X
BREAKING
Policía abate a sospechoso de tiroteo en Estrasburgo
X
BREAKING
Policía abate a sospechoso de tiroteo en Estrasburgo

Por Jorge Iván Domínguez

Por lo general, el análisis de los procesos electorales suele centrarse en su aspecto político-partidario, o, en el mejor de los casos, en su faceta ideológica. En cambio, este artículo aborda las próximas elecciones desde un punto de vista meramente económico, para mostrar que existe en ellas un factor cuya importancia no debe subestimarse.

En efecto, los procesos electorales son contiendas legales y ordenadas, a través de las cuales compiten los partidos políticos para obtener las facultades del aparato de Estado, y las implicaciones de estas contiendas repercuten en distintos planos, desde el ideológico-territorial hasta el socioeconómico-productivo.

A primera vista, las elecciones de este año ponen en juego 12 gubernaturas, 388 diputaciones locales, y 965 ayuntamientos; en concreto, sin embargo, estas mismas elecciones ponen en juego el 25% del Producto Interno Bruto del país, el 31.8% del padrón electoral nacional y el 32.3% de la población total de México[1].

PUBLICIDAD

Como en un tablero de ajedrez, cada pieza tiene su importancia por sí misma, pero su mayor jerarquía radica en la posición específica que tenga en un momento estratégico de una partida determinada; todo ello, sin olvidar que –por la naturaleza de su movimiento– hay piezas cuyo valor táctico es superior. Este análisis expone brevemente por qué las siguientes ciudades son las reinas, alfiles y caballos en el próximo tablero electoral.

 

Tres ciudades frontera

Nuevo Laredo: Derivado de nuestra vecindad con la primera potencia económica mundial, la frontera norte significa para nuestro país una zona fundamental en materia de comercio internacional y crecimiento económico. Nuevo Laredo es el paso económico más importante, ya que ahí concentra el 39%[2] del comercio exterior del país, lo que hace de esta zona, más que un municipio, un nodo estratégico de la economía nacional.

Ciudad Juárez: Además de su importancia como el cruce de personas y mercancías, Ciudad Juárez es la joya de la corona del estado de Chihuahua, también por constituirse como el mercado maquilador más grande de México, ya que procesa el 14.3%[3] de la totalidad de los productos maquilados del país, lo que la ha colocado en los primeros lugares de exportación junto con el ya mencionado municipio de Nuevo Laredo.

Tijuana: Siendo la tercera aduana de mayor importancia, Tijuana registra diariamente 4,000 operaciones de importación/exportación; además, al igual que Ciudad Juárez aporta al mercado maquilador el 10.3% de su producción nacional, y como ciudad turística ha destacado por estar dentro de las cinco ciudades interiores de mayor afluencia.

 

El Puerto

Veracruz: El puerto de Veracruz, que es el puerto de mayor relevancia en el país, está situado en la capital del estado, tiene una extensión de más de 600 hectáreas, administra más del 30% de la carga marítima del país y es la puerta comercial de México hacia los mercados norteamericano, europeo y del norte de África, sin pasar por alto que como entidad federativa tiene una de las mayores concentraciones demográficas, con más de siete millones de habitantes, lo que –traducido a número de votantes– representa casi el 8% del padrón electoral nacional.

 

Tres ciudades industria

Culiacán: Es bien sabido que el estado de Sinaloa es mejor conocido como el vivero del país. Es líder nacional en la producción de alimentos, empleando a más de 165,000 personas y produciendo casi una tercera parte del total de la producción agrícola nacional. Sinaloa es, pues, el líder de la industria alimentaria, y Culiacán es el líder en el estado con una producción de alrededor de cinco millones de toneladas de maíz. Asimismo, esta ciudad lidera la producción de hortalizas (tomate, pepino, chile, berenjena y calabaza), frutas (mango, melón y sandía) y granos (frijol, soya, cártamo, arroz, trigo y sorgo)[4].

Puebla de Zaragoza: Aunque en esta ocasión sólo se disputa la gubernatura, es preciso mencionar a esta ciudad, que según datos oficiales del INEGI, es la ciudad más grande del estado y la cuarta más grande del país. El sector industrial representa el 80% de la actividad económica local, y en este sentido ya posee áreas maduras de inversión, como son la industria automotriz, los alimentos procesados y la industria metalmecánica[5].

Cancún (Benito Juárez): Dentro del municipio de Benito Juárez, en Quintana Roo, está el destino turístico por excelencia de nuestro país. Cancún capta al año aproximadamente siete millones de turistas, en una proporción aproximada de 80%-20% a favor del turismo internacional. El turismo en México representó el 9.8% del Producto Interno Bruto (PIB) global en 2014, generando más de 275 millones de empleos a nivel mundial, siendo Quintana Roo el que encabeza la lista de estados que aportan divisas a México vía el turismo, con casi 48% del total del PIB turístico nacional, y se traduce en más de 9,000 millones de pesos en captación de inversión extranjera en materia turística[6].

En conclusión, la diversidad territorial que se juega en las próximas elecciones pone en juego un “mercado” económico y social, y deja también de manifiesto la existencia de ciudades o regiones que, por su aportación productiva y comercial, constituyen las joyas de la corona del control político que desean ostentar los distintos grupos de poder que, a su vez, pretenden perfilarse rumbo a la sucesión presidencial del 2018.

La política, que en términos generales es la disputa del poder, no podría entenderse sin los factores económicos que le dan vida y potencia. En la actualidad y en su devenir histórico, observamos cómo estos factores –convertidos en intereses fácticos– dirigen verdaderamente el actuar de los gobiernos. Es por ello que su análisis es imprescindible para entender a conciencia el juego de intereses que en realidad los motivan.


[1]Datos: INE, Inegi.
[2]Datos: Asociación de Agentes Aduanales de Nuevo Laredo.
[3]Datos: Inegi.
[4]Datos: ProMéxico.
[5]Datos: Imco, Inegi.


Jorge Iván Domínguez es maestro en Gobierno y Políticas Públicas por la Universidad Panamericana, ha ocupado cargos públicos en los tres órdenes de gobierno, ha dirigido Think Thanks y ONG, y se desempeña como consultor en estrategia política, debate y gestión de planes y programas de gobierno.

 

Contacto:

Página web: Jorge Iván Domínguez

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Susana Malcorra va por una ONU que regule deuda soberana y lleve paz
Por

“A mi marido le encantaría escuchar (¿Susana Malcorra es la Messi de la relaciones exteriores?), porque ama (al futbolis...