Como un buen vocero, Juan Pablo II supo encontrar en los diferentes canales de comunicación a un aliado. ¿Qué esperas para lograr eso en su compañía?

 

 

Para nadie es indiferente el nombre de Valentina Alazraki, al menos para los que atestiguamos y admiramos su trabajo. Como corresponsal de Televisa en el Vaticano por cuatro décadas, esta mujer vio pasar ya cinco pontificados: innegablemente, ha sido testigo de la historia desde el epicentro. Esto la convierte en una leyenda viva del periodismo internacional.

PUBLICIDAD

Pero para esta mujer, el nombre de Juan Pablo II es seguramente el que le genera más empatía. Fue con él, precisamente, con quien compartió por más de 26 años, ruedas de prensa, viajes, etcétera, que marcaron una estrecha relación periodista-fuente.

Es famosa la anécdota que narra cómo, después de haber sido designado Karol Wojtyła como papa, le fue ordenada a Alazraki una entrevista con él. En su libro En nombre del amor (Grijalbo, 2006) la reportera recuerda: “Juan Pablo II y su círculo más cercano no concedían entrevistas. ¡Nunca habían dado una! Ningún periodista se había acercado a ellos con un micrófono. Eso no existía entonces en el Vaticano.”

En nuestro presente son muchos los casos en que presidentes, directores y gerentes de empresas mantienen una actitud alejada de la prensa. Increíblemente tienen un trato aislado, a veces nulo. Por el contrario, quien está al frente de una compañía debe romper barreras con los Medios de Comunicación que los buscan. Un claro ejemplo de ello es lo que hizo Juan Pablo II.

Alazraki tuvo la asignación de obtener una entrevista con Juan Pablo II luego de que se diera a conocer su primera visita oficial a México. “Mi primera entrevista con el papa fue de chiripada (…) Como era miércoles (día de las audiencias en el Vaticano), recordé que él las daba en el aula general. Enfrente de ese lugar había unas matas, entonces me fui con el camarógrafo detrás de los arbustos. Cuando lo veo venir, me echo a correr y me abalanzo sobre el automóvil con micrófono y todo. Cuando el papa me ve, logré percatarme de que estaba sumamente sorprendido, y no era para menos.”

Mejor ejemplo del trabajo de un periodista no puede haber. Valentina Alazraki buscó a su fuente para obtener la entrevista que le habían solicitado. Eso es lo que hacen los medios: buscar y encontrar la información que solicitan: “Creo que le di (al papa) la sensación de que yo estaba loca, y era de esperarse, me percaté de eso al notar la mirada de su secretario: sentí que me fulminaba con la mirada; sin embargo, inesperadamente, ¡respondió mis preguntas!”

Juan Pablo II dio cuenta ahí, en ese momento, del tipo de trato que iba a tener con la prensa. Algo nunca antes hecho en el Vaticano: la apertura y trato cercano con los medios. “Lo primero que hice fue enviar mi información a Televisa, pero Jacobo Zabludovsky no se dio por satisfecho. Él me exigió que continuara con la entrevista, pero ahora en el avión. (…) le hice una pregunta y con una sonrisa me contestó, luego tomó el micrófono y se lo pasó a otro reportero, y así, cada quien hizo una pregunta, lo cual me encantó porque fue algo así como la primera rueda de prensa mientras el papa viajaba.”

¿Por qué refiero esto? Bueno, pues por una sencilla razón: mostrar un ejemplo claro de las cualidades que un líder debe de tener como Vocero. Comencemos citando la habilidad para la diplomacia: luego de que inició su pontificado, abrió las puertas del Vaticano a medios internacionales con un trato directo, cercano y claro. Alazraki lo confirma:“Cuando estabas a su lado siempre estaba atento a lo que decías, su forma de mirar, tan directa, me hacía sentir que ahí, yo era la persona importante, lo cual es sumamente absurdo, pero ésa era su forma de ser. Además, siempre tenía gestos de atención: cuando estábamos lejos de él y volteaba hacia nosotros, todos sentíamos que de cierta forma él nos identificaba, que no éramos un mero número, sino un ser humano.”

Aquí hay una lección básica: cualquier persona que está frente a una empresa u organización no sólo debe abrirse a la prensa; también debe manejar una información cordial pero a la vez precisa. Recuerde que no hay medios informativos pequeños.

