Antes de triunfar, muchos muerden el polvo, pero “el fracaso es, a veces, más fructífero que el éxito, ya que es una gran oportunidad para empezar otra vez con más inteligencia”.

 

Leer las biografías de empresarios exitosos resulta siempre interesante e inspirador, sobre todo para aquellos que se han decidido a emprender en un nuevo negocio. Los casos de éxito que coleccionan estos personajes los hacen parecer genios insuperables marcados en todo momento por la creatividad e innovación; sin embargo, muchos de ellos cuentan con un pasado oscuro de negocios que no funcionaron o, siendo más exactos, tuvieron que pasar por una curva de aprendizaje que los llevó a perfeccionar sus estrategias comerciales.

Un caso típico es el de Henry Ford, quien en su momento con Detroit Automobile Co. sufrió grandes pérdidas económicas, ya que su oferta automotriz le parecía demasiado costosa y de mala calidad a sus clientes potenciales. De todo esto el obtendría una gran enseñanza, que en sus propias palabras describe de la siguiente manera:

PUBLICIDAD

“Los que renuncian son más numerosos que los que fracasan. El fracaso es, a veces, más fructífero que el éxito, ya que es una gran oportunidad para empezar otra vez con más inteligencia.”

A continuación te presento algunos consejos prácticos que te ayudarán a enfrentar mejor las adversidades e incluso a manejar adecuadamente los fracasos que puedan surgir al iniciar tu propia empresa:

  1. Conoce tu mercado. Es indispensable saber en dónde estás para poder definir la mejor forma de actuar. Con esto me refiero a profundizar en las necesidades, deseos, demandas, usos y hábitos de tus clientes potenciales, para que a partir de esta información puedas atacar con estrategias de mercadeo planificadas a cada uno de los nichos existentes.
  2. No te dejes contaminar por la gente a tu alrededor. Bien intencionadas o no, muchas personas te dirán que ni lo intentes, ya que el riesgo es alto y hay inversiones más seguras. Si logran compartirte este miedo estás perdido, porque tu proceso creativo se verá limitado. Son incontables los productos exitosos en todos los mercados que fueron resultado de accidentes y errores.
  3. Planifica la crisis. Posicionar un nuevo producto o empresa no es una tarea fácil y no esperes que la aceptación llegué de inmediato. Efectivamente, hay casos que logran pronto el triunfo, pero la tendencia normal es que sea un proceso arduo. A veces tendrás que dar un paso para atrás si quieres dar dos para adelante. Como empresario debes de saber que vivirás con altibajos económicos y deberás contemplar esto para no quedarte sin liquidez en ciertos momentos.
  4. Déjate envolver por las redes. Haz una lista completa de posibles clientes, proveedores y socios comerciales, y prepárate para hacer muchas relaciones públicas con todos y cada uno de ellos. Tú decide cuál será el medio adecuado para tener una relación empática que te permita ir cerrando cada vez más negociaciones. Es importante que cada uno de tus conocidos sepa lo que haces. Impulsa tu campaña promocional de la mano y, ahora más que nunca, aprovecha el abanico de redes sociales que mejor empujen a tu empresa.
  5. Insiste hasta que hayas sacado lo mejor de ti. El éxito se basa en este principio. Tú eres capaz de lograr todo lo que deseaste crear. Te tengo buenas noticias, porque ya diste el primer paso. Este punto es de los más importantes y es el factor común que tienen los hombres de negocios destacados. A menudo cometerás muchos errores cuando inicies nuevas tareas, pero a pesar de ello, no debes rendirte hasta que diseñes la fórmula secreta personal que te llevé a ganar.

Según datos de Innovative Marketing & Consultants, son pocas las empresas que superan la prueba del añejamiento. Tan sólo 2 de cada 10 compañías mexicanas sobreviven al tercer año de operaciones, siendo las principales causas: impuestos excesivos, problemas de financiamiento, falta de apoyo gubernamental, falta de capacitación en ventas, operaciones y gestión, entre otras.

Además de estas causas se pueden considerar la falta de compromiso y persistencia del emprendedor. En palabras de Maya Angelou:

“Tal vez te topes con muchas derrotas, pero no serás derrotado. De hecho, tal vez necesites enfrentar esas derrotas para que puedas saber quién eres, cómo te puedes levantar y cómo podrás salir de ahí.”

 

Otros empresarios que mordieron el polvo

Federick W. Smith, de Federal Express, introdujo Zapmail para competir con las máquinas de fax. Zapmail no tuvo aceptación y costó millones a la empresa.

Steve Jobs desarrolló NeXT, una estación de computadora para educadores, la cual era costosa y tenía muchos virus, por lo que jamás logró tener aceptación comercial.

Walt Disney fundó la compañía Iwerks Disney Commercial Artists, que consiguió pocos clientes y tuvo que cerrar.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @FerCoronadoCT

Facebook: Innovative Marketing & Consultants

Página web: Innovative Marketing & Consultants

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Arabia Saudita anuncia aumento en precios de crudo
Por

El país árabe subió los precios de crudo para Estados Unidos en 1 dólar por barril y los precios para el petróleo crudo...