No hay duda: la escasez del agua es uno de los mayores retos para el corto, mediano y largo plazo, por su impacto en todo el hacer humano. El problema se exacerba si consideramos factores como: el crecimiento de la población; un mayor estándar de vida en casi todos los países; los cambios en los hábitos alimenticios… Todo ello implica una creciente demanda de agua, tanto para consumo humano como para el uso industrial.

De acuerdo con Naciones Unidas, hacia 2030, la necesidad global del agua excederá las actuales fuentes de acceso confiable y sustentable en 40%.

En este Día Mundial del Agua, exploramos 5 puntos que nos harán cuidar más este valioso e irrecuperable recurso.

1. El acceso al agua está creando una brecha cada vez más amplia entre los que menos tienen y los más ricos. A nivel país, dice Peter Debare, de la Universidad de Virginia. Debare, un experto en agua a nivel global, dice que el agua debe considerarse como una fuente de ventaja competitiva. En este sentido, afirma que las naciones rurales con mayor población, como China o la India, sufrirán en mayor medida los problemas del cambio climático y, por consiguiente, las futuras crisis hídricas. Sin embargo, el problema, dice, no es el acceso al agua en sí, sino la eficiencia en las cadenas de producción. Por ello, los países emergentes y los más pobres tendrán mayores presiones para dar agua suficiente a sus ciudadanos.

PUBLICIDAD

Lee también: 40% de la población enfrenta ya la escasez del agua

2. La falta de agua representa una amenaza para la viabilidad y la supervivencia de muchos negocios. Un sondeo de CDP, una firma de estudios ambientales para empresas y gobiernos, refiere que dos tercios de las empresas globales enfrentan riesgos severos para sus operaciones por la falta de agua. Entre los riesgos por este factor están: pérdida de ingresos, decremento en su valor de mercado, y cambios obligados en sus procesos de producción. Y lo que es peor: 22% de las empresas del sondeo ficen que la insuficiencia de recursos hídricos podría limitar el crecimiento de sus negocios en el corto plazo. El tema de la “seguridad del agua”, dice CDP, se debate formalmente dentro de los consejos de administración de 70% de las empresas. A nivel global, dice CDP, las empresas invierten unos 23.4 mil millones de dólares en más de mil proyectos para cuidar sus recursos de agua.

Pixabay/Pexels.com

3. El agua tiene un costo para la producción y, en muchos países, se incrementa a medida que aumenta la industrialización y crece la escasez. En un caso que CDP documenta en México, The Kellog Company refiere que de 2012 a 2016 los costos del agua provocaron que el costo de producción en algunas de sus plantas en el país aumentaran en 300%. Por ello, la empresa delineó un programa de inversiones para reducir el consumo de agua e innovar en sus procesos de producción.

4. La escasez de agua le pegará al producto interno bruto global. De acuerdo con el Banco Mundial, la tasa del crecimiento de las economías del mundo caerá hasta 6% hacia la mitad de este siglo debido a la creciente competencia por los recursos hídricos.

5. No hay empresas muy activas en adoptar mejores prácticas en sus procesos de producción. A pesar de que el tema de la escasez del agua se debate al interior de muchos grandes corporativos, en las pequeñas y medianas empresas, que conforman más del 90% de la producción y empleo a nivel global, el tema no es obligado. Inclusive dentro de las grandes empresas, no se ha adoptado, de manera generalizada, una estrategia para enfrentar este reto. De acuerdo con Ceres, una organización que promueve prácticas de sustentabilidad, 6 de cada 10 empresas en la industria alimentaria no tocan el tema del agua en sus cadenas de producción agrícola, que es donde se ocupa, a nivel industrial, 90% del agua.

 

Siguientes artículos

LG OLED TV, el favorito del consumidor femenino
Por

Elegancia, pulcritud, diseño y practicidad, son algunas de las fortalezas que hacen de los televisores LG OLED, los pref...