Hace más de 34 de años que Gabriela Goldsmith inició su carrera como actriz. Ha sido protagonista de infinidad de telenovelas, obras teatrales y películas mexicanas y, desde hace 28 años, se ha dedicado también al trabajo social.

“Primero fue un acercamiento muy casual, íbamos un grupo de actores a la grabación de las mañanitas a la virgen en la Villa y me encontré con un sacerdote que llevaba a un grupo de niños vulnerables. Reuní algunas cosas para donarles y no logré encontrarlos, pero conocí la Casa Apoyo al Menor Trabajador, poco a poco fuimos incorporando a más personas”.

En 2005, Gabriela fundó Código Ayuda, una asociación cuya labor se centra en el rescate de Niños y Adolescentes en situación de calle y/o pobreza extrema.

Ha sido premiada como Líder Social por el Centro Latinoamericano de Responsabilidad Social, y Premio Latinoamérica Verde. Código Ayuda, A.C está ranqueada en el lugar 19, como Proyecto Sustentable más fuerte a nivel Latinoamérica, donde se construyen colonias sustentables con labor social.

PUBLICIDAD

Su proyecto beneficia hoy a 48 personas con un rango de entre 18 a 37 años. La metodología de ayuda implica apoyarles a que culminen una carrera técnica o incluso licenciatura, que se conviertan en socios o dueños de una microempresa y que luego puedan hacerse de una vivienda en lo que ellos denominan una Colonia Sustentable.

“Creamos un proyecto que al final del día incide en 48 familias, la idea es recuperar tejido social, que la gente pueda tener un empleo digno y que pueda dejar atrás los obstáculos como pobreza y marginación”.

El apoyo que brinda desde su fundación consiste en proveer salud social (apoyo emocional), educación y capacitación a los beneficiarios, para después poderlos insertar en las colonias sustentables.

La primera, ubicada en Toluca, ha establecido cinco microempresas: una panadería ligera para diabéticos, una empresa de tapetes contemporáneos otomíes, una carpintería que produce muebles con material de reciclaje, un centro de telecomunicaciones para dar mantenimiento y atención de TI y una empresa de fotografía social que brinda servicios de comunicación a otras organizaciones.

“Quisiera que en el futuro esto se convirtiera en una franquicia, la pobreza es un problema transversal en el mundo y es importantísimo replicar los modelos que funcionan”, dice Gabriela Goldsmith.

Tan solo en la Ciudad de México hay 4,354 personas que viven en situación de calle y 2,400 personas habitan en albergues públicos o privados, según cifras del Censo de Poblaciones Callejeras 2017.

La política puede ayudar a un mayor impacto

A sus primeras citas del día, Gabriela Goldsmith acude con tacones y un vestido verde turquesa, sin embargo, es probable que durante el día cambié de atuendo por tenis, chaleco y jeans para visitar algunas zonas del distrito Naucalpan, donde compite como candidata una diputación.

Fue invitada por el Partido Nueva Alianza para participar como ‘Candidata Ciudadana’ (No Política) para la Diputación Federal al Congreso de la Unión, por el Distrito 24 de Naucalpan de Juárez, de la cual es residente desde hace 24 años.

“Tuve oportunidad de estudiar un doctorado en responsabilidad social y una de las cosas que se repiten constantemente es que debes buscar todos los medios para generar un mayor impacto”.

Ante la pregunta de cómo hacer que el tiempo rinda para combinar una labor social con una candidatura, Ruth Gabriela Goldschmied Guasch (su nombre real), responde tajante : “La clave de las mujeres exitosas es trabajar en equipo”.

Ella explica que es la única voluntaria en la fundación en la que invierte su tiempo.

“Es importante que te hagas de un equipo que pueda ganar dinero por lo que hace y que lo haga muy bien. Ahora que participo en la campaña he tenido que hacer una reingeniería del equipo para delegar labores, lo hago muy satisfecha porque tengo personas muy capaces trabajando hombro a hombro conmigo, esa es la clave, no hay éxito que se pueda conseguir en solitario”.

En un país donde 49% de los mexicanos considera que no estamos listos para tener una mujer presidenta, Goldsmith afirma que los retos para lograr la igualdad es poner en práctica todos los días los principios de igualdad.

“Hablamos de tenacidad, por principio, hay que liderar dando un mensaje de congruencia. Cuando formo a mis equipos sólo considero capacidades y competencias, tenemos que aprender a dejar de lado cuestiones como la brecha de edad para dar más peso a los conocimientos, de igual forma, el género no puede ser un requisito o un impedimento para nadie”.

Gabriela Goldsmith (Foto: Código Ayuda)

 

Siguientes artículos

Alexia Ulibarri: diseño que ayuda y empodera
Por

“Ya no quiero pensar que soy mujer y que por eso tengo que hacer un esfuerzo diferente para llegar a ser igual que un ho...