El concepto de “future-ready” está fundamentado en que la tecnología empresarial no sólo permita el cambio, sino que la empresa esté lista para adoptar este cambio, independiente del proveedor de la solución de TI.

 

Por Raymundo Peixoto

Los líderes de las empresas, sean grandes corporativos o una pyme, toman decisiones para dirigirlas hacia ciertos objetivos, ya sea crecer en el mercado, reducir costos o mejorar la lealtad de sus clientes. El éxito de la empresa va en la medida del progreso para lograr dichos objetivos.

Las tecnologías de la información son críticas en cualquier empresa para llevar a cabo estos objetivos, pero si la tecnología se vuelve compleja, inhibe la capacidad de hacer cambios, introducir nuevas capacidades o perseguir nuevas oportunidades de negocio. De hecho, reduce la productividad, la velocidad, hasta detener el progreso en su conjunto. Por consiguiente, no pueden adoptar las nuevas tecnologías como cloud computing, movilidad o big data.

A decir verdad, el propósito de las TI es habilitar a las empresas para alcanzar sus objetivos de negocio a través de la productividad y abriendo paso a la innovación. Sin embargo, han pasado los años y las empresas de cualquier tamaño están forzadas a adoptar soluciones de tecnología que limitan su flexibilidad y las encierran en tecnología propietaria, llenándose de costos en mantenimiento. Estas empresas alcanzan tal grado de complejidad que las compañías contratan todo un ejército de consultores e integradores sólo para mantener sus sistemas corriendo.

Este enfoque debe enterrarse en el pasado y que las empresas adopten la visión de estar listas para el futuro. Este concepto de “future-ready” está fundamentado en que la tecnología empresarial no sólo permita el cambio, sino que las empresas estén listas para adoptar este cambio, independiente del proveedor de la solución de TI.

En concreto, cada hardware, software y servicios en los que la empresa haya invertido deberían estar encaminados a alcanzar los objetivos de la compañía. No se necesita esperar a que los proveedores de TI saquen la próxima innovación que aliviará sus puntos de dolor o necesidades. Lo que es cierto es que las soluciones para estar listos en el futuro existen actualmente.

Es verdad que no tenemos una bola de cristal para predecir el futuro, pero lo que sí sabemos en la industria es que los ambientes de TI pueden ser simplificados, estandarizados y hacerlos listos para el futuro. Este enfoque no sólo involucra a los líderes de TI, sino a todos los líderes de la organización, quienes son responsables de entregar y comprobar resultados.

Si eres uno de estos líderes, a continuación recomiendo seguir estas cinco acciones fundamentales a las que toda organización aspira para estar lista para el futuro.

  1. Invierte en simplicidad
    Esto no significa invertir en un ambiente de TI simple; por el contrario, simplificar significa entender el valor de los sistemas existentes de la empresa, significa la realización de una auditoría integral aplicando el rigor analítico para determinar la rentabilidad de los activos de TI. Por consecuencia, la empresa detecta y cambia los equipos rígidos, viejos, propietarios, que son costosos de administrar y mantener.
  2. Adopta los estándares abiertos
    Sin duda, la industria de TI es una comunidad de innovadores trabajando juntos para dar las mejores soluciones. Y es por eso que muchas de las tecnologías que son innovadoras, pero sobre todo poderosas, están basadas en estándares abiertos. Con estos avances, los clientes aseguran tener la compatibilidad entre las soluciones existentes y las del mañana.
  3. Primero piensa en el software
    El software ha revolucionado nuestra forma de vivir y trabajar, nos ha introducido nuevos conceptos, como la mejora continua y la actualización constante. Precisamente el software –más que cualquier otro aspecto de la tecnología de la información– permite la flexibilidad y agilidad en los sistemas de TI. El pensamiento fundamental detrás de la TI, como un servicio, viene desde las aplicaciones a través de la nube hasta el centro de datos basado en software.
  4. Construye seguridad ‘end-to-end’
    La realidad es que el mercado de seguridad está fragmentado. Hay docenas de soluciones “mejor en su clase” que abordan aspectos muy específicos de seguridad, desde aplicaciones de administración de identidad y acceso hasta detectores de intrusos en aplicaciones. Las empresas que están listas para el futuro necesitan seguridad de punto a punto que sea simple, eficiente y conectada. La seguridad de TI puede convertirse en un facilitador de la innovación, más que un obstáculo para ello.
  5. Modernizar y automatizar
    Los lenguajes de programación viejos y plataformas obsoletas son restrictivos. Limitan su capacidad de añadir nuevas capacidades a la empresa y requieren una cantidad desproporcionada de recursos para mantenerlos. La migración hacia sistemas más modernos reduce costos, mejora la agilidad y sienta las bases para el futuro. También permite procesos de trabajo intensivos para ser automatizados, lo que ahorra dinero y reduce el potencial de error humano.

A esto nos referimos cuando las empresas deben estar listas para el futuro y creemos que es el único enfoque para el desarrollo de las tecnologías de la información en el mundo empresarial.

 

Raymundo Peixoto es vicepresidente de Enterprise Solutions Group de Dell Latinoamérica.

 

Contacto:

Twitter: @DellLatAm

Facebook: DellLatinoamerica

Blog: Dell

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Cómo estás manejando tus listas de correo?
Por

Aunque se recurre mucho al marketing por correo electrónico en B2B, hay 4 malas prácticas que pueden amortiguar los resu...