Mindy Grossman dejó Nike para aceptar un puesto en una incipiente startup de comercio electrónico y moda. En ese momento, todos creyeron que era un suicidio profesional. Ella demostró lo contrario.

 

Por Moira Forbes

 

PUBLICIDAD

Mindy Grossman ha hecho carrera sorprendiendo a la gente con  valientes e inesperadas decisiones, quizá la más famosa sea la de 2008, cuando salió de la poderosa marca global Nike para lo que era efectivamente un puesto de CEO en la startup HSN. En ese momento, HSN vivía gracias a un modelo de negocio a través del cual los clientes ordenaban productos desde sus teléfonos fijos después de verlos en televisión. Sangrado dinero y debilitándose en un nuevo mundo digital de Internet y compras a través de teléfonos inteligentes, Grossman heredó un equipo desesperado, una economía inestable y una empresa cuyas acciones habían caído a 11 dólares.

Pero para Mindy Grossman, una mujer de negocios y líder que proclama tener un estilo de dirección en el que “la agilidad es la nueva inteligencia” que cree más en “hacer crecer” a su equipo que en “explotarlo”, una brillante mente de negocios con décadas de experiencia en el comercio minorista y la moda en marcas como Ralph Lauren y Tommy Hilfiger, y una mujer con un espíritu emprendedor que ha sabido desde que tenía 22 años quería ayudar a “empresas creativas a tener éxito”.

Clasificada en el número 89 en la lista de 100 mujeres más poderosas del Mundo de Forbes, Grossman no sólo ha salvado a HSN, ha renovado su modelo de negocio, atraído nuevas demografías de clientes y aumentado las ventas al abrazar la cultura pop y la contratación de ejércitos de celebridades como Emeril y Jessica Simpson. Sus innovaciones han transformado a HSN, que una vez luchara por sobrevivir, en un sitio de comercio electrónico minorista (e-tail) líder: La empresa cuenta ahora con un precio por acción de 57 dólares. No está mal para los cinco años que lleva en el puesto.

Hace poco me senté con Grossman para hablar acerca de las experiencias que han formado de su estilo de liderazgo y sobre las lecciones de negocios y dirección que ha aprendido de mentores y empresarios emblemáticos (piensen en Ralph Lauren, Phil Knight y Tommy Hilfiger) con los que ha trabajado a lo largo de su impresionante carrera.

1. Sigue tu instinto

Como la primera en su familia en asistir a la universidad, Grossman soñaba con seguir una prestigiosa carrera en medicina, contabilidad o derecho. “En mi último semestre en la universidad, me comprometí con mi novio de la preparatoria, que estaba a punto de convertirse en médico. Yo estaba planeando ir a la escuela de leyes en el otoño”, recuerda de ese futuro perfecto que enfrentaba a los 22 años de edad. “Y desperté una mañana, segura de que algo se había estado gestando en mí, y dije ‘No voy a casarme. No iré a la escuela de leyes. Me mudaré a Nueva York y averiguaré qué quiero hacer.’”

Fue una decisión audaz para una mujer joven, pero una a la que Grossman le da el crédito de haberle dado su reputación de “alguien que está dispuesto a asumir el riesgo y de verdad se concentra en el poder de creer en lo que quiere hacer”, una reputación que la ha catapultado a una serie de puestos de liderazgo de gran importancia en las empresas de moda y minoristas a lo largo de su carrera.

2. Mide tus oportunidades

Al explorar una oportunidad de carrera o negocios o cualquier tipo de cambio de la vida, hay tres filtros importantes que hay que aplicar a la situación al momento de decidir qué hacer, aconseja Grossman. Uno: ¿Te apasiona la idea? Dos: ¿Tiene algún propósito? ¿Te llevará a ti o a tu negocio o familia a algún lado? Y tres: ¿Tendrá algún impacto? La forma en que cada persona cuantifica las respuestas a esas preguntas será diferente, por supuesto, pero son indicadores efectivos para que cada uno pueda evaluar una oportunidad. Ella los usó para evaluar su propia decisión de dejar Nike e irse a HSN, una elección que todos lo demás consideraron un suicidio profesional.

3. Está bien tener momentos de duda

Aunque la duda no es una palabra muy común en su vocabulario, Grossman recuerda vívidamente algunos momentos de “angustia”, especialmente al comienzo de su mandato en HSN cuando redefinió la cultura e hizo cambios importantes en el modelo de negocio. “Se trata menos de ti y más sobre la responsabilidad de las personas en las que tienes impacto”, dice, recordando que su prioridad era mantener a la compañía enfocada, para asegurar que las personas se sintieran seguras, para asegurarse de que las 6,000 personas que dirigía y sus familias sabían que HSN superaría los momentos difíciles. “Recuerdo que solía llamar a mi marido desde la terraza del apartamento donde vivía en ese momento buscando desahogarme.”

