*Este texto se publicó originalmente el 22 de agosto de 2016.

 

Los candidatos a la presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton y Donald Trump, mostraron sus propuestas en la contienda por la presidencia y coinciden en un punto: renegociar el Tratado de Libre Comercio de America del Norte (TLCAN) cuando lleguen a la Casa Blanca después de las elecciones del 8 de noviembre.

Donald Trump es el candidato que más se ha pronunciado a favor de renegociar (e incluso cancelar) el tratado. “Les voy a decir a nuestros socios en el TLCAN que pretendo renegociar inmediatamente los términos de ese pacto para obtener un mejor acuerdo para nuestros trabajadores. No me refiero a algo un poco mejor, sino mucho mejor”, señaló Trump en un discurso de campaña de cara a las elecciones.

PUBLICIDAD

También la candidata demócrata a la presidencia de EU, Hillary Clinton, se mostró abierta a la renegociación. “Ella me prometió que no sólo revisaría el TLCAN, sino que dio todas las señales de que se sentaría a intentar rehacer el tratado, pues reconoce que no fue el éxito que se suponía que sería”, señaló el presidente del sindicato United Auto Workers, Dennis Williams.

Al respecto, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, no descartó la posibilidad de ver cambios. El tema es importante, aunque mucho se cuestiona acerca de las desventajas que trajo para México. Lo cierto es que una renegociación o extención del TLCAN podría traer beneficios para el país.

“Si Hillary Clinton ya lo está comentando abiertamente, es muy probable que cualquiera que gane impulse una renegociación del TLCAN en áreas sensibles para una gran mayoría de empresarios norteamericanos”, dijo Adolfo Laborde, catedrático del Teconologíco de Monterrey, campus Santa Fe.

Contrario a lo que se puede pensar, modificar el TLCAN sí podría traer mejores condiciones a la política de comercio de México. Consultamos a expertos, y éstos son 6 beneficios para México en una renegociación, según Adolfo Laborde y Larry Rubin, representante del Partido Republicano en México.

Sector energético: México, Canadá y Estados Unidos son países que tienen un sector energético bien desarrollado y con grandes oportunidades. Los expertos coinciden en que una renegociación sería un paso hacia delante para que el TLCAN sea más fuerte y tenga beneficios en materia energética, pues cuando se creo el tratado, el tema de energías (electricidad y petróleo) estaba excluido porque México no estaba preparado y no tenia las reformas necesarias para llevar a cabo cláusulas especificas. Esto podría mejorarse con una renegociación y generar facilidades para la exportación.

Sector agropecuario: Hay productos estadounidenses que han desplazado a los mexicanos, como la manzana, la pera o el maíz. La forma como México protegerá estos productos es por medio de la tecnología, mejorando los procesos productivos y realizando un análisis sectorial por parte de la Secretaría de Economía.

Inversiones: Las inversiones en energía no sólo están llegando a México sino que llegan a todo el mundo. El TLCAN se puede fortalecer aún más y se pueden aumentar las cláusulas específicas sobre el sector energético, lo que beneficiaría a las tres naciones.

Migración: La migración es un tema que no se toca en el TLCAN, pero de manera económica, en la creación de empleos afecta a las tres naciones. Los expertos consideran que es ideal propiciar la integración de los mercados laborales y empezar con acuerdos de trabajadores temporales para evitar problemas de migración.

Negociaciones: El TLCAN abre la posibilidad de que los tres países negocien como un bloque ante la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

Aranceles: Posiblemente lo que se haga es incentivar un cierto número de aranceles a sectores sensibles para la economía de EU, para proteger el mercado. México, obviamente, tendría que hacer lo propio e imponer cuotas más estrictas a los productos que llegan a México desde Estados Unidos y sin impuestos.

También puedes leer: Romper o renegociar el TLCAN no es tan sencillo: Comce

 

Romper no es fácil

Directivos del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología (Comce) señalaron en una conferencia de prensa que es inviable concluir de tajo con el TLCAN, pues se provocaría un caos en la economía estadounidense, ya que está ampliamente ligada a la mexicana.

“Son argumentos de campaña electoral que pueden llevarse a cabo o no”, dijo en la misma conferencia de prensa Fernando Ruiz Huarte, vicepresidente de Negociaciones con Gobierno del Comce.

Por su parte, el representante del Partido Republicano en México considera también que el TLCAN es una moneda de cambio en las elecciones.

“No veo tan factible la renegociación. Claro que es una buena promesa de campaña y es atractiva para el norteamericano que piensa que perdió su trabajo porque ese puesto lo ocupó un mexicano, y que el gran culpable es el TLCAN, lo cual no es cierto. Lo que sí se necesita es llevar un paso más al tratado”, dijo Larry Rubin.

 

Los retos del TLCAN

En 17 de los 20 años del TLCAN, los ingresos por las ventas de productos mexicanos al exterior han sido menores a las importaciones realizadas. Sólo en 1995, 1996 y 1997 el resultado fue superavitario, por efecto de la crisis devaluatoria registrada en el primer año de gobierno de Ernesto Zedillo, la cual abarató las exportaciones y encareció las compras al exterior.

Con 20 años de vigencia, ambos especialistas ven necesario revisar ciertos puntos en que los gobiernos podrían mejorar las condiciones para las personas.

“Es un producto importante que ha beneficiado a la sociedad norteamericana. Pero, como todo, siempre hay beneficios diferentes para una población u otra. Como es un tratado entre dos naciones aprobado por los respectivos Congresos, la renegociación de sus puntos abre la posibilidad de que Canadá quiera hacer lo mismo”, dijo Larry Rubin

Para el representante del Partido Republicano en México, uno de los principales retos es concientizar a la gente de los beneficios del tratado. “Es el principal reto, deben entender los beneficios y el impacto que ha tenido en los mercados”, comentó Rubin.

Para el catedrático del Tecnológico de Monterrey, el principal reto es mantener el TLCAN.

“Independientemente de que se renegocie o no, tenemos que estar preparados e ir metiendo en el debate la incorporación de los mercados laborales. Eso ya lo tenemos con Canadá, pero creo que se podría replicar en EU”, comentó Adolfo Laborde, catedrático del Tecnológico de Monterrey, campus Santa Fe.

 

Siguientes artículos

EU insiste en reducir déficit comercial con el nuevo TLCAN
Diplomacia en tiempos de Trump
Por

México saldrá adelante porque su gente, sus empresas y sus servi­dores públicos sabrán tomar al toro por los cuernos y n...