Lidiar con el fracaso nunca es fácil. La diferencia es que algunas personas tienen más herramientas para superarlo que otras. Al final es una cuestión de hábitos.

 

 

Sí, leíste bien. Los fracasados altamente efectivos existen y son aquellos que, tras fracasar en un negocio, saben recuperarse de forma rápida y con el mejor daño posible.

PUBLICIDAD

En México, sólo 10% de las Pymes llegan a los 10 años de vida y 75% de las nuevas empresas fracasan antes de dos años, según cifras del Centro para el Desarrollo de la Competitividad Empresarial (Cetro-Crece).

Es decir, cuando un negocio arranca tiene más probabilidades de fracasar que de tener éxito. Afortunadamente, al adoptar algunos buenos hábitos puedes prevenir que si tu negocio fracasa, la experiencia sea un desastre.

Hace unos días el conductor de un taxi me contó que lo asaltaron y le quitaron su automóvil y herramienta de trabajo. Después me confesó que se volvió taxista porque la lavandería que tenía con su esposa tronó y que antes ya habían tenido una tiendita y una papelería. Mientras me contaba todo eso, yo miraba asombrada por el retrovisor su rostro feliz y calmado.

Lidiar con el fracaso nunca es fácil. La diferencia es que algunas personas tienen más herramientas para superarlo que otras. Estos siete hábitos te pueden ayudar a recuperarte de forma rápida y con el mejor daño posible:

 

1. Practicar la resiliencia: La resiliencia es la propiedad que tiene un resorte de estirarse y volver a su posición original. Para practicar esta habilidad, la próxima vez que te sientas frustrado porque las cosas no salieron como querías, observa cómo reaccionas y cuánto tiempo te toma volver a un estado mental de claridad (elemental para hacer negocios). Identifica qué actividades te podrían ayudar a reducir ese tiempo de recuperación: escribir cómo te sientes, meditar, hacer yoga o hacer ejercicio, pueden ser de gran ayuda.

 

2. Ser transparente: Los fundadores de Unreasonable México tienen una filosofía que aplican al extremo con excelentes resultados: “transparencia total”. Si las cosas no saben como esperabas, hay que ser absolutamente transparente con todos los involucrados; tus socios, tus empleados y tus clientes lo agradecerán.
En 2013, la startup mexicana Nuflik nos dio a todos una gran lección de transparencia cuando sus fundadores, Rodrigo Boyzo y Celeste North, decidieron publicar en su sitio en Internet un texto anunciando que la empresa dejaría de dar servicio en 15 días. Con eso se ganaron muchos aplausos de la comunidad startupera.

 

3. Escuchar al mercado: Odio decir esto, pero hay empresas que fracasan porque nunca debieron haber existido. Simplemente no satisfacían ninguna necesidad real del mercado y eran más bien producto de la emoción del fundador de la empresa. Para los fundadores de un negocio, su empresa es como su bebé: lo ven como el más bonito, el más inteligente y el que llegará más lejos en la vida. Y a veces están equivocados.
Por eso es importante que antes de arrancar un negocio generes un producto mínimo viable y lo saques al mercado lo antes posible. Toda persona interesada en arrancar un negocio debe familiarizarse con técnicas como el prototipado rápido.

 

4. Tener las finanzas del negocio en orden: De acuerdo con la investigación publicada en El libro del fracaso, la mayoría de las empresas fracasa por motivos financieros: ingresos insuficientes para subsistir y mala administración son causas comunes. Un buen hábito es recordar que las reuniones con tu contador son una prioridad y que si no tienes conocimientos de finanzas, y eres fundador de un negocio, debes empezar a capacitarte en el tema hoy mismo.

 

5. Tener un gobierno corporativo: Los fracasados altamente efectivos tienen un grupo de personas que les ayudan a tomar mejores decisiones y evitan que se dejen llevar por el día a día de la empresa. Tener un buen gobierno corporativo no tiene porqué ser complicado; en muchas ocasiones basta con que el grupo de socios que fundaron la empresa se reúna una vez al mes, o bien, crear un grupo de consejeros externos. Incluso puede ser tan sencillo como tener reuniones mensuales con amigos en cuya opinión confías.
El gobierno corporativo se complementa con la transparencia y permite que en lugar de que centres tu atención en ver solamente un árbol, puedas ver todo el bosque y tomar mejores decisiones. Un buen gobierno corporativo puede, por ejemplo, ayudar a identificar tus puntos débiles, o bien, el inminente fracaso de tu negocio meses antes de que éste suceda.

 

6. Ser honesto con los inversionistas: No importa si el inversionista es tu papá o un fondo de inversión; si comunicas a una inversionista el cierre cuando éste ya ha sucedido o es inevitable, estás cometiendo un gran error. Una vez que alguien invierte en tu empresa, es parte de la familia y tu aliado. Las juntas con inversionistas no existen para convencerlos de que todo va bien, sino para que te ayuden a que las cosas vayan aún mejor o a rectificar lo que va mal.

 

7. Confesarlo: Muchos han dicho que la mejor terapia que tuvieron para superar su fracaso fue haberlo contado en público en una FuckUp Night, así que, si es tu caso, escribe a [email protected] y cuéntanos tu historia. Los fracasados del mundo te lo agradecerán.

 

 

Contacto:

Twitter: @FuckupNight

Twitter: @letigasca

Facebook: FuckUp Nights

Página web: Fuckup

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Los 10 mandamientos de relaciones públicas para un CEO
Por

“En el fondo son las relaciones con las personas lo que le da sentido a la vida”, y las relaciones públicas son de quien...

También te puede interesar