Por Viviana Levet y Sofía Paredes

El 60% de los usuarios de internet en México desaprueban la construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México (NAIM).

El ecocidio, las condiciones no óptimas del suelo de Texcoco y la corrupción son las principales preocupaciones ciudadanas en relación al proyecto, reveló un estudio realizado por la agencia digital Smartup para Forbes México.

En análisis fue realizado con el contenido que se generó entre el 1 y 30 de septiembre en el ecosistema digital, incluidas redes sociales y sitios web, con una muestra aleatoria del 20%, de un total de 38,366 publicaciones con relación al NAIM.

PUBLICIDAD

En los comentarios destaca la inconformidad respecto a la consulta ciudadana propuesta por Andrés Manuel López Obrador, la cual es calificada por algunos usuarios de “innecesaria”, “populista” y un ejercicio “poco eficiente” de democracia.

Las inconformidades también hacen referencia a la necesidad de hacer una consulta ciudadana exclusiva para el Tren Maya, pues consideran éste proyecto “arbitrario”, al igual que la creación del NAIM, y con un impacto ambiental igual o incluso más negativo que el de la obra aeroportuaria.

Solo 10.8% de la población está a favor del proyecto, quienes consideran que “no sería factible cancelarlo” por las implicaciones económicas que esto representa. Entre sus principales preocupaciones está el desarrollo turístico del país y la necesidad de un puerto aéreo alterno por las “condiciones incómodas” -sobresaturación, retrasos en vuelos, goteras y fallas de logística- del actual aeropuerto.

El 32% de toda la conversación, considerada “neutral” recae en la difusión por parte de los medios de comunicación y líderes de opinión.

Los principales temas en el espacio digital relacionados con el NAIM son la preocupación por el impacto ecológico, las condiciones técnicas del suelo en Texcoco (estudios de la Asociación Mexicana de Ingenieros Mecánicos y Electricistas indicaron que puede generar hundimientos e inundaciones) y la asociación de la obra con la administración del presidente Peña Nieto y escándalos de gestión de finanzas públicas involucradas en esta obra.

La plataforma más utilizada en la discusión es Twitter, seguido por portales de medios de comunicación. Predomina la participación de hombres con 72% de los mensajes emitidos.

El hashtag predominante es #YoPrefieroElLago, campaña que busca frenar el proyecto en Texcoco y que generó más del 20% de los tweets analizados.

Otros estudios, como el Índice GLAC, estiman que es el 87.4% de las referencias en redes sociales sobre el Nuevo Aeropuerto las que se inclinan a favor de adaptar la base aérea de Santa Lucía, mientras que sólo el 12.6% apoya continuar con el proyecto en Texcoco.

Este registro también revela que la mayoría de las críticas a Santa Lucía provienen de perfiles simulados o automatizados en redes sociales, mejor conocidos como ‘bots’, cuya actividad fue de 62.6% de posts negativos, mientras que sólo 25.8 de estas cuentas falsas se postulaban a favor de esta alternativa.

No obstante, en el caso de Texcoco se observó un menor registro de este tipo de usuarios, con el 20.8% en contra y el 16.3% a favor.

En las menciones que favorecen la construcción del NAIM, que fueron minoría en ambos estudios, destacan el desarrollo económico, la congruencia con el avance actual y la intervención del IPN apoyando la conservación ecológica.

Dichos usuarios consideran factible seguir con esta obra e incluso, la comparan con el Aeropuerto Internacional de Kansai en Osaka, Japón, un proyecto construido sobre una isla artificial.

Asimismo califican el proyecto como “primer mundo” y una oportunidad de que el país destaque en el extranjero con tecnología e infraestructura moderna, además de defender que es una opción para incentivar el turismo y la economía nacional.

9 preguntas que te ayudarán a entender la Caravana Migrante

 

Siguientes artículos

Willa se debilita a categoría 3 mientras avanza hacia Mazatlán
Por

Pese a su menor intensidad, está previsto que Willa arroje grandes cantidades de lluvia; podría tocar tierra esta tarde...