La única experiencia que realmente nutre al futuro emprendedor es escuchar las historias (buenas y malas) de quienes lo han intentado. Claro, sin olvidar que la teoría de poco sirve si no se practica.

 

“El fracaso de un negocio apesta, provoca dolores de cabeza, el corazón y la billetera”, escribe Leticia Gasca en su libro Sobrevivir al fracaso. Y no es para menos.

El libro narra diferentes casos de emprendedores que fracasaron y sus porqué. No por nada, escribe la cofundadora y directora del Instituto del Fracaso y Fuckup Nights, “en casi cualquier país del mundo, 75% de los negocios cierra antes de cumplir dos años”.

La obra alerta sobre las muchas decisiones que deben aprenderse antes de poner un negocio propio. Ofrece una mirada retadora que contraste con las historias alentadoras, sonrientes y de éxito que llenan las páginas de emprendedores en periódicos y revistas. Es un libro que debe leerse.

 

El código de los creadores

Y justo cuando terminaba el libro de Leticia Gasca, me encontré con una visión complementaria: el libro The Creator’s Code o Código del Creador, de Amy Wilkinson, una obra alabada por el Banco Mundial y medios estadounidenses. Se basa en 200 entrevistas con empresarios que tienen negocios que generan más de 100 millones de dólares anuales o empresas sociales que atienden a más de 100,000 personas. En resumen, autoridades en temas de emprendimiento.

Las entrevistas fueron realizadas con creadores de las áreas más diversas, que lograron dar una pluralidad muy atractiva a las conclusiones. La obra incluye las voces de gente de tecnología, retail o distribuidores, energía, salud, medios de comunicación, aplicaciones móviles, biotecnología, bienes raíces, viajes, hospitalidad, entre otras áreas.

La autora decide llamar a los emprendedores como “creadores”, pues fueron capaces de construir algo nuevo basados en necesidades no existentes. Una de las ideas principales que los creadores manifestaron a Wilkinson fue que, más allá de los logros financieros, ellos lo que anhelan es tener una marca en el mundo. “Esta generación de tecnólogos piensa reunir a la gente para hacer todo tipo de cosas interesantes”, dijo el fundador de eBay, Pierre Omidyar. “Eso es intoxicante e increíblemente motivador, y crea un estado de desarrollo humano que es fundamentalmente nuevo.”

La obra, que llevó a la autora a una investigación de cinco años, es un extraordinario ejercicio periodístico y teórico con exitosos creadores de EU y otras partes del mundo.

Una de las principales enseñanzas es que los “creadores no nacen con una habilidad innata para concebir y construir 100 millones de dólares. Trabajan en ella”, explica la autora.

 

Las seis habilidades

El libro resume, en seis puntos, las habilidades que debe tener un emprendedor exitoso:

  1. Encontrar la brecha
    Ver la oportunidad donde otros no la ven. El emprendedor mantiene sus ojos abiertos ante las oportunidades y busca llenar un vacío que no existe. Llenar una necesidad no satisfecha.
  2. Unidad de la luz del día
    Al igual que los conductores de autos de carreras, los creadores centran su atención en el futuro, sabiendo a dónde van y con sus ojos fijos en el camino. Se mueven mucho más rápido sobre su carril que el resto de sus compañeros. Siempre miran el horizonte.
  3. Ciclo OODA
    Este punto se basa en la estrategia militar OODA (observe, orient, decide, and act, en inglés) “observan, orientan, deciden y actúan”. Los creadores tienen esta característica. Se mueven con agilidad de una decisión a la siguiente, siempre van un paso adelante sobre los competidores menos ágiles.
  4. Falla sabiamente
    Los creadores saben que fallar no siempre es malo, pues una serie de pequeños fracasos suele ser necesario para evitar errores catastróficos en el futuro. Siempre encontrarán obstáculos, pero esto sólo pone a prueba sus ideas y desarrolla su capacidad de recuperación. Suelen perfeccionar la habilidad de convertir los fracasos en éxitos.
  5. Mentes de red
    Para resolver los diversos problemas, los creadores tienden a reunir el capital intelectual de diversos individuos, a través de múltiples foros. Aprovechan la diversidad intelectual para construir y enriquecer su plan con ideas de otros. Para ello, los creadores suelen diseñar espacios compartidos y divertidos con sus equipos. Colaboran con aliados improbables.
  6. Son generosos
    Los creadores son personas generosas, buscan ayudar a los demás y siempre dan rienda suelta a su generosidad, a menudo mediante el intercambio de información, ayudando a completar tareas u ofreciendo oportunidades para sus colegas. Esta bondad parecería que no es una habilidad, pero es una característica esencial de cómo los creadores fortalecen sus relaciones.

 

Teoría y práctica

La teoría de poco sirve si no se practica. Esther Garcilita, dueña y creadora de uno de los negocios más innovadores del momento en la Ciudad de México, La Gatería, respondió sin darle muchas vueltas a la pregunta ¿cuál es la principal característica y diferencia que has tenido como emprendedora?

“Una diferencia importante entre los emprendimientos exitosos y los que fracasan es la pasión por el proyecto que tengan sus creadores. En mi caso, además de eso, la originalidad del concepto ha tenido mucho que ver en el posicionamiento casi inmediato, primero de la boutique y después de Cat Café, impulsado por el gran apoyo de los medios de comunicación. También hay que saber dar marcha atrás y reconocer un fracaso, como para mí lo fue la apertura de una segunda sucursal de la tienda sin una adecuada planeación.”

Escuchar a alguien que jamás ha emprendido y ofrece cátedra es como quien pretende dar clases de natación sin saber hacerlo. La única experiencia que realmente nutre a los futuros emprendedores es escuchar las historias (buenas y malas) de quienes lo han intentado, como Esther Garcilita o Leticia Gasca.


Memoria RAM: Hace unos días, Taylor Swift puso contra las cuerdas a Apple. Le cuestionó por qué no pagaría regalías a los artistas durante su anunciado periodo de pruebas de 3 meses. El gigante tecnológico respondió y prometió que lo haría. Así como Apple quería imponer su ley, ahora Amazon anuncia que ya no pagará a los escritores independientes por libro descargado, sino por página leída. La empresa de Jeff Bezos tiene el poder y control de la industria para hacer esto, y si no aparece pronto la Taylor Swift de la industria del e-book, sentará un peligroso precedente para los jóvenes autores y el consumo de libros electrónicos.


 

Contacto:

Twitter: @paconazifh

Instagram: nazifh

Sitio web: Me viene muy bien

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Las muertas del Estado de México, una epidemia silenciosa
Por

VIDEO: No hay cifras oficiales, pero sí un registro imparable de mujeres desaparecidas o encontradas muertas en el Estad...