Ahorrar es un hábito poco arraigado entre los mexicanos, sólo 35% ahorran o invierte para el retiro. Muchos son los factores que generan desconfianza al ahorrar en instituciones financieras. Te presentamos cuatro mitos acerca del ahorro en una institución financiera.

 

Ahorrar es un hábito que requiere de esfuerzo y constancia, algo que muy pocos mexicanos acostumbra hacer. Según la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF) del Inegi, sólo 35%de los mexicanos ahorran o invierte para el retiro. Muchos son los factores, pero uno que resalta es la desconfianza a las instituciones financieras.

Según la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), 30% de los mexicanos que ahorran, lo hacen a través de medios informales como las tandas, los “guardaditos” y las alcancías. Así mismo, siete de cada 10 adultos mayores no recibe pensión y 86% se arrepiente de no haber ahorrado para esta etapa de la vida.

“Las Afore son el segundo intermediario más importante de ahorro en el país detrás de los bancos”, afirma la Profeco.

Estos son cuatro mitos sobre el ahorro en instituciones financieras.

No es verdad que puedes perder tu dinero si ahorras en una institución financiera autorizada y ésta quiebra.

El dinero que depositaste en el banco está protegido por un Seguro de Depósito que otorga el Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB), basta que deposites tu dinero para que este amparado. Otras opciones como las Sociedades Financieras Populares (Sofipo) y las Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamo (Socap) también cuentan con un Fondo de Protección para el ahorro.

Tampoco es cierto que no tiene sentido ahorrar en una institución financiera, si no te pagan intereses.

Todos los bancos, Sofipos, y Socaps autorizadas pagan intereses por tus ahorros. Si bien estos no son muy atractivos, al ahorrar en casa no ganas intereses y tienes el peligro de perder o gastar tu dinero. Toma en cuenta que ahorrar de esta manera te da liquidez.

Es mentira que con lo que ganas no te alcanza para ahorrar.

Ahorrar no es un problema de ingresos. Todos podemos hacerlo en la medida que nuestros gastos sean menores a nuestros ingresos. Destina una parte de tu dinero para este fin, por pequeña que sea.

Es falso que tu ahorro esté seguro en tandas o debajo del colchón.

Ahorrar de esa manera tiene riesgos, por ejemplo, pueden entrar a tu casa y robárselo, en un incendio o inundación se puede perder, también quien organiza la tanda se puede quedar con el dinero.

 

Siguientes artículos

Air France recortará otros 5,000 puestos de trabajo
Por

La empresa presentó un plan de ajuste más drástico esta semana que contempla una reducción de empleos, lo que provocó vi...