seleccion forbes 2014

¿Tu CV es un aburrido compendio de experiencia laboral y académica, o un anuncio publicitario que te vende como el mejor del mercado?   

Por Susan Adams

¿Qué es lo más difícil de armar un currículum? Averiguar lo que es especial acerca de nosotros mismos. En otras palabras, definir nuestra marca personal.

Soy una periodista con 30 años de experiencia, pero ¿cómo difieren mis habilidades de las de un sinnúmero de otros profesionales de más de 50 años?

Habían pasado 10 años desde que había editado mi currículum, así que decidí escribir este artículo, usándome a mí misma como conejilla de indias.

Mi primer paso fue encontrar un par de fuentes que hayan trabajado extensamente con profesionales de mi campo. Busqué a James Borland, un coach de carrera con sede en Nueva York y afiliado al Five O’Clock Club, que ha recolocado a clientes de The New York Times, Newsday y la revista Time. Además de Borland consulté a Eileen Wolkstein, una veterana coach que respeto mucho y a la que he citado numerosas veces.

Borland comenzó confirmando mi sospecha de que tiene sentido buscar ayuda de un entrenador que haya trabajado con otros en tu campo. Si buscas un trabajo en servicios financieros, por ejemplo, busca a alguien que haya revisado muchos currículos de gente empleada por la banca, por ejemplo. No dejes que un coach (ni nadie) haga tu CV por ti; tienes que hacerlo tú mismo. “Una persona de recursos humanos o un reclutador notarán inmediatamente si un CV ha sido escrito por alguien más”, dice Borland. “Todo lo que tienen que hacer es pasar cinco minutos con el candidato para determinar si las palabras en la página son suyas o no.”

Wolkstein y Borland coinciden en que tu CV no debe ser una mera lista de los empleos que has tenido, seguidos de un resumen de los proyectos en los que hayas participado o los cursos que hayas completado. Ése fue el problema número 1 con mi vieja versión. No era un documento de marketing. “Tu curriculum debe atraer al lector, debe ser diseñado para venderte como una persona interesante con quien hablar”, dice Borland.

Asimismo, Wolkstein cree que un CV debe contar una historia acerca de su autor, una narrativa que atrape al lector y le haga querer saber más.

Borland me dijo que tenía que definir tres razones por las que alguien debería contratarme, y colocarlas en la parte superior de la página, en forma de un resumen. Ése fue otro elemento del que mi vieja versión carecía. Sólo tenía la palabra “experiencia” debajo de mi nombre e información de contacto, y debajo de ello, mi puesto y responsabilidades actuales.

También criticó mi vieja versión, diciendo que era demasiado densa. Me aconsejó dividir la sección Forbes en bullets, aconsejó escoger entre cuatro y seis logros significativos que haya tenido durante mi paso por este puesto y destacarlos, dando detalles y empleando verbos activos. Wolkstein fue aún más lejos. Yo había usado las palabras “escritura”, “editar” y “crear” demasiadas veces. Me sentí agobiada, dado que me gano la vida como editora, cuando sugirió, “¿Qué pasa con los otros verbos?”

A Borland al menos le gustó que haya mencionado un par de artículos de portada que escribí y despertaron su interés, incluyendo una pieza del primer multimillonario negro de África.  Esa línea hizo el trabajo que Borland y Wolkstein tanto me pedían: invitar al lector a interesarse en mí, y me vendió como alguien que podría producir una pieza importante sobre un tema intrigante.

Borland también sugirió describir el alcance de las empresas en las que había trabajado. Mi viejo currículum simplemente decía “Editora Senior, Forbes”. Insistió en incluir la circulación (6 millones de lectores de la revista, y Forbes.com tiene 60 millones de visitantes únicos al mes). Debería hacer lo mismo con los otros lugares en los que había trabajado.

Aun así, cuando le mostré a Wolkstein mi CV reescrito, dijo que era “bueno”, pero que aún podía mejorar. “¿Cuál es tu lugar en el mundo del periodismo que te hace especial?” Me retó. Lo que me trajo de vuelta al punto de Borland: debo escribir un documento de marketing. Espero que mi última versión lo logre.

 

En resumen, he aquí siete tips para tener un CV en verdad atractivo:

1. Si obtienes ayuda profesional, que sea de alguien con experiencia en tu campo. Cada profesión tiene sus propias costumbres. Por ejemplo, los CV del sector financiero deben adaptarse a lectores con poca capacidad de atención.

2. No dejes que alguien escriba tu CV por ti. Toma el consejo de un coach o de algún experto en RH, pero escríbelo tú mismo. “Una persona de recursos humanos o un reclutador notarán inmediatamente si un currículum ha sido escrito por alguien más. Pueden determinar cuando las palabras en la página no son palabras que el candidato usaría”, dice Borland.

3. Trata tu currículum como un documento de marketing. Éste es el reto más difícil de elaborar un currículum: averiguar lo que es especial acerca de ti mismo. ¿Cuál es tu marca personal?

4. Escribe un resumen de 40 a 50 palabras que incluya tres razones por las que alguien debería contratarte. El texto deberá describir claramente tu marca personal, incluyendo tres razones por las que un empleador te necesita.

5. Divide el texto con viñetas (o bullets) que detallen tus logros. Si has trabajado para la misma empresa durante mucho tiempo, es mejor describir tu trabajo con una lista de entre cuatro y seis logros.

6. Incluye todos tus premios y reconocimientos. Incluso si te dieron ese diploma hace 10 años y tu empleador podría no haber escuchado hablar del premio en su vida, todo el mundo entiende lo que significa un reconocimiento.

7. Adapta tu currículum para el puesto que estés buscando. Debes tener un CV multipropósito que sirva para varios perfiles a la vez, pero reescribe ese sumario de 40 a 50 palabras para un puesto en específico.

 

Siguientes artículos

Brasil: más desempleo con menos desigualdad
Por

El ingreso promedio del 10% más pobre se elevó un 1.52%, a 467 reales; mientras que el ingreso promedio del 10% más rico...