la construcción de una empresa que tenga un impacto significativo.

Creo que sé por qué. Con esto en mente, decidí empezar una iniciativa llamada LAM StartUP, con la cual tengo la intención de encontrar esa gran idea y ayudar a construirla en una gran empresa que tendrá un gran impacto en nuestras vidas.

En México, el término “emprendedor” está profundamente incomprendido —cualquiera con una tienda es un emprendedor—. No estoy de acuerdo con esa definición. Un verdadero emprendedor construye una idea en torno de un cierto problema y encuentra una solución a ese problema. Un emprendedor encuentra la oportunidad de hacer un impacto en nuestras vidas, tiene ideas originales, innovadoras y realistas. Se trata de hacer una diferencia, no sólo dinero. Y podría seguir durante horas sobre la definición real de un emprendedor.

Permítanme que vuelva a nuestra conversación inicial de lo que creo es importante para un gran startup:

 

1. Equipo. El equipo es una parte importante de la ecuación, pero el emprendedor es igual de importante. Esto es lo que es importante en ambos:

  • Pasión: El emprendedor debe demostrar un entusiasmo contagioso sobre su visión de la empresa.
  • Tenacidad: El emprendedor debe demostrar que tiene la resistencia y la fuerza de voluntad para permanecer con su visión a través de gruesos y finos.
  • Flexibilidad: El emprendedor debe estar dispuesto a reevaluar y reorientar sus planes cuando las cosas no salen como se esperaba.
  • Compromiso: El emprendedor debe estar dispuesto a invertir lo suficiente en su proyecto para convencer a los inversionistas que están hablando en serio.
  • Enseñabilidad: Ningún equipo sabe todo lo que necesita saber para tener éxito.

 

2. Producto / Servicio. El producto es lo que va a definir la vida útil desde un inicio, por lo que debe responder a algunas preguntas básicas:

  • ¿Qué obliga a un cliente a comprar este producto o servicio?
  • ¿Qué problemas resuelve este producto o servicio? ¿Por qué es mejor que las alternativas, si hay alternativas?
  • ¿Por qué vale la pena el precio?
  • ¿Le obliga al cliente a decirle a otros acerca de su experiencia?

 

3. Modelo de Negocio, no Plan de Negocio. ¿Tiene la capacidad para crear valor empleado, valor consumidor, valor accionista y valor social? En otras palabras, tiene un modelo que sea rentable, sustentable y responsable simultáneamente. También tiene que trazar de dónde proviene cada dólar de ingreso, y luego desafiar seriamente todos los gastos que va a tomar para generar ese dólar de ingreso. Muchos emprendedores fallan porque no saben cómo hacer este tipo de ejercicio en el “mundo real”.

 

4. Oportunidad. Los inversionistas quieren grandes ideas. Ideas que puedan cambiar al mundo. Ideas que cambian nuestro comportamiento, la cultura o forma de pensar. Ideas que puedan construir empresas de 100 millones de dólares de tamaño. Cualquier cosa menos es demasiado especulativo. Los riesgos de invertir en una empresa son tan grandes —y las posibilidades de una recompensa tan pequeña— que los inversionistas no pueden permitirse el lujo de apostar por las oportunidades que no tendrán seguramente enormes beneficios. Y uno de los mayores problemas al abordar oportunidad es: “¿Es esto demasiado pronto?” Invertir en una gran oportunidad cinco años antes del mercado es algo muy frustrante. No sólo va a perder su inversión: tendrá que sufrir la extrema frustración de ver a alguien hacer un montón de dinero en la base que ayudó a construir.

 

¿Tú lo tienes?

Así que si tú tienes lo que se necesita para ser un verdadero emprendedor, acércate a LAM StartUP. No es una incubadora e inversionista normal y corriente. Es una incubadora que tiene un ecosistema perfectamente integrado que empieza a operar desde el momento de escoger a los emprendedores hasta crear una gran empresa. Cada año invertimos 100,000 dólares como capital semilla, divido en dos periodos (febrero y agosto).

El proceso de selección es intenso donde buscamos que las startups tengan un propósito, potencial de tener un alto impacto, sean equipos de dos o más fundadores y su idea sea original, innovadora y realista. No buscamos un ‘Business Plan’, pero ¡un ‘Demo’ sí! Tampoco se requiere una inversión inicial por parte de los fundadores.

Las startups aceptadas requieren mudarse a la Ciudad de México y entrar en un periodo de incubación durante cinco meses, dentro de los cuales brindaremos una tutoría intensiva y una increíble red de mentores y consultores; trabajamos intensamente con ellos en el desarrollo de ideas, estrategia, modelo de negocio, etcétera, para lograr que la empresa llegue a su mejor forma posible. También brindamos un lugar de trabajo con todos los insumos requeridos de una oficina.

Después de este periodo se guía a las startups a buscar inversionistas tanto en México como en Estados Unidos, ya que estarán listas para enfrentarlos . El periodo de incubación es aún más importante que el capital semilla, ya que es lo que le da mayor solidez.

Actualmente estamos enfocados en startups de hardware, software y servicios. Hacemos pequeñas inversiones a cambio de pequeñas participaciones (11%) en las empresas que incubamos y financiamos.

Vamos a ayudarte a construir una gran empresa. Si cuentas con los atributos que mencioné, te estamos buscando. ¡Suerte!

 

Inam Haq es copresidente de LAM StartUP.

 

Contacto:

Twitter: @haqinam

LinkedIn: Inam Haq

Google+: Inam Haq

Página web personal: Inam Haq

Página web: LAM StartUP

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Jorge Alegría dejará MexDer en mayo
Por

Durante su gestión, Alegría impulsó el desarrollo del mercado de derivados en México con la modernización de su platafor...