Migrar de hacia otro sistema operativo puede representar tiempo y dinero, por ello, el Laboratorio de Investigación de ESET Latinoamérica brinda cuatro consejos para seguir usando este soporte dentro de tu empresa.

 

 

A partir del 8 de abril, Microsoft descontinuará el soporte para Windows XP, por lo tanto los equipos que aún estén ejecutando ese sistema operativo pueden quedar expuestos a diversas vulnerabilidades.

PUBLICIDAD

Por ello, es importante que “las empresas que operan con Windows XP se informen y doten de la tecnología adecuada para continuar ofreciendo un servicio seguros a los usuarios”, explica Unisys, compañía mundial de tecnología de la información en un comunicado.

De acuerdo con  Unisys, el Windows 7 es el sistema operativo más utilizado a nivel mundial por el 47.31% de los usuarios, mientras que el XP posee un 29.53%, cifras que se repiten en México y América Latina.

De dicho porcentaje, las instituciones financieras representan una parte importante, por lo que las que no han realizado la migración por completo deben considerar otras alternativas.

“Cuando Microsoft deje de lanzar parches de seguridad para las nuevas amenazas que aparezcan, es probable que los entornos XP estén altamente monitoreados por eventuales atacantes. Entonces, la mejor manera de abordar esta cuestión es aislar los sistemas críticos que ejecutan XP del resto, lo que reduce en gran medida la superficie de ataque para toda la infraestructura”, dice , Francisco Farrera, director de servicios para México de la unidad de negocio tecnología, consultoría e integración de soluciones y especialista en seguridad en Unisys

Por su parte, el Laboratorio de Investigación de ESET Latinoamérica destaca que la plataforma también podría presentar vulnerabilidades de tipo 0-day, que tienen como propósito la ejecución de código malicioso.

Raphael Labaca Castro, coordinador de Awareness & Research de ESET dijo en comunicado que si bien muchas empresas tienden a utilizar sistemas operativos  de forma estandarizada en las empresas, “puede ocurrir que algunos equipos se encuentren fuera de la norma y ejecuten aplicaciones desactualizadas. En este contexto, con solamente un equipo expuesto a vulnerabilidades no solucionadas, de tipo 0-day, ya podría, en algunos casos, exponer toda la información corporativa de esa compañía”.

Migrar hacia otro sistema operativo requiere de un gran financiamiento y es un proceso largo que suele extenderse entre uno y tres años, dependiendo del tamaño de la estructura de cada empresa. De acuerdo con ESET Latinoamérica, pueden seguirse cuatro pasos para las empresas que no cuentan con el presupuesto necesario para migrar, sigan ocupando Windows XP.

 

1.- Mantener la solución antivirus actualizado. La principales características que debe poseer un antivirus son la detección basada en firmas, heurística, que incluya firewall, sistema de detección de intrusos (IDS) y que cuente con protección de vulnerabilidades contra exploits para protegerse de este tipo de ataques.

2.- Realizar un back up. Se recomienda que cada determinado tiempo la empresa realice una copia de sus archivos a otro equipo con un dispositivo de conexión externo (disco externo), ya que en caso de cualquier riesgo como la infección de malware, este back up permita restaurar toda la información.

3.- Actualizar sistemas operativos y controladores. Aunque Microsoft dejará de brindar las actualizaciones, es importante tener instaladas todas. Desde el software de controlador de dispositivo, hasta los programas de Java, Adobe Flash y Adobe Reader, que son los principales blancos de ataques de cibercriminales.

4.- Desconectar o desactivar la conexión. Si el equipo no tiene que estar conectado a Internet, se sugiere desactivar la conexión con el propósito de proteger al equipo con sistema Windows XP de posibles ciberamenazas.

 

Siguientes artículos

Bolsas europeas cierran con pérdidas
Por

Las pérdidas se vieron frenadas por la actividad de fusiones corporativas, que avivó las perspectivas de una mayor conso...