Al menos 40 ciudades en México están en peligro de colapsar si no se destinan más recursos que ayuden a mejorar el funcionamiento del transporte público, se estima que la inversión necesaria alcanza 88,000 mdd.

 

 

PUBLICIDAD

México necesita una inversión de aproximadamente 88,000 millones de dólares (mdd) para mejorar de manera sustancial el transporte público, de lo contrario, existe el riesgo de que en los próximos años al menos 40 ciudades en el país colapsen por falta de movilidad vial, así lo reveló Ángel Molinero, director del organismo Urbanismo y Sistemas de Transporte (Ustran) durante la presentación del libro Situación actual del transporte urbano en México.

Entre las ciudades que están en peligro del colapso vial se encuentran el Distrito Federal, Toluca, Guadalajara, Monterrey, Puebla, Tijuana, Chihuahua, Campeche, Cancún y Querétaro. Las ciudades fronterizas y turísticas son el foco rojo.

El principal problema de movilidad que existe en México es la falta de formalidad en el desarrollo de obras, pues con los cambios de gobierno, se desarrollan proyectos que en la mayoría de los casos no se concluyen, advierte Molinero.

“Tenemos el síndrome del fénix sexenal, ya que cada seis años construimos, inauguramos y olvidamos. Debemos empezar a consolidar y dar continuidad a nuestros proyectos, de lo contrario seguiremos teniendo proyectos que no son exitosos”.

En el encuentro, Molinero estuvo  acompañado por Jesús Padilla, presidente de la Asociación Mexicana de Transporte y Movilidad (AMTM), a quien exhortó a trabajar en un observatorio a nivel nacional para conocer la situación actual del transporte público, pues existe una carencia de información en este rubro.

Al respecto, Padilla comentó: “Para mejorar la calidad del transporte en México, es necesario el apoyo de todos. Las ciudades fueron construidas desde arriba del vehículo, nos hemos enfocado en vialidades y no en sistemas, tenemos que cambiar la cultura de movilidad”.

Asimismo, Erik Vittru, representante de ONU-Habittat, reveló que en la actualidad, la población mundial está conformada por 4,000 millones de personas, cifra que se alcanzó en 9,000 años, pero -advirtió- se duplicará para 2050.

Molinero realizó un análisis de 93 ciudades en la República Mexicana en su publicación, en las cuales aseguró que es necesario destinar más recursos al sector, con el propósito de mejorar el funcionamiento del transporte público.

 

Invertir no sólo en infraestructura, también en cultura

Mariana Orozco, coordinadora estratégica de movilidad urbana sustentable de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) argumentó que la cifra que propone el director de Ustran sólo contempla infraestructura, por lo tanto es necesario agregar cinco gastos más para generar una nueva cultura de la movilidad urbana: marcos normativos de instituciones; capacidades de gestión y monitoreo y de mantenimiento por parte de las autoridades locales; coordinación interinstitucional; mecanismos para generar información, indicadores y líneas base, así como campañas de comunicación, socialización y sensibilización.

“Éstas cinco cosas no se hacen sin recursos, también necesitamos presupuesto y mecanismos que los aseguren. Debemos trabajar juntos en los objetivos en materia de planeación y desarrollo urbano para alcanzar ciudades equitativas, sustentables, productivas e incluyentes”.

Aunque los especialistas y funcionarios coincidieron en que es prioritario promover la movilidad vial en México, para Bernardo Baranda, director para América Latina del Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP) surge una interrogante: ¿De dónde se obtendrán los 88,000 mdd?

Sobre esto, el ejecutivo propuso un alza en el precio de la gasolina en México, pues la medida ayudaría a obtener recursos que se destinarían al desarrollo de infraestructura de transporte público.

“El tema de movilidad después de la seguridad, es el tema que más afecta la calidad de vida de la población”, agregó.

Arturo Moreno, director general adjunto de la empresa Corredor Insurgentes, estimó que la inversión que requiere México para poder mejorar de manera sustancial el transporte público, es equivalente a construir 100 veces los 28.8 kilómetros que conforman la avenida de los Insurgentes, la cual tuvo un costo de 800 millones de pesos.

“En la Ciudad de México tenemos el mejor transporte del país, pero también tenemos el peor. Una de las complicaciones es la política tarifaria que en los últimos 10 años se ha incrementado hasta el triple”.

Molinero afirmó que, con la inversión de 88,000 mdd se podría atender de manera adecuada a los casi 100 millones de viajes persona que se realizan diariamente, construir 960 kilómetros de vías del metro, tren ligero y suburbano, desarrollar 1,880 kilómetros adicionales para ampliar la Red de Transporte de Pasajeros del Distrito Federal (RTP) y cimentar 80,000 kilómetros para mejorar las redes de autobuses.

 

Siguientes artículos

Adidas inicia búsqueda de nuevo presidente ejecutivo
Por

Herbert Hainer, de 60 años y quien está en el cargo desde 2001, confirmó a los trabajadores de la empresa su decisión de...