Ser directivo en cualquier empresa trae consigo responsabilidades y muchos retos. Convertirse en padre mientras se dirige a una empresa, puede traer más ventajas para liderar a un equipo. Conoce las cinco ventajas de ser padre y directivo a la vez.

 

Ejercer como directivo en cualquier empresa u organización es una tarea difícil y que presenta muchos retos. Cada decisión influye directamente en el desempeño de toda la empresa o de los equipos que se tengan a cargo.

PUBLICIDAD

Podría creerse que cuando se es directivo y padre a la vez significaría una carga, pero según Michael Page, marca perteneciente a la firma consultora de reclutamiento especializado PageGroup, esta condición trae consigo muchos beneficios.

PageGroup afirma que existen cinco principales atributos que adquieren los directivos al convertirse en padres y que también pueden aplicar a su entorno laboral agregando valor a las organizaciones en las que se desarrollan.

Estas son las cinco ventajas de convertirse en padre mientras se es directivo:

  1. Liderazgo. Guiar, retroalimentar, capacitar y motivar son actividades cotidianas en la vida de un padre de familia. No obstante, estas mismas acciones también son altamente valoradas en el mundo corporativo, ya que pueden impulsar a equipos de trabajo a cumplir objetivos en un ambiente productivo y armonioso.
  2. Comunicación. Sin lugar a dudas, saber cómo y cuándo transmitir un mensaje de forma clara y concisa es una característica esencial en cualquier directivo de una empresa. Asimismo, es cierto que aquellos que son papás suelen tener este aspecto más desarrollado y logran comunicar efectivamente ideas complejas.
  3. Administración. Una habilidad en la que los padres tienen mayor práctica es en organizar estratégicamente los recursos para sacarles el mayor provecho y satisfacer las necesidades de la familia. En el ámbito laboral, esto es algo con lo que los directores lidian todos los días, ya sea en la definición de presupuestos o en gastos operativos, por lo que la experiencia de los papás es altamente valorada.
  4. Madurez emocional. Algunas de las capacidades más buscadas en los perfiles de candidatos para puestos directivos de grandes compañías son: tomar decisiones difíciles de forma objetiva, aprender de los errores, responder de forma asertiva ante situaciones críticas y saber cuándo ser más exigente con los equipos de trabajo. Dichos atributos reflejan madurez emocional en un ejecutivo, lo cual es normal encontrarlo en padres debido a las diferentes experiencias de vida por las cuales atraviesan.
  5. Valoración del tiempo. Si hay personas que cuentan las horas fuera de casa y aprovechan al máximo el tiempo en la oficina, son los padres. Por esta razón, también suelen apreciar el tiempo de sus equipos, por lo que buscan ser claros al momento de delegar tareas y realizar reuniones eficientes, elementos altamente valorados por los colaboradores.

 

Siguientes artículos

Viene el Día del Padre, pero los mexicanos gastan más en sus mamás
Por

Las ventas de este año representarían un incremento de 3.3% en comparación con las reportadas en 2015, según datos de la...