Por: Eugenio Gómez Alatorre* y Ana Carolina Muñoz Morales**

Nos encontramos en un momento de creciente apertura hacia la participación de las mujeres en la Alta Dirección. Actualmente contamos con el ejemplo de muchas mujeres que se han desempeñado exitosamente en importantes puestos directivos y cuyo liderazgo ha favorecido a sus empresas y a la sociedad.

El liderazgo de las mujeres tiene rasgos característicos, a continuación presentamos algunos de ellos.

Mirando la historia de varias mujeres en la Alta Dirección se puede dar forma a un liderazgo femenino que demuestra su talento en cada área de la empresa, no se intimida ante sectores mayoritariamente masculinos, lleva sus gustos personales a su trabajo profesional e impulsa a otras mujeres a llegar a la cima.

Demuestran su potencial en cualquier puesto

Algunas mujeres con puestos directivos comenzaron “desde abajo”. Por ejemplo, la CEO de Pepsico por 12 años, Indra Nooyi fue recepcionista nocturna mientras estudiaba su maestría en la Universidad de Yale. El no tener miedo a comenzar desde puestos bajos y al crecimiento a través de diferentes cargos y áreas les ha permitido demostrar su potencial en cada tarea, por más pequeña que sea.

Mónica Flores, Presidente para Latinoamérica de Manpower Group, cuenta que ha trabajado en casi todas las áreas de la compañía, lo que le permite tener una amplia visión.

Desafían los sectores

Podemos observar mujeres exitosas que han desafiado los sectores de su industria. Mayra González quien es presidenta de Nissan México y Sheryl Sandberg directora operativa de Facebook han triunfado en sectores predominantemente masculinos: el automotriz y el tecnológico.

Actualmente nos encontramos en una era de apertura a la participación de las mujeres en todos los sectores profesionales, incluso aquellos en los que se observa una presencia mayoritaria de los varones.

No dejan de lado sus gustos

El amor por los autos orientó a Mayra González. Ella recuerda que desde pequeña soñaba con dirigir una empresa de autos. Otro ejemplo es Mónica Flores, su interés por la filosofía la llevó a realizar posgrados en humanidades, lo que ha afinado su capacidad de dirección.

Dedicar tiempo a los propios gustos y aficiones, y buscar crecer en alguna actividad que disfrutemos, puede potenciar nuestro desempeño.

En este punto, adquieren sentido las palabras de Indra Nooyi: “Yo veo mi trabajo como una vocación, como una pasión, no como un trabajo”.

Miran a otras mujeres

Varias mujeres en la Alta Dirección mencionan que han volteado hacia otras mujeres, ya sea para impulsarlas o para aprender algo de ellas.

Asimismo, han fomentado ambientes más equitativos en las compañías que dirigen. Es bien conocida la conferencia en Ted que impartió Sheryl Sandberg titulada “¿Por qué tenemos tan pocas dirigentes mujeres?”, en la que anima a las mujeres a perseverar para alcanzar puestos directivos.

El éxito de las mujeres en la Alta Dirección ha redundado en beneficios para las empresas que las han apoyado. Por ejemplo, Indra Nooyi incremento las ventas de Pepsico en 80% y Mayra González logró el récord industrial con 347 mil 124 unidades vendidas.

*Director del Centro de Investigación de la Mujer en la Alta Dirección del IPADE.

**Colaboradora del Centro de Investigación de la Mujer en la Alta Dirección.

 

Mujeres en tecnología, queda mucho por recorrer

 

Siguientes artículos

#MeToo en México: 350 testimonios de acoso sexual de periodistas y escritores
Por

73% de las mujeres que laboran en algún medio de comunicación periodístico en México han sido víctimas de alguna situaci...