Lo verdaderamente sabio no es encontrar a un gran líder, sino construir sistemas ciudadanos a prueba de corruptos e ineficaces. Y en ese proceso, la intención y la información son fundamentales.

 

Por Santiago Roel

En México nos equivocamos al creer que la democracia equivale a buen gobierno. No es así. Europa occidental y Estados Unidos se tardaron más de 100 años en lograr buen gobierno después de la democracia. Pero bueno, ni Europa ni EU tenían en el siglo XIX lo que nosotros hoy tenemos: una gran clase media, una población educada y… ¡la Internet! Así es que quizá podamos acortar tiempos.

El buen gobierno tiene que ver con un gobierno enfocado en sus clientes y rindiendo cuentas a sus dueños –los ciudadanos–. Tiene que ver con el bien común y no con el bien propio.

El Poder Judicial es el más oscuro de todos; la mayor opacidad, la mayor corrupción, la mayor debilidad del país se ubica en estos jueces prepotentes y corruptos que son incapaces de ser el contrapeso que el país necesita. Pocos confían en los jueces, pero no hemos encontrado la manera de crecer este poder con sistemas racionales y transparentes.

El Poder Legislativo es una manada que piensa en su partido, no en los electores. No hay liderazgos; sólo sujeción a los intereses de su jerarquía partidista.

En el Ejecutivo rara vez contamos con un cuerpo profesional de administradores públicos independientes que respondan a las exigencias del cliente y no a las exigencias del político en turno.

En nuestro libro ¿Cómo se ordenan los sistemas sociales? (Amazon.com) hemos propuesto que los sistemas sociales tienen la capacidad de auto-ordenarse con los siguientes ingredientes (en que la intención y la información son fundamentales):

  1. La intención debe ser muy clara: un gobierno para el bien común. Cuando la intención está alineada al bien común, el cambio se da rápida y fácilmente; cuando no es así, cuando la intención realmente es para beneficiar lo personal y lo tribal, todo se complica. El reto es construir sistemas que acoten, vigilen y descubran constantemente la verdadera intención de los gobernantes.
  2. La información debe fluir en todos sentidos, pero, sobre todo, de los clientes hacia la organización. Los sistemas fuertes son los que utilizan esta voz como motor de cambio. En el otro sentido, tiene que ver con transparencia y rendición de cuentas: todo sistema que no puede ser evaluado por sus clientes es un sistema cerrado y, por tanto, condenado a la ineficacia y la corrupción. El proyecto social Semáforo Delictivo tiene esta intención: la rendición de cuentas permanente sobre resultados.
  3. Un tercer elemento de cambio en un sistema social: las reglas. Pero no se trata de imponer nuevas reglas; primero debemos eliminar todas las reglas que impiden el libre flujo de información. En este punto siempre nos equivocamos, pues confundimos orden con control, y al regular en exceso, lo que provocamos es caos.
  4. Y no hay buen gobierno sin buena ciudadanía. Votar y respetar el voto de los demás es el primer paso, pero se requiere seguir andando. Haya votado por quien haya votado, el ciudadano debe seguir desconfiando del poder y demandando resultados.

Dicho en una frase: no existen políticos inteligentes y honestos; lo que existen son sistemas a prueba de tontos y de corruptos. Lo verdaderamente sabio no es encontrar a un gran líder, sino construir sistemas ciudadanos a prueba de corruptos e ineficaces. El voto debe ser un voto de confianza condicionado, y la confianza debe estar en duda todos los días.

 

Santiago Roel es fundador del Semáforo Delictivo Nacional, especialista en procesos de cambio, prevención social de la violencia, reforma administrativa y sistemas complejos.

 

Contacto:

Twitter: @semaforodelito

Facebook: Semáforo Delictivo

Página web: Semáforo Delictivo

Semáforo Delictivo en México

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Entrenamiento en medios… también para líderes políticos
Por

Pensando en la importancia de este tema, aquí comparto 5 lecciones que todos los políticos deben considerar para comunic...