Por Oscar González Escárcega*

Cuando surgió el marketing digital hace casi dos décadas, los publicistas y mercadólogos sólo pensaban en pagar inserciones de banners estáticos en los medios de comunicación que contaban con presencia digital; de esa época a nuestros días, este tipo de mercadeo ha dado un salto enorme.

Hoy son casi infinitas las formas de comercializar un producto o servicio a través de la red. Es así como el marketing digital lo aplican tanto emprendedores con muy bajo presupuesto, como grandes firmas globales.

También puedes leer: Facebook sí lee tus mensajes de WhatsApp

PUBLICIDAD

“Todas las plataformas digitales se utilizan para vender productos y servicios, pero había una que no estaba suficientemente aprovechada hasta hace muy poco: WhatsApp”, dice Luis Eduardo Amaya, fundador de Estudios Online, experto en marketing digital e instructor de la plataforma de cursos en línea Udemy.

“Cerca de 1,500 millones de usuarios activos de WhatsApp, notificaciones instantáneas (push) directas en los móviles de las personas y la creación de WhatsApp Business este año, son suficientes razones por las cuales se debe aprender a vender a través de esta plataforma de comunicación”, sugiere Luis Eduardo. Para ello, ofrece algunas recomendaciones:

  1. No ser intrusivo. ¿Cómo se logra? Mucha gente podría bloquear o silenciar mensajes publicitarios de productos o servicios que le lleguen de forma arbitraria, exceptuando, claro, los de productos que a él o a ella les interesen, y más si provienen de algún conocido. En ese sentido, hay que apoyarse también en las redes ya existentes como Facebook o Instagram.
  2. Instalar WhatsApp Business. Es gratuito y permitirá incluir perfiles de la empresa y otros datos útiles; la Inteligencia Artificial es usada en esta plataforma y permite interactuar con los usuarios para resolver dudas y preguntas del producto o servicio.
  3. Integrar redes propias de clientes para agregar a la lista de contactos del WhatsApp de la empresa o negocio. Esto se puede hacer de manera casi manual con los clientes que asistan al negocio capturando sus datos. Si se prefiere, se puede utilizar el WiFi marketing, que consiste en “jalar” los datos de los clientes que se conectan al internet inalámbrico del negocio.
  4. Escoger el proceso de envíos entre masivos y seleccionados. Esto se puede hacer a través de herramientas que tienen un costo muy económico. Es una buena forma de empezar a fidelizar clientes. Que no se confunda con la compra de bases de datos, eso puede ser invasivo.
  5. Brindar atención al cliente. Para ello, deberás capacitar a una persona que se dedique a esto para cerrar el ciclo de venta enviando respuestas en tiempo y forma a los clientes. Nunca tardes en respodner preguntas porque el cliente se puede ir y, lo peor, difundir que tu servicio no sirve.
  6. Instala listas de difusión, las cuales van más allá de los conocidos grupos de WhatsApp. La razón es simple: con estas listas derivadas de los contactos, se puede enviar información personalizada a un cierto número de personas sin que otros miembros de la misma lista la vean; esto no es posible con los grupos en los cuales todos sus miembros ven todo.
  7. WhatsApp es multimedios. Se debe aprovechar que esta plataforma es un canal multimedios en el cual se pueden subir, fotos, audio, videos, infografías, ofertas, invitaciones, etc. Mucha gente sigue creyendo que WhatsApp es solo texto, pero no es así.

*El autor es periodista en negocios.

 

Siguientes artículos

Los recursos en la práctica del arte de negociar
Por

Analiza tus ritmos, considera las ventajas o desventajas que te ofrecen. Garantiza el cumplimiento de los términos y no...