Comprar un auto a crédito no es algo que se haga a la ligera, es necesario planificar bien este gasto, ya que podría afectar las finanzas personales.

De 2009 a 2014, el parque vehicular nacional se incrementó 23.1%, al pasar de 30.8 millones a 38.0 millones de unidades, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Uno de los factores de este aumentoen la venta de autos, según Prestadero, son las facilidades de financiamiento.

De acuerdo con las cifras de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), el 62% de las ventas de autos durante 2016 se realizaron a través de crédito, lo cual representó un crecimiento del 22.8% con respecto al año anterior (alrededor de 155,000 unidades adicionales).

PUBLICIDAD

Este crecimiento no sólo refleja la necesidad de movilidad y tránsito en nuestro país, sino la confianza de los consumidores por adquirir un vehículo a través de crédito automotriz, lo cual ha resultado en una mayor oferta de opciones para acceder al financiamiento. Sin embargo, no todas estas alternativas ofrecen las mismas ventajas, es muy importante estar claros en los beneficios reales que ofrecen; desde las tasas y opciones de plazo, hasta la flexibilidad y atención personal.

“Entonces si piensas adquirir un coche y estás considerando hacerlo a través de un crédito, necesitas leer estas recomendaciones para evitar que esta compra afecte tus finanzas, señala Obed Medina, gerente de marketing de Prestadero.

1. Crédito a tasa fija

Al adquirir tu coche a crédito lo recomendable es que sea con tasa fija. Es normal que esta sea un poco más alta que la tasa variable, pero así evitarás que el costo aumente a la par de las tasas de referencia.

2. Costos adicionales

Analiza los costos adicionales del financiamiento, como seguros y comisiones. Recuerda que pueden aplicar cargos por forma de pago, o por servicios incluidos de forma automática que no necesitas y de los que puedes prescindir.

3. Gastos derivados del coche

También contempla los gastos que conlleva tener un coche, como gasolina, mantenimiento, reparaciones, seguros, estacionamiento o pensión, tenencia, verificaciones. Un auto rara vez representa un ahorro, casi siempre es más caro que el transporte público, además de ser un bien que se devalúa rápidamente.

4. No decidas por las ofertas.

En radio, en TV, en la calle, o por mail vemos una gran variedad de incentivos para adquirir un coche, como descuentos en las tasas de interés, rebajas en efectivo, descuentos en tenencia, seguro incluido, etc. Antes de tomar una decisión compara distintas opciones para elegir el más conveniente.

“Recuerda que un coche a crédito puede duplicar su costo por la tasa de interés. Además de ser un bien que se devalúa rápidamente, genera gastos adicionales que pueden afectar tus finanzas”, dice la compañía.

También puedes leer: Más de la mitad de los autos en México son adquiridos a crédito

 

Siguientes artículos

¿Quieres festejar el cumple de la Reina Isabel II?
Por

Como parte de la celebración del cumpleaños de la Reina Isabel II, el embajador del Reino Unido en México, Duncan Taylor...