Para tener finanzas sanas requieres una estrategia. Aplica estos consejos para mejorar tu realidad financiera y sácale el mayor provecho posible a tus cuentas bancarias.

 

Seguramente tienes una cuenta de ahorro en el banco, pero ¿sabes cómo sacarle el mayor provecho posible? ¿Qué información sobre el manejo de tu dinero conoces? ¿Entiendes el impacto de las tasas de interés en tus finanzas? ¿Has analizado tus patrones de consumo? Porque tu banco seguramente sí.

A continuación te presentamos 5 consejos básicos para conseguir los mayores beneficios de tu institución bancaria:

PUBLICIDAD
  1. Las mejores ofertas son para los nuevos clientes
    La banca vive una batalla constante por nuevos clientes. Para ganar son ofrecidos grandes bonos por apertura, como boletos de avión gratis, millas o el doble de puntos por compra durante el primer mes. Si estás buscando las mejores ofertas, una buena estrategia sería cambiarte a un nuevo producto. El tipo de promociones hechas a los nuevos clientes son rara vez hechas a aquellos con mayor antigüedad, y existe una razón muy simple: la mayoría de los equipos de adquisición de los bancos son recompensados con base en el número de cuentas abiertas, que, por supuesto, están listas para gastar.
  2. Sé honesto contigo mismo y enfócate en el valor a largo plazo
    Estadísticamente, la mayoría de las personas se quedarán con su nuevo producto por un largo tiempo porque, seamos honestos, no es divertido cambiar de servicio financiero cada año. Algunas personas logran viajar por todo el mundo gracias a las millas promocionales que las tarjetas ofrecen, yendo de plástico en plástico; sin embargo, la mayoría de nosotros no lo hace. Ahora, no te estamos recomendando que lo hagas; los proveedores de tarjetas de crédito están siendo cada vez mejores en identificar y rechazar a estos expertos del manejo de las millas.
    Cada que elijas un producto financiero, enfócate en el valor a largo plazo en lugar de en las ofertas de inscripción. Sí, son buenas, pero no deben ser la única razón por la que adquieras un producto.
  3. Evita los productos que añadan algún tipo de seguro
    Las compañías de productos financieros hacen mucho dinero vendiendo seguros junto con sus préstamos o tarjetas de crédito. ¿Qué tipo de seguros? De pago o de solvencia de deuda en caso de muerte, desempleo o accidentes que produzcan algún tipo de discapacidad. Los discursos de venta suenan algo así como “Protege a tu familia día a día con menos de lo que pagas por tu café cada mañana”, y generalmente agregan muy poco valor. En lugar de esto, busca un buen seguro de vida con una buena política de discapacidad que cubra todas tus necesidades. ¿Desempleo? Mejor autoasegúrate creando un fondo de emergencia.
  4. Todo el mundo gasta más con plástico, incluido tú
    La gente gasta más cuando utiliza un plástico, así sea tarjeta de débito o de crédito. Cuando llevas contigo una cantidad de efectivo limitada, tiendes a gastar menos. Por supuesto, entre más tarjetas lleves en tu cartera, mucho más gastas.
    Procura llevar sólo una y presta atención a tus impulsos de compra. Crea la costumbre de revisar tu balance a diario; existen varias aplicaciones para tu teléfono celular de los diferentes bancos que hacen esto posible; si no, siempre puedes recurrir al portal web. En general, si te es posible utilizar únicamente efectivo, opta por esta opción.
  5. Sólo porque tu banco te lo ofrezca, no significa que puedes pagarlo
    Cuando los bancos calculan si puedes solventar un gasto o no, se basan en los números de tus cuentas activas. Saben cuánto dinero ingresa a tus cuentas de ahorro o tarjeta de débito, y con base en ello te ofrecen diversos productos de su portafolio de servicios; sin embargo, lo que los bancos no toman en cuenta son tus gastos exactos, es decir, lo que destinas a despensa, escuela, fondos de inversión, etcétera; en pocas palabras, gastos fluctuantes que no se reflejan bajo alguna etiqueta en tus transacciones y que, para ellos, puedes recortar.
    Puede que te ofrezcan una hipoteca increíble o una línea de crédito amplísima, pero no porque esté disponible significa que debas tomarla.

Finalmente, recuerda que para tener finanzas sanas se requiere de estrategia. Aplica estos consejos para mejorar tu condición financiera y sácale el mayor provecho posible a tus cuentas bancarias.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @ComparaGuru

Facebook: ComparaGuru

Página web: ComparaGuru.com

Blog: ComparaGuru.com

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

El espíritu emprendedor de las migrantes
Por

A pesar de la alta concentración en trabajos mal pagados, es notable la capacidad de emprender de las migrantes. Datos d...