4 errores financieros en tus veinte que lamentarás en tus treinta

Identifica la diferencia entre el estilo de vida que deseas darte y el que puedes darte. (Foto: Reuters)
Cintillo-Seleccion-F-2015

¿Eres veinteañero? Es probable que estés incurriendo en uno o más de esos errores que, por cierto, no son comunes sólo entre los jóvenes.

 

Este texto se publicó originalmente el 4 de noviembre.

La generación de veinteañeros en México es la más gastalona y rentable para las marcas de consumo, según la firma Nielsen. Cerca del 63% de esta generación tiene algún ingreso y una parte de estos jóvenes entre los 19 y los 25 años tiene un rol de “hijo de familia”, por lo que no tiene gastos de hogar.

Si añadimos el hecho de que cerca del 60% de estos jóvenes veinteañeros es soltero y es el más leal a sus marcas de preferencia podemos concluir que es el grupo más inelástico ante un cambio de precio, según Nielsen.

Si perteneces a esta generación es probable que estés cometiendo uno o varios errores comunes que seguro lamentarás en menos de una década. Aquí te digo los 4 principales:

  1. Vivir fuera de tus posibilidades
    Vivimos en un cultura aspiracional en la que sobre todo los jóvenes buscan darse un nivel de vida mayor al que pueden costearse (por algo, a este sector de jóvenes también se le denomina “soñadores”). Es importante poner los pies sobre la tierra e identificar la diferencia entre el estilo de vida que deseamos darnos y el que podemos darnos. Encontrar un punto medio entre éstos es la mejor manera de premiar tu esfuerzo laboral sin que esto signifique vivir al día o, peor aún, endeudarte.
  2. Vivir sin presupuesto
    Es muy común recibir el sueldo y comenzar a gastar sin identificar nuestro poder de compra real. Hay que fijar un presupuesto para cada gasto necesario e innecesario, y de ahí no desviarse. Podemos verlo como un pastel en que cada rebanada es un gasto y la más grande debe ser siempre el ahorro.
  3. Usar las tarjetas como extensión de tu ingreso para cubrir el fin de mes
    Las tarjetas de crédito tienen un uso, y éste definitivamente no es el de solventar los gastos que no pudiste cubrir durante el mes con tu sueldo. Tu deuda se convertirá en una bola de nieve en picada, y cuando llegue el fin no tendrás solvencia parar tu compromiso de crédito.
  4. Vivir sin un seguro de gastos médicos mayores
    Si llegaras a tener un accidente a los 28 años, por decir una edad, y no cuentas con un seguro de gastos médicos, tu esfuerzo financiero de los 5 últimos años se vería afectado (considerando que generaste algún tipo de ahorro), y si, por otro lado, ni siquiera tienes alguna cantidad ahorrada para enfrentar estos gastos, esto se convertirá en una pesadilla al tener que enfrentarte a los intereses de los préstamos inmediatos. Siempre es mejor prevenir que lamentar.

El costo de oportunidad de gastar desmedidamente hoy, en menos de una década será altísimo. Un estudio realizado por el profesor Jeremy Siegel, de la Escuela de Negocios de Wharton de la Universidad de Pensilvania, revela que el empezar a ahorrar a temprana edad puede duplicar tu saldo final como resultado de tu ahorro. La forma más fácil de comenzar a ahorrar son las domiciliaciones a cuenta. Acostúmbrate a vivir con tu primer sueldo, y cualquier aumento que tengas en tu carrera envíalo a un fondo. Ésta es la forma pasiva más fácil de invertir tu dinero.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @ComparaGuru

Facebook: ComparaGuru

Página web: ComparaGuru.com

Blog: ComparaGuru.com

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.