Miguel-Aleman-Magnani Boton-noviembre-2019

México vive una nueva realidad que ofrece grandes oportunidades para la inversión y demanda la participación activa del sector empresarial. El momento de invertir es ahora, ya que el entorno es propicio para el desarrollo exitoso de los negocios.

Nuestro país representa un atractivo especial para inversionistas y compañía que buscan ubicar activos en sectores estratégicos, permitiendo elevar la rentabilidad y el crecimiento económico.

Como nación, las fortalezas que tenemos son muchas, y destaca la gran variedad de recursos naturales, el capital humano especializado y una excelente ubicación estratégica, al formar parte del principal centro de consumo en el mundo: la región de Norteamérica.

Interjet es el mejor ejemplo de una empresa 100% mexicana que no ha dejado de crecer desde su nacimiento, en 2005, gracias al trabajo comprometido de un gran equipo de profesionales. En el sector de la aviación, llegar a los números que reportamos es un gran logro: más de 100 millones de pasajeros transportados en 14 años, a través de operaciones en 55 destinos de 10 países.

Te puede interesar: Interjet incrementa 5% su tráfico de pasajeros en octubre

Se dice fácil, pero es una gran labor de grupo, un engranaje que funciona a la perfección. Interjet atraviesa por un buen momento, ya que mantiene un crecimiento sostenido frente a la competencia; y la mejor parte está por venir.

Airbus A321neo de Interjet. Foto: Cortesía.

Interjet, dice su presidente, no ha dejado de crecer desde su nacimiento en 2005 Foto: Cortesía Interjet

La empresa marcha muy bien y estará mucho mejor. Los desafíos que enfrentan actualmente los negocios en México son, al mismo tiempo, una ventana de oportunidad para el desarrollo. En esta coyuntura, los empresarios juegan un papel clave y están obligados a hacer lo que saben hacer: invertir, desarrollar negocios y generar empleos.

Innovación, inclusión y confiabilidad son elementos necesarios para alcanzar la fórmula de crecimiento en nuestro país.

Ahora toca a los actores económicos asumir la responsabilidad compartida de construir un país más próspero, más fuerte y más justo para todos los mexicanos.

 

Siguientes artículos

La IP entra al quite para impulsar (la baja) inversión pública en infraestructura 
Por

La inversión pública en infraestructura en el país no es superior a 2% del Producto Interno Bruto (PIB).