Los altos directivos son responsables de que la cultura de la empresa permee hacia todos sus integrantes.

 

 

Por Ricardo Rodarte*

PUBLICIDAD

 

 

Así como nuestro carácter se desprende de nuestra propia personalidad y permite que seamos descritos por los demás como alegres, inteligentes, tímidos o interesantes, de la misma forma las empresas tienen sus propios elementos de personalidad que marcan sus rasgos y conforman la cultura de la organización.

La cultura corporativa crea, y a su vez es creada por la calidad del medio ambiente interno y por un sistema de creencias y valores compartidos al que se apega el elemento humano que la conforma. Por tanto, entender la cultura corporativa de una organización es una tarea compleja, ya que implica tratar de entender a las personas que la integran, el contexto local, regional, nacional e internacional en que se desenvuelven.

Cabe destacar que muchas de esas manifestaciones y elementos compartidos son, en gran medida, el reflejo de la propia personalidad de sus líderes; por eso, entendiéndolos a ellos podemos acercarnos de una mejor forma a la cultura organizacional de sus empresas.

El liderazgo de una empresa define la cultura de una organización. Los altos directivos tienen el mayor alcance y poder dentro de una organización, y sus ideales viajan hacia abajo y a lo largo de ésta y, por lo tanto, son responsables de que la cultura de la empresa permee hacia todos los individuos que forman parte de la misma.

La cultura y el liderazgo son los dos lados de la misma moneda, y no podemos entender la una sin el otro. La forma en que se administra el capital humano dentro de una organización va de acuerdo con su estilo de liderazgo, que buscará maximizar el potencial de las personas y al mismo tiempo beneficiar al negocio.

Cada estilo de liderazgo es efectivo en distintas circunstancias; hay que saber cuál aplicar, dependiendo de la situación y del equipo de trabajo. Aquí te describimos cinco que pueden funcionar en tu empresa:

  • El estilo directivo. Proporciona proyección y se caracteriza por establecer metas generales. Los líderes informan a todo el personal cuáles son las actividades que necesita desarrollar para el cumplimiento de las metas y el funcionamiento del negocio, y brindan retroalimentación tanto en aspectos positivos como negativos del día a día.
  • El estilo democrático. Tiene como meta lograr el compromiso entre colaboradores y generar nuevas ideas. Brinda confianza a los trabajadores y se les permite que tomen decisiones y asuman riesgos.
  • El estilo tutorial. Tiene como propósito desarrollar al personal que se tiene a cargo. Se caracteriza por identificar las fortalezas y debilidades de los trabajadores y los anima a desenvolverse y capacitarse en los requerimientos de trabajo.
  •  El estilo coercitivo. Su objetivo es el cumplimiento inmediato de las actividades. Se caracteriza por dictar muchas órdenes y establecer una rigurosa supervisión. Funciona cuando el personal comete errores delicados para la operación de la empresa, que tienen que ser corregidos rápidamente.
  • El estilo de marcapasos. Establece como meta realizar un trabajo con altos estándares de rendimiento. Este estilo es poco tolerante al error; espera que los colaboradores conozcan los principios y la lógica del trabajo, y delega actividades cuando se cuenta con una persona sumamente preparada.

En un contexto global y de internacionalización de los negocios es aún más relevante estudiar el estilo de liderazgo de los dueños y gerentes de las empresas y su impacto en la cultura organizacional. Si comprendemos esta relación, tendremos mejores posibilidades de elegir a mejores líderes, no sólo basándonos en sus competencias técnicas, sino también en su adaptabilidad a la cultura de la organización.

 

*Ricardo Rodarte es director de Operaciones de OCCMundial, bolsa de trabajo en línea en México. Bajo su liderazgo en todos los departamentos de la empresa ha logrado un importante incremento tanto en ventas como en el posicionamiento de la misma. Es egresado de Texas A&M University (TAMU), de la carrera de administración de empresas con especialidad en finanzas, tiene una certificación en contabilidad administrativa y es miembro activo del Institute of Management Accountants (IMA) USA desde el 2001.

 

 

Contacto:

Redes sociales para candidatos:

Facebook
Twitter
Google
Blog
YouTube

Redes sociales para reclutadores:

Facebook
Twitter
Blog

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

 

Siguientes artículos

Productividad de EU en primer trimestre, la más débil desde 2008
Por

El dato de productividad se desplomó a una tasa anual de un 3.2%. Se trató de la mayor caída desde el primer trimestre d...