Buscar trabajo es una de las actividades más estresantes. Cuando la búsqueda toma más de lo esperado, el sentimiento de optimismo puede decaer, y comenzar una etapa de frustración.

“Con cada rechazo, vienen molestas dudas sobre las capacidades, y es fácil cuestionarse si se está haciendo las cosas bien o si sería más fácil quedarse en el mismo puesto de trabajo en el que ya uno se siente cómodo”, dice un documento de Hays Response.

Una encuesta realizada por la bolsa de trabajo digital, OCCMundial, reveló que el 33% de los profesionistas mexicanos considera el empleo como el tema de mayor relevancia en su vida.

Hays Response comparte seis consejos para no frustrarse en la búsqueda de empleo.

También puedes leer: El desempleo en México sube a 3.9% durante septiembre

Recordar cuál es la motivación inicial: Después de semanas de desafortunada búsqueda, resulta sencillo perder la orientación.  Quizás lo que se busca es un nuevo reto, horario más flexible, irrumpir en una nueva industria, mejorar salarios o beneficios, deseo de aprender nuevas habilidades, o tal vez  escalar y obtener más responsabilidades. Cualquiera que sea el motivo para dejar un trabajo, nunca lo pierdas de vista. Cada vez que te sientes frustrado, mantén tu motivación en mente  y recuérdate que el trabajo indicado llegará eventualmente, siempre que continúes trabajando lo suficiente para obtenerlo. Es útil además evaluar las metas a alcanzar para revisar si se está trabajando para llegar al objetivo o qué se requiere integrar para a corto plazo conseguir lo deseado.

Hacer frente al  rechazo de manera constructiva: Es terrible sentirse rechazado para un puesto que se desea desesperadamente, particularmente  cuando se cree que la entrevista laboral fue buena. Resulta natural sentirse de esta manera, pero asegúrate de no tomarlo personal y en cambio,  usarlo como una motivación para encontrar algo mejor. Busca retroalimentación de la compañía y pregunta por qué no eres el adecuado, escucha  y toma en cuenta lo que ellos tienen que decir.

Tomar  un tiempo libre: Con las horas que se invierten en la búsqueda, completando aplicaciones y preparándose para las entrevistas, puede parecer un trabajo en sí mismo. Toma una semana de descanso y enfócate en otras facetas de tu vida, o incluso prepárate en un área que impulsaría tu CV. Después de un receso corto, tendrás energía renovada para seguir con la búsqueda.

Apoyarse en una red de soporte: Hablar con la familia, amigos, mentores acerca de tu búsqueda de trabajo puede ser una salida a tus frustraciones y ayudarte a verlo desde una perspectiva diferente. ¿No recibiste una respuesta del trabajo al que aplicaste? También es importante comunicarse con la persona que da el seguimiento a la vacante y preguntar del proceso, en ocasiones los procesos se alargan más de lo planeado. Otra de las opciones es que la vacante no era para ti. ¿Acobardarse por una entrevista que no fue como esperabas? Quizás tu mentor podría darte algunos tips de cómo lograrlo en el futuro.

Usar fuentes en línea para mantenerse en el mercado: Todos necesitamos una inspiración de vez en cuando, así que  cuando te sientas decaído, busca contenido en línea. Intenta ver documentales o leer artículos sobre personas que te inspiren, y déjate envolver por sus palabras motivacionales.

No ser tan duro con uno mismo: Finalmente, recuerda todo lo que has logrado a lo largo de toda tu vida, y de lo que eres capaz. En particular, ten en mente lo lejos que has llegado en tu carrera. Las habilidades que has desarrollado en el camino y todo el conocimiento que tienes. Hacer esto te ayudara a mantenerte positivo  e impulsar tu perfil en el mercado.

 

Siguientes artículos

Avanzar reformas, el reto de Rajoy tras meses de estancamiento
Por

Tras 10 meses de un estancamiento político, Mariano Rajoy juró este lunes su segundo mandato como presidente del gobiern...