Aunque la gente se ríe, es una realidad: no hay mayores esclavos de los celulares que los ejecutivos y los emprendedores. Sí, la tecnología resuelve muchas cosas, pero también puede hacerte un esclavo, sin vida real e improductivo.

 

Hay científicos que aseguran que para lograr concentrarse de lleno en una actividad se requieren de 7 a 8 minutos, y personas dispersas o con trastorno de déficit de atención, de 11 a 14.

La realidad es que ninguna escuela nos enseña a ejecutar nuestras labores diarias. Hasta hace poco menos de 10 años comenzaron a existir cursos de habilidades gerenciales y materias que apoyan al desarrollo ejecutivo desde una perspectiva profesional, pero la realidad es que nadie nos enseña a trabajar y a ser eficaces y productivos, y menos en los países menos desarrollados.

PUBLICIDAD

Los cambios tecnológicos en materia de innovación parecieran empeorar las cosas, pues si algo está impactando la improductividad para las empresas son los mínimos detalles que hacen grandes diferencias.

Aquí te comparto 5 puntos a tomar en cuenta para ser más productivo.

  1. Los sonidos de tu celular
    La gente se ríe, pero es una realidad: no hay mayores esclavos de los celulares que los ejecutivos y los emprendedores. La problemática se presenta cuando tu celular suena de la misma manera para todo, y cualquier detalle pareciera pretexto perfecto para interrumpir las actividades, sobre todo cuando éstas se tornan difíciles o implican nuestra mayor concentración, pero hay un bip que nos dice que algo está pasando en el exterior; ahora imagínate 300 a lo largo del día.
  2. Las llamadas mal gestionadas
    Pretexto mayor es que suene el teléfono celular, cosa que le hace sentir importantes a muchos, pues crecieron con la falsa idea de que las personas que contestan muchas llamadas son personas ocupadas o importantes, pero también en muchos muchísimos casos las más im-pro-duc-ti-vas, pues además de ser una falta de educación hacerlo mientras estás en una reunión, resulta incluso improductivo por el tiempo a terceros. Recuerda gestionar qué llamadas debes contestar y cuáles no. Y no pasa nada. Si hay una actividad verdaderamente urgente, todo lo demás puede esperar; procura terminarla.
  3. El mail mal gestionado
    Cientos de mails llegan a la bandeja de entrada, y si tú empiezas por el último que entró a contestar, quizás estas cometiendo un grave error, pues no sabes cuáles entrarán en la categoría de importantes, cuáles de urgentes y cuáles en irrelevantes o correos basura. De verdad cuida tu tiempo.
  4. Las interrupciones de jefes, alternos y subalternos
    Invasión de espacio, oficinas de puertas abiertas y otros formatos pueden ser improductivos, como en el caso de los emprendedores que trabajan en su espacio familiar, pues en cualquier momento puede entrar una tercera persona para generar esta interrupción tóxica a tu labor.
  5. Juntitis
    La clásica juntitis en espacios de trabajo para decir lo que muchos ya saben o transmitir la neurosis del jefe o del ejecutivo encargado, esa juntitis que dura dos horas y a veces hasta tres, y que se podría resumir en media cuartilla, es una de las actividades más improductivas. Si quieres volver mucho más productivo tu espacio de trabajo, y las juntas, existen profesionales que pueden ayudarte a ser concreto, preciso, y productivo en tu comunicación laboral con terceros y en la ejecución de tus actividades en tu día a día.

Si Cortázar viviera diría que “cuando te regalan un celular, la realidad es que tú eres el regalo del celular, pues te tendrá cómo su esclavo, limpiando su pantallita, comprándole aditamentos y protectores, y temiendo constantemente el miedo a perderlo por sentirte incomunicado del mundo que día a día interrumpe tus actividades llevándote, quizás, a ser más improductivo”.

Si bien es cierto que también resuelve muchas cosas y hasta tus clientes pueden hablarte a él, puede también hacerte un esclavo, sin vida real (vean las sobremesas en los restaurantes, ejemplo al margen) e improductivo.

El mundo no se va a acabar si no das like entre tus cientos de amigos de Facebook, a alguien que publique una imagen chistosa o cursi. Por eso, si quieres que tu día rinda, enfócate y aprende a decir: “Ahorita no, joven”.

 

Contacto:

Correo: [email protected] / [email protected]

Twitter: @coachalexmeza

Facebook: ImpulsoHumanoMexico

Página web: Impulso Humano México

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.