Como para todo en esta vida, a la hora de salir de una empresa también hay reglas que se deben seguir. Por eso te comparto 6 códigos útiles al presentar tu renuncia.

 

Es increíble el cuidado que ponemos cuando vamos a una entrevista de trabajo. Vigilamos todo: la forma de vestir, el peinado, el diseño de nuestro curriculum vitae… le dedicamos tiempo y esfuerzo a cada detalle para dar una buena impresión; sin embargo, a la hora de renunciar no somos tan delicados.

Sí, decir adiós en cualquier circunstancia es complicado. Por ello es sumamente importante que, con independencia de los motivos que nos lleven a renunciar, lo hagamos siempre atendiendo los detalles para no salir quemando naves. Sé que hay momentos en los que soñamos con entrar a la oficina del jefe, lanzar el documento sobre el escritorio y gritar: ¡renuncio! Pero, dejando a un lado las fantasías, sabemos que ésa no es la mejor forma de dejar un trabajo.

Como para todo en esta vida, también para salir de una empresa hay reglas que se deben de seguir. Según Len Schlesinger, profesor de Harvard, existen códigos que son de utilidad en el proceso de presentar una renuncia.

1. En términos generales, la etiqueta marca, como un plazo razonable, avisar con dos semanas de anticipación. Sí, pero lo cierto es que hay que hacerlo con la suficiente premura como para dejar todos los pendientes a nuestro cargo resueltos, o en manos de las personas que se van a encargar de ellos. Mientras mayor sea la jerarquía que se ocupa en la organización, mayor atención se debe poner. Irse antes, sienta un mal precedente. De igual forma, anticiparse demasiado no es recomendable. En el momento que uno avisa de su partida ya es visto como una persona ajena a la organización. Ya no serás incluido en las juntas y la cotidianidad va a tomar otro ritmo que puede causar fricciones. Lo mejor es dejar los pendientes resueltos y salir triunfante. Maneja el tiempo como una variable estratégica y propicia una transición suave y positiva.

2. El primero en enterarse debe ser el jefe inmediato superior. Éste es uno de los puntos más delicados. La razón es evidente: es terrible que se entere por terceras personas y no por tu propia voz. Hay que tener en cuenta que una vez que se da este tipo de noticias, se crean expectativas y los rumores que corren por el pasillo ganan velocidad. Es importante que el jefe sea el primero en enterarse para saber cómo va a manejar la información, qué hará con tu vacante, quién se quedará con tu lugar, con tu equipo, con tu espacio en el estacionamiento y que sea él quien tome las decisiones con la serenidad de la primera mano, y no cuando el torrente de chismes ya está haciendo ruido en la empresa.

3. Ser transparente es uno de los requisitos indispensables de un buen proceso de renuncia. Es verdad que no existe una obligación laboral para revelar cuál es el siguiente movimiento de tu carrera. No obstante, es importante recordar que vivimos en un mundo hiperconectado, que actualiza nuestros movimientos en forma inmediata y en tiempo real. Basta con que alguien consulte el perfil de tu cuenta de LinkedIn para enterarse. Lo mejor es informar con toda trasparencia cuál va a ser el siguiente peldaño de tu carrera y asegurarte de dejar las puertas abiertas. Este mundo es redondo y nunca sabes si tu anterior jefe podrá ser tu nuevo proveedor, o tu anterior colega podrá ser tu cliente. Evita generar chismes, que tu versión de las cosas sea constante y uniforme para escapar de los malos entendidos.

4. Hay que expresar gratitud. Una de las mejores formas de dejar un trabajo es dando las gracias. Aun en las peores situaciones –y yo haría énfasis: incluso en las peores circunstancias– es indispensable mostrar agradecimiento. Hay que acentuar las cosas que salieron bien, los objetivos que se lograron y las metas que se alcanzaron. Dejar una nota de despedida o dar un sencillo regalo de despedida, siempre deja una buena impresión.

5. Cuida la entrevista de salida. Existe la tentación de aprovechar ese momento para denunciar a detalle cada una de las cosas que están mal en la empresa; sin embargo, no es muy recomendable. Lo principal es dar, de la forma más elegante posible, retroalimentación. Pero cuidado, la secrecía y el anonimato no están garantizados. Es más, lo que seguramente sucederá es que los datos que emerjan de esa entrevista vayan a dar al escritorio de las personas a las que hiciste referencia. En la entrevista de salida hay que tener en cuenta eso: ya no eres parte de la organización, pero esto no significa que no vayas a buscar una oportunidad ahí nuevamente, en algún futuro. Lo principal es dejar las puertas abiertas. Tampoco creas que es el momento propicio para dar recomendaciones y llevar a cabo evaluaciones críticas. Repito: ya no eres parte de la organización.

6. Redacta una carta de renuncia impecable. Cuida la redacción, la sintaxis y la ortografía. Entrega una copia a tu jefe directo y a recursos humanos. Además, tómate el tiempo para despedirte personalmente de las personas que interactuaron contigo. Especialmente toca la puerta de aquellos que fueron apoyo y ayuda durante ese periodo de trabajo. Infórmales personalmente de tu partida, da las gracias y desea suerte.

Así como hacemos grandes esfuerzos por causar una buena impresión en una entrevista de trabajo, de igual forma nos debemos afanar por cuidar los detalles al momento de renunciar. Es tan importante la forma en la que se da inicio a un trabajo como la forma en la que se termina. He visto a personas –que han tenido un estupendo desempeño– hacer añicos su labor por haber tenido una pésima salida de la empresa.

El problema es que la gente tiende a cuidar todos los detalles de las primeras impresiones, da con sigilo los primeros pasos, hace toda una estrategia para obtener el trabajo y se olvida de la sensibilidad que se requiere para despedirse en forma adecuada.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @CecyDuranMena

Blog: Las ventanas de Cecilia Durán Mena

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

christine-lagarde-fmi
Lagarde ve riesgos por políticas monetarias contrapuestas
Por

La directora del Fondo Monetario Internacional dijo que la economía de la zona euro está “dando vuelta la página...

También te puede interesar