El impacto mayor lo reciben comerciantes, que cubren costos por fraude en pagos electrónicos hasta 10 veces más que las instituciones bancarias, y 20 veces más que los consumidores. 

 

 

En México,  4 de cada 10 tarjetas bancarias son víctimas de fraude. Además es el país con el  mayor porcentaje de incidentes (44%), según un artículo de la compañía especializada en asesoría empresarial, KPMG Group.

PUBLICIDAD

Dicha cifra supera a la de Estados Unidos (42%), el mercado de pagos bancarios más grande del mundo. Los países con menores índices de fraude son Holanda y Suecia (uno de cada 10).

Esta estadística se atribuye al fácil acceso a ciudades fronterizas en Estados Unidos, donde tarjetas falsificadas y cuentas fraudulentas pueden ser utilizadas, además del refinamiento tecnológico del crimen organizado.

El impacto mayor lo padecen los comerciantes, que cubren costos por fraude en pagos electrónicos hasta 10 veces más que las instituciones bancarias, y 20 veces más que los consumidores. Los comerciantes regularmente cubren el reembolso del monto defraudado, y, en ocasiones, el costo del bien o servicio perdido.

Si se suma los costos de administración relacionados, los comercios llegan a pagar hasta tres veces el monto original defraudado.

El daño reputacional es también un efecto considerable: uno de cada tres consumidores que ha sufrido cargos indebidos en un establecimiento, decide llevar consumos futuros a otro lugar.

KPMG consideró que la mejor respuesta de los comercios ante situaciones complejas de fuga de datos de pago y crimen cibernético consiste en:

• Revisar de punta a punta los procesos para identificar mejoras de seguridad y robustecer los métodos de prevención de fraude

• Ofrecer servicios de detección a los clientes y otorgar el reemplazo inmediato de tarjetas

• Realizar un manejo mediático dinámico y ágil para mantener puntualmente informados a clientes y público en  general, sobre la situación y las medidas que se están tomando para corregirla.

Aunque en México todavía no se consolida el comercio electrónico como en Estados Unidos, según el estudio “Brújula Digital” del Banco Nacional de México (Banamex) de octubre de 2013,   por primera vez, hay más usuarios de la banca con acceso a Internet que personas sin acceso a bancos y a la red, un hito en temas de bancarización y brecha digital

Los clientes de la banca pasan un promedio de 8.2 horas al día conectados de alguna forma a Internet.

El teléfono móvil se ha convertido para este grupo en el principal medio de conexión, pasando de 15% en 2011 a 38% en 2013.

 

Siguientes artículos

Viajes de negocios crecerán 10% en México durante 2014
Por

 En 2015  podría registrarse un mayor rango de crecimiento ante la implementación de las reformas estructurales como la...