El objetivo del Horario de Verano es aprovechar la luz del día para reducir el consumo de energía, aunque podría generar seis factores negativos para tu organismo. 

 

El Horario de Verano busca hacer un mejor uso de la luz solar para obtener una reducción en el consumo de energía eléctrica.

PUBLICIDAD

En 2014, los ahorros logrados en consumo fueron de 1,122.8 GWh, y en lo económico, 1,499 millones de pesos, lo que representa 1.4 millones de barriles de petróleo. Este ahorro de energía sería suficiente para abastecer el consumo eléctrico de 646,000 casas habitación durante todo un año, según cifras del Fideicomiso para el Ahorro de Energía Eléctrica (FIDE).

No obstante, el estudio El cambio de horario y la salud, de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), establece que existen factores que resultarían negativos, pues se ha observado que al viajar y llegar a una ciudad cuya hora es diferente existen cambios físicos en los viajeros, aun cuando la diferencia es sutil. Estos efectos pueden aparecer también cuando, por disposición gubernamental, se adelanta o atrasa la hora oficial.

En ambos casos, visto por médicos especialistas, los efectos de estos cambios implican aspectos negativos biológicos, psicoemocionales y sociales.

Estos son los seis aspectos negativos del cambio de horario.

  1. En el sistema nervioso central: somnolencia, irritabilidad, dificultades en la atención, la concentración, la memoria. Representan mayor riesgo en individuos que requieren de esas funciones al iniciar el día como pilotos, escolares, maestros, empleados y trabajadores.
  2. Fatiga, baja en el rendimiento, menor productividad.
  3. Malestar general.
  4. Cambios en el estado de ánimo, depresión.
  5. Trastornos digestivos, aumento de secreción del jugo gástrico, disminución diurna y aumento nocturno del apetito.
  6. Aumento de molestias psicosomáticas.

Casi la mitad (48.7%) de los estudiantes evaluados de Licenciatura y de Maestría en Psicología señalaron que los principales problemas que percibieron por el cambio de horario fueron gripes, somnolencia, trastornos alimenticios y digestivos, desorganización de su ritmo biológico, dolor de cabeza, nerviosismo, falta de descanso reparador “porque se duermen más tarde y despiertan más temprano”.

El estudio señala aspectos positivos del Horario de Verano, aunque éstos dependen de la respuesta, individual y colectiva. El sujeto puede desarrollar procesos biológicos y psicoemocionales que le permiten adaptarse a las nuevas circunstancias y preparase a ulteriores. Y ejercitar periódicamente los procesos de adaptación puede estimular un mejor desarrollo y una capacitación creciente para enfrentar retos mayores, de la misma o de diferente naturaleza, concluye el reporte.

 

Siguientes artículos

Los cien de Lady Day, el adiós al Tigre
Por

Lady Day y el Tigre Sabanero poseen el mismo origen: la calle, la calle como maestra de vida y forjadora del carácter, y...