La clave es no estancarse en esas fases difíciles y permanecer fiel a tu pasión y visión. “Salimos a la bolsa en agosto de 2008. El mundo se caía a pedazos”, dice Grossman. “[Pero] sabíamos que nuestra estrategia estaba funcionando. Sabíamos que íbamos a ser grandes.”

4. Nunca olvides tus valores

En la década de 1990, Grossman trabajó para una CEO que “dirigía a través del miedo”. Aunque Grossman estaba ascendiendo y recibía un trato cada vez mejor por parte de muchos de sus colegas, no podía aceptar la situación. Con un niño de tres años en su casa y sin una opción laboral en puerta, llegó a casa una noche y le dijo a su marido: “Voy a renunciar mañana. No me puedo quedar en esa empresa un día más. No me importa qué tan exitosa soy. Significaría que estoy tolerando el acoso y soy cómplice.” Presentó su renuncia al día siguiente. Reconoce que esa decisión la impulsó al puesto que logró en Ralph Lauren, donde lanzó la división de Polo Jeans. Defender lo que crees vale la pena personal y profesionalmente.

5. Cultiva a tu equipo

“Creo que el CEO es responsable de establecer la visión, articular la misión y construir un equipo de poderosos evangelistas que compartan esa misión y esa pasión, porque nadie puede hacer nada por sí solo”, dice Grossman. Su misión en HSN fue construir un ecosistema de gente apasionada y con ideas afines. Y nunca, nunca utilizar el miedo como un motivador. “[La gestión a través del miedo] hace que se pierda la mejor gente. Las personas que se quedan se convierten casi en una víctima. Y en última instancia, el negocio no tendrá éxito.”

En cambio, Grossman quiere que sus empleados se sientan seguros, ella nutre su pasión por la marca y su misión. “Me gusta decir que no se trata sólo de la construcción de un negocio, lo vemos como nuestra misión de vida”, dice ella. “A veces la gente bromea cuando viene a nuestras oficinas, dice que somos un poco como un culto porque todo el mundo es igual. Y eso me gusta.”

6. Rodéate de personas extraordinarias

Ella aprendió esta lección de oro de How to Be a Super Star CEO, de Phil Knight, de Nike. “Debí haber estado diciendo a Phil, ‘¿Por qué no puedo conseguir que esta persona haga esto?’ Y él sólo me miró y me dijo, ‘Mindy, lo que debes hacer es dejar de intentar hacer que la gente común sea extraordinaria, y rodearte de gente extraordinaria. ‘Él quiso decir que los líderes excepcionales centran su atención y esfuerzo en los empleados increíbles que quieren hacer mejores.

Ella nunca ha olvidado esa poderosa lección: recibe personalmente coaching profesional para ayudarse a sí misma a ser una mejor líder más extraordinaria. Y mejora sus habilidades y talentos de su equipo ejecutivo, poniéndolos en situaciones y entornos donde puedan aprender más. “Estoy invirtiendo en el futuro de la empresa”, añade.

7. Date un respiro

“Creo que las mujeres, aún más que los hombres, queremos hacerlo todo… ser responsables de nuestro negocio, nuestra familia, nuestros amigos”, dice Grossman. “Y a veces lo que pasa en el fondo es que no somos capaces de reponernos a nosotras mismas”. Eso no significa yoga o meditación para la siempre activa Grossman. Ella tiene una casa en el campo a la que a Grossman le encanta ir a caminar y correr (“es donde mis pensamientos pueden cuajar”, reconoce) y también le gusta cocinar, entretenerse, pasar tiempo con los amigos y lectura. “Todavía no he encontrado la fórmula perfecta”, admite, pero en su búsqueda de una vida con más equilibrada, ella literalmente agenda “tiempo para Mindy” en su calendario, incluso si se trata de sólo cinco minutos. “Nunca lo había hecho antes”, añade. “Podría tratarse sólo de salir de la oficina y visitar el estudio de televisión para saludar a la gente… [creo] que es mejor para todos si te tomas uno minutos y te repones un poco.”

 

Siguientes artículos

Empresa china Weibo anuncia OPI de 500 mdd en EU
Por

 La plataforma china de mensajes online,  contrató a Goldman Sachs y Credit Suisse para gestionar su salida a la bolsa e...