Justo en este momento, mientras estás leyendo esto, cerca de 11 mil aviones están surcando el cielo, llevando a millones de personas de un destino a otro por motivos diversos: trabajo, placer, amor, urgencias, curiosidad…un escenario que antes de la llegada de la aviación comercial era impensable y el cual incrementa exponencialmente día con día nuestras posibilidades de viaje.

Las personas viajamos más que en cualquier otro momento de la historia de la humanidad, y esto siempre se encuentra ligado con la pasión de descubrir horizontes nuevos, probar sabores y paisajes que antes no conocíamos.

Además, esto representa una oportunidad y crecimiento sin precedentes. Se prevé que las llegadas internacionales crezcan entre 3% y 4% al cierre de 2019. Además, se estima un crecimiento de hasta 16% en viajes internacionales en el segmento de turismo urbano, tema en donde América Latina está a la cabeza, aumentando su número de viajes en 6% seguido de Asia (5%), Norteamérica (4%) y Europa (4%).

De acuerdo con un estudio publicado en el Journal of Positive Psychology, el sentimiento de felicidad se centra sobre todo en el registro de recuerdos y experiencias que atesoramos y son verdaderamente relevantes para nosotros, dentro de los cuales los viajes tienen su máxima expresión. No obstante, viajar a veces nos puede parecer a algunos pesado o complicado (escalas, procedimientos, distanciarse, hacerlo por pendientes laborales, etc.).

La próxima vez que viajes considera esto:

1. Viaja con la gente que quieres

Tus amigos, tus familiares más queridos e incluso compañeros de trabajo o escuela con los que compartes afinidades y afectos. Incluso si viajas solo, los llevas contigo. Tú y la demás gente siempre hacen los lugares y los momentos especiales, no al revés.

2. Sonríele a la aventura

La sonrisa es fuerza y actitud, el reflejo de nuestra luz interior, misma que ilumina eso que antes era oscuro: lo desconocido. ¿Qué hay del otro lado del mar, en aquel punto distante sobre el mapa?, ¿quién o qué me espera dentro de unas horas? Saluda y sonríe a esa oportunidad que tienes de enfrentarte a algo nuevo.

3. Aprende a hacer de cualquier destino tu hogar

Si ya sabes a dónde vas, ten por seguro que el trayecto será un regalo total que te hará sentir en confianza. Cuando viajes piensa que pese a todo, el mundo es uno y hay cosas que nos unen y protegen, sin importar las barreras.

En su libro “Millennials Rising: The next Great Generation”, Neil Howe y William Strauss aseguran que el viajero contemporáneo, sobreestimulado por naturaleza, busca la satisfacción inmediata, es optimista y colaborador, elementos que los hacen sumamente adaptables a prácticamente cualquier lugar, haciendo de cada destino desconocido nuestra casa.

4. Atesora cada amanecer

Cada día, al despuntar los primeros rayos de sol, todo comienza de nuevo. Esto representa una gran oportunidad de aprender, ser mejor o disfrutar. Sin importar todo lo negativo que haya sucedido hoy, mañana puede ser distinto y especial si tú lo consideras así, independientemente en dónde te encuentres. ¿La pasaste bien hoy? Mañana lo será aún más.

5. Comparte experiencias nuevas en cada viaje y lugar

Toda experiencia suma a tu vida, en cierto modo te haces más rico a la vez. Un platillo nuevo, una persona que tal vez no vuelvas a ver jamás, una tarde en el museo más extraño de tu vida o incluso tu primer concierto lejos de tu país. Compartir es la clave que convierte la belleza de un lugar en algo realmente extraordinario.

En este sentido, la ciencia apunta que aquellas personas que no acostumbran tomar vacaciones durante varios años son 30% más propensas a tener un ataque al corazón. Del otro lado, quienes viajan regularmente son 21% menos propensos de sufrir un ataque de ese tipo.

6. Lleva siempre contigo tu pasión por las cosas

Piensa esto: si esa ciudad es increíble, lo es aún más cuando llevas en tu maleta la disposición y ganas de plasmar lo que te gusta ahí. Nuestros intereses, gustos, afinidades y amor por ciertas actividades también van a bordo y potencian nuestra travesía de forma sustancial. ¿Quieres que un destino sea perfecto? Viaja a donde realmente tienes ganas de hacerlo, con la gente que disfrutas y haz lo que más te gusta.

El reciente entorno y dinamismo de la digitalización, los nuevos modelos de negocios, los viajes más asequibles y los cambios sociales han hecho que viajar sea una parte integrada de tu crecimiento y desarrollo como persona, no sólo “un premio aislado” a tu esfuerzo.

7. Darte la oportunidad de ver todo distinto

Sí, sabemos que llevas diez veces viajando a un mismo sitio, pero si cambias la perspectiva, tal vez redescubras ese lugar, revelándote a su vez algo que no sabías sobre ti. ¿Ya lo recorriste todo?, ¿qué tal si cambias el orden?, ¿y si ahora pasas menos tiempo aquí y más allá? Date la oportunidad que una misma calle entraña día a día millones de historias y secretos. Nosotros sólo conocemos una pequeña parte… ¿y el resto? Apenas estás por descubrirlo.

Entra a personaquesondestinos.com y descubre cómo Aeroméxico te ayuda a personalizar tu viaje para que vayas hacia ese destino que tanto quieres.  

 

Siguientes artículos

Luna Fobos en Marte
NASA revela nuevas imágenes de Luna llena en Marte
Por

El orbitador Mars Odyssey capturó imágenes de Fobos, durante su fase llena, lo que ayudará a los científicos a determina...