cintillo-2014

Arriesgar, planificar, perder unas y ganar otras es parte de su vida. Como tam­bién dejar un legado de contribución en el entorno social que trascienda más allá de lo material. Ésa es la mayor de las fortunas.

 

Por Tania Báez

 

PUBLICIDAD

¡Hola gente! Antes que nada, agradezco a Forbes por esta nueva vía para comunicarnos con artículos que muestren el lado humano del éxito y la fortuna.

Disfruto las historias detrás del éxito de aquellos que empezaron desde la escasez y han añadido, años después, muchos ceros a la derecha a su capital.

Es una valiosa herramienta seleccio­nar a los “mentores”, aprender el “cómo” y replicar lo que favorezca nuestras vidas. Por esta razón escogí varios referentes del éxito económico sustentado en el esfuerzo.

1) Conforman un equipo de altos estándares.

Giselle Muñoz, vicepresidenta del Grupo ccn, recuerda con admiración el día que José Miguel González Cuadra le mos­tró una maqueta en el antiguo súper de la avenida 27 de Febrero y le dijo que ése era el proyecto que iban a crear. “Parecía una ilusión. Lo que me enseñó fue lo que varios años después se convirtió en el gran Jumbo de la Luperon”, relata.

Esta familia con decenas de negocios ha sustentado gran parte de su extraordinaria capacidad financiera en conformar equipos a los cuales contagia sus sueños.

2) Los millonarios aumentan su patri­monio, no su salario.

Orgullosa, Lina García me contó que su padre, Félix García —de origen muy humilde— inició como empleado de una fábrica. Un día se enteró que vendían acciones y dispuso el dinero que había ganado en prestaciones para comprarlas. De seguro, él sabía que llegaría un día en que estaría mas allá de esperar el “fin de mes” para cobrar.

Los millonarios no se acogen por mucho tiempo al techo que impone un sueldo. Ambiciosos por adn, eligen ir por más.

3) Una visión grande, sustentada en un plan estratégico.

Cuando don Román Ramos creó su primer negocio, su visión debió ser tan grande que sembró en sus hijos la semilla para conformar uno de los corporativos más importantes del país: Grupo Ramos. Decenas de años después aún mantienen la humildad y el enfoque en las estrategias que sustentan su visión.

Los millonarios desafían limitacio­nes, sustentan un plan de acción para que los miembros de su equipo, liderados por ellos, alcancen el sueño que será entonces replanteado por otro aún más grande.

4) Diversifican sus vías de ingreso.

Miren a don Pepín, cuyo nombre es ya una marca; no hay que citar su apellido para saber que estamos ante uno de los ejemplos de laboriosidad más importantes en nuestro país y, sin duda, una de las más grandes fortunas.

Su dinero crece cada vez que consumes sus productos comestibles o de uso perso­nal, pinturas, artículos ferreteros; encien­des sus canales de tv o emisoras de radio; lees sus periódicos, etcétera.

Su fortuna se alimenta cada día desde varias fuentes de ingresos y su dinero, como el comercial de los espaguetis aque­llos, “crece… crece… crece…”

5) Fomentan el emprendedurismo.

Una de sus grandes inversiones es en educación. ¿Buen ejemplo? Los Grullón. Manuel Alejandro, quien heredó de su padre, don Alejandro, la presidencia del Banco Popular y en su dirección ha mantenido la reputación e incrementado su crecimiento.

También pienso en el exitoso Manuel Corripio, quien ha aumentado su riqueza, aportando sus propias dosis de astucia, riesgo y pasión.

Por ello, invertir en la educación es fun­damental para que no sólo crezcan sus fortunas, sino también ellos como familias en orgullo e identidad.

6) Eligen el camino de la discreción.

¿Cuántos conocen detalles de la vida de los Vicini?, ¿quiénes distinguen a Juan Bau­tista o Felipe? No muchos, puedo asegu­rar. Esta familia es una de las más ricas del país; sin embargo, su discreción trasciende. No hacen ostentación del “cuánto”; para ellos es más importante seguir creciendo y contribuyendo.

7) Saben que acumular no es el fin… que el legado es el propósito.

Arriesgar, planificar, perder unas y ganar otras es parte de su vida. Como tam­bién, dejar un legado de contribución en el entorno social que trascienda más allá de lo material. Ésa es la mayor de las fortunas.

Estas coincidencias los han llevado a obtener una vida rica personal, familiar y económicamente. Al fin y al cabo, sólo con­jugando integralmente estos aspectos val­dría la pena el titánico esfuerzo para “ser millonarios”, ¿verdad?

dinero_millonarios1

Contacto

Twitter @Taniabaezhg

Tania Báez es conferencista transformacional y productora audiovisual

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Jóvenes: ¿un sector olvidado por el gobierno y las empresas?
Por

Las protestas en el IPN y la violencia contra jóvenes en Guerrero dejan en evidencia la ineficacia de la política públic...