Una tarjeta de crédito, más que un peligro, puede ser un apoyo. Todo depende del uso que le des y qué tan disciplinado seas con tus pagos.

 

La realidad es que aunque te rehúses a tener una tarjeta de crédito es probable que en el futuro la necesites. Aquí 7 razones para perderle el miedo a obtenerla.

  1. Ahorras dinero: La tarjeta de crédito idealmente se utiliza como medio de pago y no como una extensión de tu presupuesto. Si le das el uso correcto, seguramente aprovecharás las recompensas y descuentos que ofrecen, como pagos a meses sin intereses, descuentos en aerolíneas, recompensa de puntos por cada cantidad gastada, etc. Recuerda que un pago a meses no es una oferta, es simplemente una manera menos dolorosa de asumir un pago.
  2. Puedes evitar los intereses: Tener una tarjeta es muy benéfico si eres totalero, si realizas los pagos de tus tarjetas antes de la fecha de corte o si haces el esfuerzo de pagar más del mínimo. Con ello jamás te preocuparás por los intereses. Según una encuesta realizada por ComparaGuru.com y Feebbo en noviembre de 2015, sólo 32% de los mexicanos paga su deuda con anticipación. Esto significa que el resto corre el riesgo de generar intereses por mora.
  3. No cuesta tener una: Aunque la mayoría de las tarjetas de crédito tiene anualidad, existen varias con anualidad cero, incluso de por vida, como algunas de American Express. Existen tarjetas con anualidad cero aplicables a personas con sueldo desde 3,000 pesos mensuales ofrecidas por Banorte, y aunque ofrecen beneficios básicos (al contrario de las tarjetas premium o con millas) son una buena opción si vas empezando tu vida crediticia.
  4. Puedes transferir tus deudas: Las tarjetas de transferencia de deuda son tarjetas de crédito que ofrecen los bancos para transferir tus deudas existentes con diferentes bancos o incluso tiendas departamentales. Tienen grandes beneficios como el pago de tu deuda a una tasa de interés preferencial y en algunos casos una tasa fija durante el plazo del pago de tu deuda (es una modalidad más cómoda para no olvidar tus fechas de pago, ya que resume todos tus pagos a una misma cuenta y en la misma fecha). De acuerdo con la encuesta antes mencionada, 30% de las personas han olvidado realizar el pago de sus tarjetas, probablemente por tener diversas fechas de corte.
  5. Seguridad en caso de robo: Es preocupante extraviar la tarjeta o sufrir un robo. Actualmente existen métodos de firma electrónica con la cual es mucho más difícil, para alguien ajeno, firmar una compra bajo tu nombre. En caso de robo es posible bloquear tu tarjeta robada o extraviada, y, en minutos, tu dinero queda seguro hasta que vuelvas a activar tu cuenta.
  6. Puedes controlar tus límites de crédito: Es común usar la tarjeta de crédito como una extensión al presupuesto. Si temes que esto te pase, es posible ajustar tus límites de crédito y establecer qué tanto quieres gastar o no.
  7. Necesitarás un crédito en el futuro: Existen compras como la de una casa, un departamento o un carro para las que, tarde o temprano, se necesita el apoyo de un crédito. Para obtener un crédito de este tipo necesitas generar un historial crediticio, y eso lleva tiempo y disciplina. Si no comienzas una vida crediticia pequeña ahora, las instituciones financieras no tendrán un indicador que les diga qué tan confiable eres o no para otorgarte un préstamo o crédito.

Recuerda que el usar la tarjeta de crédito como una extensión de tu presupuesto es asumir gastos que realmente no te puedes costear y no tardarás mucho en atrasarte en pagos por falta de capital. El 6.5% de los mexicanos se atrasa en sus pagos por falta de liquidez. Usa tu tarjeta de manera correcta y evita intereses por mora.

PUBLICIDAD

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @ComparaGuru

Facebook: ComparaGuru

Página web: ComparaGuru.com

Blog: ComparaGuru.com

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Estrategia digital para emprendedores
Por

El escenario de la era digital está puesto; sólo hace falta tomar la decisión de subirse y construir una historia de éxi...