La construcción de relaciones y una exitosa carrera empresarial pueden ir muy de la mano, pero ¿cómo identificar, nutrir y cuidar las relaciones clave a largo plazo?

 

Si algo hace de los negocios un éxito es poder hacer efectivas y productivas –sobre todo esto– las relaciones interpersonales.

Constantemente veo a emprendedores que consiguen un éxito inusitado porque supieron hacer equipo, no sólo con los propios miembros de la organización, sus socios o empleados, sino con proveedores, inversionistas potenciales, personas en medios de comunicación e inclusive sus propios clientes.

PUBLICIDAD

Saber relacionarse y generar productividad de las relaciones propias y de terceros es un asunto clave para las nuevas empresas, sobre todo aquellas que buscan crecimiento exponencial para sus productos y servicios.

El principal problema se presenta cuando el miedo a querer hacer efectivas las relaciones se suscita porque terceros “pueden pensar mal” al respecto.

Debo decirte 2 cosas:

  • Para empezar, cualquiera siempre podrá pensar mal de las situaciones. No eres dueño de la cabeza de nadie.
    Seguramente quienes te tachen serán personas que sin duda no saben abrir las puertas en este terreno y prefieren decir que “no al éxito” bajo el pretexto de ser “bien vistos” –la verdad, me dan flojera–. Además, seguramente lo hacen por una cuestión de forma –no saben cómo hacerlo–, pues en el fondo de su ser seguramente lo envidian de personas de negocios astutas.
  • Tu labor sencillamente es intentar abrir una puerta que puede generarte dividendos interesantes para ti y los demás. Cuida la forma (pero no te desgastes demasiado en la apariencia; lo mejor es ser honestos y francos, haciendo notar lo que se podría ganar con ello).

 

Relaciones clave

Comprendamos como relaciones clave aquellas que son imprescindibles para que el negocio se desarrolle de forma óptima.

Las relaciones clave del negocio siempre tienen que ser ejecutadas por el empresario, dado que las mismas se deben proteger, cultivar y cuidar.

Una vez que las empresas crecen, las relaciones clave también lo hacen, y en esos casos se deben proteger las mismas con personas de absoluta confianza.

Nutrir relaciones clave mediante la conexión personal es algo básico en el “loving” de cualquier organización.

¿Cómo nutrir las relaciones clave con terceros?

Una cosa es generar una relación de negocios común, y otra es generar un vínculo personal con una relación clave. Estas últimas, por lo general, consiguen solidificar oportunidades a largo plazo.

Por ello te recomiendo:

  1. En vez de programar una junta con un cliente por la mañana, programa una comida juntos.
  2. Sugiere reunirse fuera de horarios de oficina para un café.
  3. Averigua las actividades e intereses de su relación clave.
  4. Extiende la invitación a su esposa o hijos.
  5. Haz que la relación crezca.

La construcción de relaciones y una exitosa carrera empresarial pueden ir muy de la mano, por lo que debes recordar: identificar relaciones clave, protegerlas, cuidarlas y nutrirlas a largo plazo.

Esto te podrá garantizar tenerlas siempre a tu lado. Por ello es importante nutrir las relaciones clave de forma personal. Recuerda que Entre más te conozca la gente, mayor confianza tendrá en ti.

 

Contacto:

Correo: [email protected] / [email protected]

Twitter: @coachalexmeza

Facebook: ImpulsoHumanoMexico

Página web: Impulso Humano México

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Ventajas de la certificación antilavado por la CNBV
Por

La certificación del nivel de conocimientos de quienes trabajan para el sector financiero es fundamental en temas como l...