Independientemente de la religión que profesemos, es un hecho que Juan Pablo II comunicó y construyó una imagen positiva. Evidentemente existen escándalos y temas de controversia; sin embargo, a través de mensajes públicos, lo mismo en audiencias que en entrevistas o en encuentros con medios, supo proyectar filosofía, identidad y cultura de manera congruente ante la prensa, en la que vio un medio idóneo para llegar a más público. Traslade esta práctica en su compañía: siempre hable bien de su firma y de manera responsable.

Habrá siempre escándalo o controversia, pero recuerde siempre sus Políticas de Comunicación Corporativa y acérquese a los expertos, quienes le ayudarán a mantenerse informado sobre las situaciones de vulnerabilidad que puedan repercutir negativamente en la imagen de su empresa, además de sugerirle una manera eficiente de manejarlas.

Así que, tomando el ejemplo del pontificado de Juan Pablo II y su acercamiento con los Medios de Comunicación, considere estás lecciones que cualquier Vocero debe tomar en cuenta para ser una fuente confiable de información:

 

1. Conocimiento de la empresa: Ninguna declaración o comentario de su parte venía al azar o sin fundamento; siempre supo las bases en las que estaba establecido el Vaticano y los problemas por los cuales estaba atravesando. Es fundamental que usted conozca muy bien la compañía que dirige y tenga bases sólidas para responder cualquier pregunta tanto del lado bueno como del “no tan bueno”.

 

2. Conocimiento del público: Karol Wojtyła identificó las necesidades de los fieles a la religión, y con ello construyó mensajes que hasta hoy son referencia. Entérese quién y por qué lo buscan: una audiencia siempre está pendiente de lo que usted diga o calle.

 

3. Conocimiento del servicio: Juan Pablo II sabía que su papel no sólo debía ser de líder religioso, sino también de jefe de Estado. Así se comportaba. Usted debe mostrarse como un experto de su empresa, de lo que ofrece, de sus empleados y, por supuesto, de su industria.

 

4. Información de interés y creíble: Karol Wojtyla adaptó inteligentemente las enseñanzas de la Iglesia a las necesidades de finales del siglo XX: en forma concreta y amena. Así sea usted con los mensajes que declara: rápidos, interesantes, veraces y que cautiven a su audiencia para generar acciones a favor de su marca.

 

5. Enterarse de las noticias: La opinión de Juan Pablo II hacía eco en todo el mundo. Es difícil imaginarse que no estuviera enterado de los acontecimientos que ocurrían y que afectaban directa o indirectamente a la Iglesia. No escatime en tiempo y esfuerzos para enterarse de lo que se habla de su empresa o su sector.

 

6. Cuidar el aspecto físico: Salvo la última etapa de su pontificado, manejó siempre una esencia jovial y fresca que correspondía explícitamente a la nueva imagen que quería brindarle al Vaticano. La apariencia que usted tenga ante los medios debe ser congruente con los mensajes que usted transmita: decida si quiere aparentar vanguardia o tradición.

7. Detalles de la comunicación verbal y no verbal: En este sentido, su sonrisa siempre se mantuvo como una constante ante el mundo. Ése fue el sello que lo acompañó hasta el final de su vida. Inspire y proyecte en sus declaraciones seguridad, profesionalismo, pero, sobre todo, buen humor. Un Vocero debe mantener diariamente estas cualidades. Recuerde que su imagen también es la de la marca a la que representa.

 

En concreto, podemos entender la clave que Juan Pablo II encontró en el periodismo en lo que una vez dijo: “La verdad y la solidaridad son dos elementos claves que permiten a los profesionales de los medios de comunicación convertirse en promotores de la paz.”Podremos estar o no de acuerdo con algunas situaciones que se dieron durante su pontificado; sin embargo, es irrefutable que el carisma y comunicación de Karol Wojtyla lograron brindarle a la Iglesia una nueva imagen. Como un buen Vocero, supo encontrar en los diferentes canales de comunicación a un aliado.¿Qué espera para lograr eso en su compañía?

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @HectorMezaC

Facebook: Héctor M. Meza

LinkedIn: Héctor M. Meza Curiel

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

8 razones por las que un profesionista no duerme bien
Por

Una encuesta entre más de 800 profesionistas mexicanos reveló que la mitad no duerme bien, que tiene problemas relaciona...