El narcisismo es, con frecuencia, parte de la filantropía, especialmente cuando se grita a los cuatro vientos (o en redes sociales) que se ha donado por una causa, pero si quieres subirte a esa ola y hacerlo con estilo, aquí te dejamos algunas alternativas.

 

Por Kashmir Hill

 

PUBLICIDAD

La extrañeza del ‘Desafío del Cubo de Hielo’ se resume perfectamente por el niño que, escéptico, pregunta en este meme por qué las personas están desperdiciando agua limpia para evitar dar dinero a la caridad, y también por Arielle Pardes en Vice:

“Es como un juego en Internet donde, asombrosamente, la mayoría de los estadounidenses preferiría vaciarse agua helada en la cabeza en vez de donar a la caridad. Hay un montón de cosas mal con el desafío, pero la más molesta es que básicamente se trata de narcisismo enmascarado de altruismo.”

ICE

Todo esto es cierto, pero la cosa es que funcionó. Cuando empezó el meme, la persona que vertía sobre sí misma una cubeta de hielo —y subía el video del acto a Facebook— podía desafiar a otras a hacer lo mismo o donar a una organización benéfica elegida por quien las retaba. Pero entonces un atleta de Boston hizo el desafío en beneficio de la enfermedad de Lou Gehrig (esclerosis lateral amiotrófica o ALS, por sus siglas en inglés), y nombró a la Asociación ALS como caridad asociada al reto. Según el New York Times, la Asociación ALS ha recaudado este año ocho veces más de lo habitual, 11 millones de dólares más de lo que obtuvo a estas alturas del año pasado. Así que puede ser completamente estúpido, pero es una técnica eficaz de recaudación de fondos.

El narcisismo es con frecuencia parte de la filantropía; damos porque queremos que el mundo sea un lugar mejor y para ser conocidos como una persona que ayuda a que el mundo sea un lugar mejor. El ‘Desafío del cubo de hielo’ sube la apuesta del narcisismo, porque además de sugerir que te preocupas por la filantropía, también publica evidencia en una red social de que eres un excéntrico que aprecia los memes.

El nuevo reto es superar a tu rival. Después de que el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, fuera a su patio trasero y se bañara en agua helada, dos de las personas que desafió mostraron cuán aburrido es. Su COO, Sheryl Sandberg, contrató a un invitado famoso y a un grupo de empleados de Facebook para vencer el reto en masa, mientras que Bill Gates mostró sus habilidades cinematográficas y construyó una máquina para volcar un cubo de agua helada sobre sí mismo (a la vez que aclaró que no tenía intención de abstenerse de donar a la caridad sólo por someterse al baño con hielo). Es apropiado que los ejecutivos de Facebook se subieran al desafío; las nuevas funciones de autorreproducción de video en la red social ha jugado un papel fundamental en la viralización del desafío.

Así que, a estas alturas, muchas causas benéficas seguro desean contar con su propia forma viral de recaudar millones, de tal forma que aquí les ofrecemos algunas ideas para su campaña “Haz esto y/o dónanos dinero” que sólo podrían volverse virales aprovechando el narcisismo de redes sociales de la gente:

1. El desafío del planking: ¿Recuerdan el planking? La gente amaba tomarse fotos imitando el rigor mortis en un objeto al azar. Ese meme se extendió como la pólvora y ni siquiera tenía una causa asociada. Algunos miembros de la caridad deberían traer el planking de vuelta por una buena causa.

2. El desafío cubre cámaras: El ‘Ice Bucket Challenge’ tiene poco que ver con la causa para la cual está recaudando dinero. Pero la ACLU (Unión de Libertades Civiles de América) podría recaudar fondos con un reto que esté en línea con su causa. El reto ‘Cubre una cámara’ pediría a sus participantes grabarse a sí mismos cubriendo una cámara de vigilancia con algo divertido, como un calcetín a rayas o la portada de una novela 1984. Al igual que el ‘Desafío del Cubo de Hielo’ se ganarían puntos de estilo por la creatividad empleada. Los activistas antivigilancia ya jugaron hace tiempo un juego llamado Camover, que implicaba destruir de verdad cámaras de vigilancia públicas, pero éste sería un juego menos destructivo y más alegre.

3. El Desafío del Cabello de película romántica: Pon todo tu empeño para realizar un video protagonizado por tu cabello volando por el viento. Súbelo a todas las redes sociales para demostrar que te preocupas por el Fondo Mundial para la Naturaleza, y desafía a cinco amigos a unirse a ti para recaudar fondos y realizar videos musicales de los ochenta.

4. El desafío Frozen: Disney no debería ser la única que lucre con la obsesión infantil colectiva con esta película animada. Las ONG que trabajen con temas infantiles deberían desafiar a los padres a hacer videos de sus niños cantando su canción favorita de Frozen, retando a familia y amigos a hacer lo mismo. Boom. Millones recaudados y ni un cubo de hielo desperdiciado.

5. El Desafío no-selfie: Una ONG debe desafiar a todos los usuarios de Instagram a no tomarse selfies durante un mes completo. Si se toman una, tienen que donar 10 dólares a la caridad y hacer una superposición de texto en la selfie; por ejemplo: “Ésta es una selfie en favor de X-Organización-benéfica.”

 

Siguientes artículos

3 claves para evaluar un crédito
Por

El interés es uno de los primeros puntos en los que debemos fijarnos al revisar un crédito, pues muestra la cantidad adi...