En medio de una deuda neta que ascendía a 51,147 millones de pesos a septiembre de 2015, Alonso Quintana renunció a la dirección general de ICA, la mayor empresa de construcción del país. Te presentamos algunos momentos clave durante su gestión. 

 

Alonso Quintana Kawage tomó posesión como director general de Ingenieros Civiles Asociados (ICA) el 1 de julio de 2012, una decisión que sería crucial para el futuro de la empresa. Casi cuatro años más tarde dejó su cargo en la mayor constructora del país.

Hasta septiembre de 2015, la deuda neta de la empresa era de 51,147 millones de pesos (mdp), mientras que la pérdida neta consolidada ascendía a 2,258 mdp, un aumento de 335% si se le compara con los 519 mdp reportados en el mismo periodo de 2014.

PUBLICIDAD

En enero, el corporativo incumplió con el pago de intereses por cerca de seis millones de dólares (mdd), que corresponden al cupón de 8.37% del bono con vencimiento en 2017. Estas medidas ocasionaron una pérdida considerable en el valor de su acción.

“La situación de la compañía se deterioró de tal forma que decidieron, por ahora, postergar la publicación de cifras. Realmente los analistas no esperábamos gran cosa de la parte de resultados, pues ya habíamos visto cierta presión por retrasos en pagos y también menores proyectos”, dijo Marco Medina Zaragoza, analista de Banco Ve por Más.

ICA tenía la opción de retrasar su estado de resultados. Las emisoras podrán posponer la publicación de sus resultados hasta por 20 días hábiles después de la fecha límite bajo circunstancias especiales, de acuerdo con la regulación de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), artículo 45 de la Circular Única de Emisoras.

ICA espera publicar sus resultados del cuarto trimestre de 2015 a finales de marzo de 2016,

Pero, ¿qué fue lo que pasó para que ICA pospusiera hasta marzo su último reporte trimestral de 2015, y además orillara a Quintana a abandonar su cargo?

 

7 momentos cruciales 

A continuación, te presentamos siete episodios que influyeron en la salida de Alonso Quintana.

1. ICA descarta concurso mercantil. El 29 de octubre de 2015, la compañía dijo que no tenía la intención de salir a concurso mercantil —es decir, que un juez de distrito decida si habrá un acuerdo con acreedores o anuncio de quiebra— o algún procedimiento de incapacidad de pago.

Sin embargo, la empresa contrató al banco de inversión Rothschild México como parte de su equipo de asesores financieros, lo que dio a entender que ICA necesitaba ayuda externa. 

2. Moody’s baja su calificación. El 5 de noviembre, Moody’s Investors Service bajó la nota de crédito corporativo de la empresa a Caa3 desde B3, con perspectiva negativa.

La agencia calificadora precisó en un comunicado que la reducción de la nota era consecuencia del uso del periodo de gracia de 30 días; sin  embargo explicó que el anuncio no resulta en un evento de incumplimiento por parte de ICA, pero expone su difícil situación financiera, y advirtió que no mejorará sustancialmente en el corto y mediano plazo.

3. Anuncia periodo de gracia para pago de intereses. El 30 noviembre de 2015, ICA anunció que tomaría un periodo de gracia de 30 días para el pago de intereses por 31 millones de dólares (mdd), correspondientes al cupón de un bono con vencimiento en 2024.

Bajo los términos del contrato que rige dicho bono, la empresa tenía que pagar intereses semianuales el 29 de noviembre de 2015, pero su difícil situación financiera le impidió realizar el pago.

No era el único bono. En 2014, la constructora emitió uno de 700 mdd con fecha de vencimiento en 10 años y cupón de 8.87%.

Ademas, el Consejo de Administración de ICA decidió que no realizará el pago de intereses por aproximadamente 22 mdd, con vencimiento el 4 de febrero de 2016, correspondientes al cupón de 8.9% del bono con vencimiento en 2021.

4. Caída de acciones y riesgo de salida en Wall Street. La caída más crítica de los títulos de ICA ocurrió el 2 de diciembre, cuando las acciones se hundieron más 30%, a un mínimo histórico de 2.75 pesos, por lo que sus operaciones en la bolsa  fueron suspendidas.

Debido a lo anterior, ICA rse realizaron subastas de volatilidad. Éstas son mecanismos que tienen como fin dar estabilidad a la cotización de un valor en el que se han producido movimientos bruscos superiores a los límites establecidos por el mercado.

La empresa pudo salir de la Bolsa de Nueva York (NYSE) debido a la baja cotización de sus acciones. El precio de los títulos de la firma cotizaba por debajo de un dólar.

