La encuesta de Deloitte 2023 sobre la Generación Z (nacidos entre 1995 y 2015) y Millennial (nacidos entre 1980-1994) arroja las opiniones de 14,483 miembros del primer grupo y 8,373 del segundo que habitan en 44 países.

Sin duda, los últimos tres años han traído consigo grandes desafíos, un aumento en el costo de vida por el mayor aumento de la inflación en décadas, la guerra terrestre en Europa más grande desde la década de 1940, el aumento de los problemas de salud mental y el agotamiento, entre otros. 

La encuesta explora cómo la Generación Z y los Millennials están afrontando estos retos y examina cómo la preocupación por la economía puede estar afectando a su capacidad para planificar su futuro.

El alto costo de la vida

La encuesta de Deloitte revela que el costo de la vida es, una vez más, la principal preocupación de la Generación Z y de los Millennial este año, con un aumento de seis puntos desde el año pasado, hasta el 35% para la Generación Z y el 42% para los Millennial. 

La preocupación por el desempleo aumentó en dos puntos para la Generación Z en comparación con el año pasado y ahora ocupa el segundo lugar (22%).

El cambio climático sigue siendo una de las tres principales preocupaciones para ambas generaciones, aunque los niveles de preocupación han disminuido ligeramente con respecto a 2022 a la luz de las preocupaciones por el costo de la vida (21% frente a 24% para la Generación Z y 23% frente a 25% para los Millennial).

La mitad de los jóvenes de la Generación Z y de la generación del milenio dicen que viven al día. Les preocupa que una posible recesión económica haya llevado a los empresarios a dar marcha atrás en la lucha contra el cambio climático. También les preocupa que esto dificulte su capacidad para pedir los tan necesarios aumentos salariales, seguir luchando por la flexibilidad o encontrar nuevos empleos.

Te puede interesar: 10 consejos para conseguir lo que parece imposible: ahorrar

Aunque las preocupaciones económicas son prioritarias para ambas generaciones, los jóvenes de la Generación Z son más propensos a esperar que su situación económica personal mejore en el próximo año (44% de los jóvenes de la Generación Z frente al 35% de los Millennial).

Ambas generaciones están respondiendo a las presiones financieras con trabajos paralelos (ha aumentado en comparación con 2022), posponiendo grandes decisiones en la vida como comprar una casa o formar una familia y adoptando comportamientos que ahorran dinero (y ayudan al medio ambiente) como comprar ropa de segunda mano o no conducir un coche.

Sin embargo, mientras que la Generación Z y los Millennial se adaptan a un entorno incierto, la precariedad financiera dificulta la planificación y la inversión en el futuro. 

¡Ojo con esto!: Para invertir necesitas mucho dinero: la verdad detrás del mito

El 56% de los Generación Z y el 55% de los Millennial piensan que será más difícil o imposible pedir un aumento de sueldo. Este es especialmente el caso de las mujeres (59% frente al 52% de los hombres de ambas generaciones).

El 52% de la Generación Z y el 51% de la generación del milenio creen que será más difícil o imposible conseguir un nuevo trabajo.

El 50% de la Generación Z y el 49% de la generación Millenial creen que será más difícil o imposible conseguir un ascenso.

El 50% de la primera generación y el 47% de la segunda consideran que formar una familia será más difícil o imposible.

El 61% de la Generación Z y el 62% de la generación del milenio creen que comprar una casa será más difícil o imposible.

El rol de trabajo en sus vidas

Tanto la Generación Z, como los Millennial se replantean el papel del trabajo en sus vidas:

Mientras que el 49% de la Generación Z y el 62% de los Millennial afirman que el trabajo es fundamental para su identidad, la conciliación de la vida laboral y personal es algo por lo que luchan. Tener un buen equilibrio entre la vida laboral y personal es el principal rasgo que admiran en sus compañeros y su principal consideración a la hora de elegir un nuevo empleador.

El interés por los empleos a tiempo parcial va en aumento: mejorar las oportunidades de promoción profesional de los trabajadores a tiempo parcial es la solución mejor valorada por los encuestados para lograr un mayor equilibrio entre trabajo y vida personal. Sin embargo, la mayoría no cree que la reducción de jornada sea una opción realista, ya que no puede permitirse el recorte salarial que supondría. 

También les preocupa que su carga de trabajo no se reduzca en consecuencia y que no se les ofrezcan oportunidades de ascenso o que se les asigne un trabajo menos interesante. 

Ambas generaciones valoran claramente el trabajo a distancia e híbrido y ven sus ventajas. Tres cuartas partes de los encuestados que trabajan actualmente en puestos remotos o híbridos considerarían la posibilidad de buscar un nuevo empleo si su empresa les pidiera que se incorporaran a tiempo completo.

Niveles de estrés y ansiedad y el agotamiento 

Casi la mitad de la Generación Z (46%) y cuatro de cada 10 Millenial (39%) afirman sentirse estresados o ansiosos en el trabajo todo o casi todo el tiempo.

Su futuro financiero a largo plazo, las finanzas cotidianas y la salud/bienestar de sus familias son los principales factores de estrés, mientras que también influyen la preocupación por la salud mental y factores laborales como las grandes cargas de trabajo, la falta de equilibrio entre la vida laboral y personal y las culturas de equipo poco saludables. 

La Generación Z y la generación del milenio informan de niveles cada vez más altos de agotamiento debido a presiones relacionadas con el trabajo.

Más de la mitad de los encuestados reconocen que sus empresas se están tomando más en serio la salud mental y que sus esfuerzos por mejorar la salud mental en el lugar de trabajo están teniendo un impacto positivo. Pero el apoyo y los recursos para la salud mental siguen siendo infrautilizados, probablemente debido al estigma social y laboral que todavía los rodea.

Ambas generaciones tienen sentimientos encontrados sobre el impacto de las redes sociales en su salud mental. Casi la mitad dice que tiene un impacto positivo, pero más de cuatro de cada 10 dicen que les hace sentirse solos o inadecuados y que se sienten presionados para tener presencia en línea.

Cambio climático y su relación con las finanzas 

La preocupación por el cambio climático tiene un gran impacto en su toma de decisiones, desde la planificación familiar y las mejoras en el hogar hasta lo que comen y visten, pasando por las elecciones profesionales y laborales.

La Generación Z y la del milenio están tomando medidas contra el cambio climático: siete de cada 10 encuestados afirman que intentan minimizar su impacto en el medio ambiente. Más de la mitad cree que será más difícil o imposible pagar más por productos y servicios sostenibles si la situación económica se mantiene o empeora.

¿Ya nos tienes en Facebook? Danos like y recibe la mejor información

 

Siguientes artículos

Economia
¿Cuánto contamina un billete mexicano?
Por

Descubre las medidas que ha tomado Banxico respecto al tratamiento de residuos peligrosos en el Día Mundial del Medio Am...