Ofrecer los mismos precios que las grandes cadenas comerciales, desconocer el mercado y no pensar en la logística y el marketing, son algunos de los principales errores que se comenten al momento de importar. 

 

 

China es por excelencia un destino obligado para exportar e importar, sin embargo estos procesos son complejos para todas las empresas, en especial para aquellas que no cuentan con la experiencia suficiente.

PUBLICIDAD

El país asiático es un importante socio comercial para México, gracias a que de unos años a la fecha, se ha convertido en una economía de consumo con gran potencial.

Asimismo, las negociaciones bilaterales que México y China han sostenido en materia de comercio e inversión, se han fortalecido.

A nivel mundial, China es la segunda mayor economía y analistas financieros apuntan a que, en poco tiempo podría desbancar a Estados Unidos, quien hasta ahora se ostenta como la primer economía global.

El Instituto Nacional de Comercio Exterior y Aduanas (INCEA) brinda algunos de los errores que comenten las empresas al momento de importar desde China.

1.- Ofrecer los mismos precios que las grandes cadenas comerciales. Cuando las empresas comienzan una carrera como importadores, el error que más cometen es equiparar su precios con los gigantes comerciales.

Las cadenas comerciales importan productos chinos en grandes cantidades, lo que se refleja en grandes descuentos al realizar sus compras, además cuentan con un amplio conocimiento sobre proveedores y precios.

2.- No pensar en la logística y el marketing. Las grandes cadenas comerciales cuentan con una amplia capacidad de marketing, así como de robustos sistemas de logística, lo que se ve reflejado en su servicio al cliente y en la red de comercio exterior con la que cuenta. Es un gran error querer competir contra ellos cuando la empresa no es grande.

3.- Querer competir contra las grandes cadenas. Es casi imposible que una pequeña empresa compita con los gigantes comerciales. Al comparar el precio final de los productos en sus tiendas con los precios directos del fabricante en China, se percibe que son aún más bajos que los de las grandes cadenas.

4.- Desconocer el tema. Se recomienda que antes de querer importar desde cualquier país, se realice un estudio de mercado, a fin de conocer sus condiciones y se tomen cursos de comercio exterior, de esta forma la empresa estará preparada también sobre los trámites que se necesitan.

 

Siguientes artículos

¡Fuera máscaras! Las empresas están hechas para ganar dinero
Por

Entre más claro, mejor. Las empresas están hechas, en primer lugar, para hacer dinero. Sin esa vocación primordial, ni s...