5. ICA vende participación de Proactiva. La víspera de Navidad, ICA vendió 49% de su participación en Proactiva  Medio Ambiente, firma que se dedica al manejo de desechos ambientales.

El monto de venta fue por 1,240 millones de pesos, que destinó a los fondos para un plan de reducción  de costos y fines operativos, según dijo la empresa en un comunicado enviado a la BMV.

6. Acciones de OMA, también a la venta.  El 2 de febrero ICA se desprendió de uno de sus más codiciados activos: los títulos de Grupo Aeroportuario del Centro Norte (OMA), que el Deutsche Bank tenía en garantía.

Las 33 millones de acciones que tenía la institución alemana equivalían a un préstamo por 92 millones de dólares.  Con esta operación, ICA se quedó con una participación de 17.2% en OMA, con acciones serie B y serie BB.

7. La salida. Después de casi cuatro años al frente de la compañía, la noche del 22 de febrero de 2016, ICA anunció la renuncia de Alonso Quintana a su cargo como director general. El mercado accionario volvió a pasar factura pues, tras el anuncio, las acciones de la constructora cayeron 10.50% durante la jornada del 23 de febrero en la bolsa mexicana.

 

¿El cambio será suficiente para salvar a ICA?

Aun sin un plan de reestructura, los especialistas señalan que no hay una certeza en el rumbo que tomará la compañía y de lo que ocurrirá después, aunque expresan que la salida del directivo es un primer paso hacia la reestructuración.

“Buena parte de los inversionistas buscaban un cambio. Tal vez la lectura en general sería que sí es favorable para una reestructura o alcanzar una propuesta para presentarla y tener algo concreto. Creo que va más allá de este plan; por ahora servirá para apagar el incendio, pero lo que sigue también es importante”, dijo Marco Medina, de Banco Ve por Más.

La situación de los proyectos y deuda de ICA están relacionados con el tipo de cambio y el petróleo, factores que llevaron a la constructora a esta situación.

“Existen factores ajenos a la compañía que van a presionar a la emisora. Con esto me refiero al precio del petróleo y el tipo de cambio, que si bien ahorita se estabilizó, no podríamos descartar volatilidad porque existe el tema potencial  en el alza de tasas de interés en el mercado de Estados Unidos”, enfatizó Marco Medina.

La mezcla mexicana llegó a 18.90 dólares por barril el 20 de enero de 2016 y el dólar llegó a 19.50 pesos en ventanillas bancarias en febrero.

En una entrevista con Reuters, Alonso Quintana dijo que la drástica caída de las acciones de la constructora en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) se ha visto precipitada por preocupaciones en el mercado sobre la depreciación del peso y el impacto en su deuda en dólares.

Areli Villeda, analista industrial de Banco Multiva, considera positivo el paso dado por el Consejo de Administración de ICA.

“(Este cambio) es un paso para tratar de salvar a ICA. En este proceso de reestructura que vive la empresa, el cambio en la dirección general es un paso, pero no es el elemento clave para que la situación financiera de la empresa vaya a ser mejor”, comentó la analista de Multiva.

Ante la salida de Alonso Quintana, el presidente del Consejo de Administración convocará a una sesión extraordinaria a fin de proponer a Luis Zárate Rocha como director general de la compañía para que trabaje  en conjunto con Alfonso González Migoya, quien continuará desempeñándose como director general adjunto durante el proceso de reestructura.

 

Zárate, ¿el nuevo capitán?

Luis Zárate Rocha cuenta con una trayectoria de 40 años en la compañía, es miembro del Consejo de Administración y vicepresidente ejecutivo a cargo de la División de Construcción Civil.

“En 2012, Zárate fue nombrado como presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción para el periodo 2012-2015. Fue elegido también como presidente para el Fideicomiso para el Ahorro de Energía Eléctrica, en enero del 2012. Cuenta con el título de ingeniero civil por la Universidad Nacional Autónoma de México, donde se ha desempeñado como profesor de ingeniería desde 1978”, destaca un comunicado de ICA.

Para Areli Villeda, la designación de Zárate como director general de la constructora es un elemento positivo para el plan de reestructuración. “Es positiva en función de que Zárate tiene experiencia, sobre todo en la parte de construcción civil, y ese segmento es el más importante para ICA”.

Con información de Israel Pantaleón y Arturo Solís

 

Siguientes artículos

Argentina logra histórico acuerdo con tendedores de bonos
Por

El Gobierno de Macri había propuesto este mes un pago de unos 6,500 mdd para terminar con la batalla legal con los bonis...